No quiero ser presidente

Anoche comí con un amigo
guapo y encantador
que quiere ser presidente
como muchos otros caballeros
menos guapos por cierto
que también quieren ser presidentes
del mismo vapuleado país
en el que nos tocó nacer

hace casi veinte años
cuando estaba en la universidad
y no había besado a un hombre
ni aspirado cocaína
yo también soñaba con ser presidente
pero ahora me da una flojera infinita
imaginarme siquiera
en tan alta y espesa magistratura
al servicio de mis compatriotas

yo no quiero ser presidente
no quiero ser ministro
no quiero ser congresista
no quiero servir al pueblo
yo sólo deseo fervientemente
servir a mi familia
y a mí mismo

no quiero ser presidente
por un sinnúmero de razones
como por ejemplo
me gusta pecar en secreto
dormir hasta tarde
ir al cine solo
no hablar con nadie un día entero
viajar cada vez menos
no tomar decisiones graves
ni usar calzoncillos
y supongo que un presidente
democrático al menos
debe usar siempre
calzoncillos blancos
e idealmente nacionales
qué pereza ser presidente
despertarse temprano
inaugurar carreteras
romper botellas de champagne
viajar aquí y allá
dar discursos memorables
amar a los pobres
recorrer la patria sin descanso
departir con los ministros
ser muy optimista
tener fe en el futuro
decir cosas sensatas
qué pereza dios mío
ser cinco años seguidos
el ciudadano modelo
el hombre ejemplar
la luz al final del túnel
cuando es tanto más rico
no ser ejemplo de nada
y caminar por la sombra

si yo fuera presidente
tomaría decisiones valientes
como por ejemplo
no ponerme calzoncillos
andar en jeans
dormir la siesta
viajar lo menos posible
ganar un millón al año
manejar mi propio carro
(con un audi me conformo)
dormir en casa
hacer fiestas en palacio
nombrar ministras guapísimas
embajadores todos gays
(se lo merecen/lo harían regio)
despedir a los militares
(los detesto/sarta de pillarajos)
jamás asistir a un tedéum
(e incluso hostigar al cardenal)
y terminar mis discursos
con dos frases en inglés
i’m your man
and stay cool

yo no quiero ser presidente
por todo eso y algo más:
porque ser el preferido de la mayoría
es una vulgaridad

Este poema es de Jaime Bayly, con cuya voz me identifico tanto. Si les gustó, les recomiendo también su novela La noche es virgen que un día me prestó Beto (quien a continuación me mira con sospecha).


La otra familia: decepcionante y recomendable

Más que como un producto cinematográfico o de entretenimiento, he juzgado esta película como un elemento que contribuye a la discusión alrededor de las llamadas familias alternativas y de la paternidad en general, aunque sin profundizar en ninguno de los tantos temas que toca, en mi opinión, con poco éxito. La historia no abona a ninguna postura del debate de manera contundente, pero definitivamente genera conversaciones interesantes.

Las actuaciones de Nailea y Silverio Palacios son muy disfrutables. Y mi recomendación es véanla, véanla, véanla.

Hace unas semanas, colaboré con E! Latin News entrevistando a Gustavo Loza (director) y a parte del elenco de la cinta: Ana Serradilla, Jorge Salinas, Dominika Paleta, Luis Roberto Guzmán y Nailea Norvind.

En el programa, que se transmite los viernes a las 20:00 horas por E!, sólo incluyeron un pedacito. Les comparto el material completo con la transcripción de mis preguntas, que casi no se escuchan en los videos.

Gracias a Bere Velázquez (productora de E! Latin News) y Joserra Zúñiga (Jefe de Contenido de E! Latin News) de Boomdog Films por la invitación.

Gustavo, tu película es de las pocas que, tocando un tema de diversidad sexual, se presenta, digamos, no sólo en espacios gays como festivales de cine especializados sino en salas de cine comunes y corrientes, con el respaldo de una distribuidora fuerte y la verá mucha gente. ¿Cuál es el valor de esto, en un contexto de cambios sociales y legales para la diversidad sexual en México?

Ana, ¿puedes contarnos un poco sobre tu personaje y por qué decidiste hacer esta película?

Jorge, ¿puedes platicarnos también sobre tu personaje y si crees que refuerza algún estereotipo?

(Para los tres) Esta película es de las pocas que tocando un tema de diversidad sexual, digamos, se presente fuera de espacios gays o de festivales especializados en estas películas y que va a llegar a salas de cine… A todo tipo de público. ¿Cuál creen que es el valor de esto en un contexto como el de hoy en México, que estamos viendo avances legales para la comunidad gay, entre ellos el de la adopción?

