Estigma y discriminación dificultan comercialización de medios LGBT: comunicadores

*Mario Alberto Reyes publicó esta nota en Enehache el 28 de agosto de 2014.

foto final2El estigma y la discriminación que aún prevalecen en torno a la diversidad sexual dificultan la comercialización de los medios dirigidos al colectivo lésbico, gay, bisexual, transgénero (LGBT), coincidieron en señalar distintos comunicadores durante la mesa redonda “Representación LGBT en medios de comunicación”.

Reunidos en el Club de Periodistas ante lo que consideraron “un fortalecimiento de la derecha en el país”, 14 comunicadores -11 varones gays, dos mujeres transgénero y una lesbiana-, con espacios LGBT subrayaron la necesidad de responder de manera organizada, a través de los medios de comunicación, a embates como el encabezado por Richard Cohen, conferencista estadounidense de reciente visita en México quien asevera que la homosexualidad tiene cura.

Durante el encuentro se impulsó la creación de una Red de Periodistas LGBT, la cual tendría por objetivo armar una agenda que permita profesionalizar a los comunicadores y aprender lo relacionado con las nuevas tecnologías, además de tener una representatividad ante los problemas que en términos de discriminación enfrenta el país.

Los asistentes analizaron el papel que como profesionales de la comunicación han desempeñado desde sus puestos de trabajo. Mencionaron la necesidad de trascender de los espacios alternativos alojados principalmente en Internet, a espacios públicos y comerciales de mayor impacto social.

No obstante los avances obtenidos, recordaron que la salida del aire de programas como Triple G, Nocturninos, y Código Diverso, que se emitían por W Radio, Canal 52 MX y Código DF, respectivamente, constituyen retrocesos que no deben olvidarse. Caso contrario, dijeron, el del programa Guau, conducido por Alex Kaffie y transmitido por el canal de paga Telehit, al que calificaron como una emisión “horrible y homofóbica”.

En ese sentido, mencionaron que buena parte de los contenidos de los medios LGBT no responde a las expectativas del público en general por lo que se vuelven de “autoconsumo”, además de que en algunos casos reproducen estereotipos negativos y discursos homonormativos sobre este sector poblacional.

A lo largo de dos horas de discusión, recordaron que si bien institucionalmente no siempre se tiene el apoyo de los grandes medios, sí contribuye a la visibilidad de la población LGBT el hecho de que distintos personajes de este sector tengan incidencia en espacios como Reforma, Milenio, Animal Político, Capital 21 y el Instituto Mexicano de la Radio.

En torno a la perspectiva de ver a los medios de comunicación LGBT como un negocio, los asistentes rechazaron que sea la censura el motivo que lo impide, sino que es la falta de capacidad para comercializarlos lo que origina su extinción, y agregaron que el discurso de la “victimización” del colectivo LGBT no contribuye a ese objetivo.

Añadieron que en México la existencia del “mercado rosa” es una falacia, sin embargo, recordaron que en cadenas como Radio Fórmula, espacios encabezados por Alfredo Palacios y Maxine Woodside –conductores abiertamente gays o que tienen varios colaboradores no heterosexuales-, comercialmente son los más exitosos de ese grupo mediático.

Durante el encuentro, moderado por el periodista y académico de la UACM, Antonio Medina, algunos llamaron a no menospreciar el alcance del Internet como herramienta de comunicación y garante de la libertad de expresión, pues si bien se dificulta comercializarlo, “esto se puede resolver con contenidos inteligentes”.

Luego de que uno de los asistentes criticara el abandono, que desde su punto de vista han hecho los medios LGBT de asuntos como la exclusión y la discriminación para concentrarse en “temas frívolos para garantizar el marketing”, los comunicadores señalaron que “la ligereza y el buen humor no están peleados con la inteligencia” por lo que se debe buscar la manera de “monetizar” esos espacios informativos.

El encuentro concluyó con un llamado a investigar e incidir en temas que afectan al colectivo LGBT como son los crímenes de odio, “pues recordarlos con una foto en un obituario LGBTI no es suficiente”.