Nailea, siento que a tu personaje lo pintan un poco como la madre irresponsable, que casi merece que le quiten al niño. ¿Puedes platicarnos un poco de esto?


¿Qué estás leyendo?

Un día como hoy en 1995 la UNESCO promulgó el Día Internacional del Libro. Ahora les comparto -y recomiendo- lo que estoy leyendo en estos días, siguiendo uno de mis propósitos del año.

Hero del recientemente fallecido Perry Moore. La primera novela que tomo en mucho tiempo – y se rumora que será adaptada a cine pronto.

Santo de la pata alzada (de nuevo) del buen Lorenzo Herrera y Lozano, sobre el cual comenté hace unos meses.

A writer’s workbook: daily exercises for the writing life de Caroline Sharp, para catalizar un poco la creatividad y cumplir con otro propósito.

Y la obra a la que vuelvo una y otra vez: The Laramie Project de Moisés Kaufman, inspirada en la historia del asesinato de Matthew Shepard.

¿Y ustedes qué están leyendo?


¿Quién es responsable de la discriminación en México?

El pasado martes se presentó la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis) 2010, llevada a cabo por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. El documento expone algunas actitudes, prácticas y valores de muchos de los habitantes del país ante la discriminación por clase socioeconómica, género, religión, tradiciones, color de piel, etnicidad, orientación sexual, edad, discapacidad, estatus migratorio, entre otros, confirmando una vez más que casi todos discriminamos y somos discriminados.

Pero eso no es sorpresa. ¡Todos sabemos que hay discriminación! Basta prender la tele, tomar el metro, hojear periódicos y revistas, sentarse en un aula de cualquier nivel escolar, analizar sermones sacerdotales, escuchar la radio o conversaciones en las filas del banco, el cine, el súper. Los resultados de la encuesta, los números pues, son los que en realidad alarman. Son también los que le otorgan valor y relevancia a parte del trabajo de Conapred. De ahí la importancia de difundir esos números: que todo México se entere lo que se opina de ellos, de nosotros.

Algunos ejemplos…
· Más del 40% de los encuestados no estarían dispuestos a compartir su casa con homosexuales o personas que viven con VIH.
· Casi 60% de los migrantes encuestados cree que sus derechos no se respetan en México.
· 28% de los encuestados cree que a las personas se les da un trato distinto según su tono de piel.
· 1 de cada 2 homosexuales o bisexuales encuestados percibe la discriminación como su principal problema actual en México, y piensan que los medios de comunicación, sus vecinos y el gobierno no son tolerantes con ellos.
· 44% de las mujeres encuestadas pide permiso a su pareja para salir sola de noche.
· 45% de las trabajadoras del hogar encuestadas no tiene horario fijo y 60% de ellas no tiene vacaciones.

Mauricio Merino, presidente de la Asamblea Consultiva del consejo, decía el martes que “Quizás deberíamos dejar de usar la palabra discriminación como un eufemismo y decir, simplemente, violencia“. Coincido.

Margarita Zavala, muy criticada por su sola presencia en el evento, advirtió sobre algo igual de cierto: muestras terribles de odio, genocidios y demás barbaries humanas como las que se exponen en el Museo Memoria y Tolerancia (donde se llevó a cabo la presentación) comenzaron con cosas pequeñas, con comentarios aparentemente inofensivos, con ideas subestimadas como las de muchos de los encuestados.

Ahora, ¿quién es responsable de esto? ¿A quién encargarle que esos números cambien en la próxima encuesta? ¿Medios de comunicación? ¿Escuelas? ¿Gobierno? ¿Organizaciones de la sociedad civil? ¿Es chamba nada más de Conapred? ¿Le corresponde a los propios discriminados trabajar a favor del respeto hacia ellos? Éstas no son retóricas, sino preguntas que me hago todos los días.

Para detalles sobre el marco jurídico de la discriminación en México, la metodología de la encuesta y demás información, consulten la publicación electrónica.


MID OPEN / El otro debate sobre matrimonio gay

Como de costumbre, es un placer colaborar con Mid Open, la única revista de diversidad sexual en mi querida Mérida. Esta vez el editor Luis Buenfil publicó un artículo que escribí originalmente en mi columna universitaria.

La edición 8 también incluye una entrevista con Alex Reyes de Ohm, otro gran producto editorial.

Si estás por ahí, corre por tu ejemplar impreso. Si no, échale ojo a su página, Facebook y Twitter.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 114 other followers