La Red de Periodistas LGBT está impulsada por la Red Ciudadana por la Diversidad Sexual conformada por los activistas Charlie Dos Veces López, Alberto Rocha, Enrique Martínez Rayas, Mario Arteaga y Antonio Medina, quienes no descartaron la posibilidad de que en la coyuntura que se avecina con la apertura del espectro radioeléctrico a medios comerciales y de gobierno, conseguir espacios de televisión o radiofónicos a nivel nacional y vincular a los diversos comunicadores y comunicadoras del sector LGBTI para empreder proyectos desde esa comunidad para el público en general.


Reversible sale del clóset

*Este texto se publicó en Reversible el 6 de noviembre de 2012.

Este miércoles 7 de noviembre a las 7pm los invitamos a la presentación oficial de Reversible (@ReversibleMx), suplemento de diversidad sexual que aparece en este espacio el primer viernes de cada mes.

Reversible sale del clósetReversible es un proyecto periodístico que tiene como objetivo difundir las realidades cotidianas de la diversidad sexual y la Comunidad LGBTTTI.

“Si logramos sensibilizarnos y conocernos entre nosotros y además visibilizarnos ante el resto de la sociedad, estaremos cada vez más cerca de deshacernos de estigmas, de alcanzar nuestros derechos y de vivir más libres”, sostiene la coordinadora de este proyecto, Tuss Fernández.

Los invitamos a que celebren con nosotros el nacimiento de esta causa-proyecto y nos acompañen en la presentación oficial que tiene padrinos de lujo: Natalia Anaya (Opción Bi), Rocío Sánchez (Letra S), Enrique Torre Molina (Chilango y The Hufftington Post) y Gabriel Gutiérrez G. (Tiempo Libre, Código Diverso).

La cita es en la Casa del Escritor de esta ciudad (5 Oriente 201)… Y para brindar, ¡mezcal!

Reversible también está en FB.


Hablando con Deena Fidas

Deena Fidas es Subdirectora de Programas Corporativos de Human Rights Campaign, la organización LGBT más grande en Estados Unidos. Trabaja en temas como salir del clóset, familias, diversidad, raza, religión, asuntos laborales y estudiantiles.

En junio de este año estuvo en la Ciudad de México. La Embajada de Estados Unidos nos invitó a Gabriel Gutiérrez (locutor de Código Diverso en Código DF), Francisco Iglesias (locutor de Triple G en W Radio), Erick Kin Gámez (Anodis) y a mí a platicar con ella.

Aquí la conversación que tuvimos en el King Cole Bar del Hotel St. Regis:

Gracias a Gabriel por los videos.


Gabriel entrevista a Lol Kin

*Una versión más corta de esta entrevista que edité, hecha por Gabriel Gutiérrez, se publicó en Ohm en julio de 2012. Gabriel es periodista en temas LGBT. Conduce el programa Código Diverso en Código DF, estación de radio de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Judith Vázquez y Lol Kin Castañeda el día que se casaron. Foto cortesía de Lol Kin.

Lol es activista, política, y trata de buscar siempre el consenso. Ha organizado marchas del orgullo en la Ciudad de México y en 2010, junto con su esposa Judith, fue de las primeras parejas del mismo sexo en casarse en el DF. En ese mismo año, ganó una demanda contra el IMSS para garantizar la seguridad social a la que tienen derecho como pareja. Por primera vez para Ohm nos cuenta sobre las candidaturas, el activismo y las próximas marchas de orgullo gay.

La gente te ubica en activismo político, defensa de derechos humanos y democracia, como una mujer mexicana, lesbiana. Mi compromiso suele ser crítico, no parcial o de amiguismos, y es allí donde baso mis esfuerzos en convocar a acciones conjuntas y colectivas que nos permitan reflexionar respecto a un mismo tema, y con base en esa reflexión, asumir riesgos colectivos.

Buscaste una candidatura plurinominal por el PRD al congreso federal. ¿Por qué brincarte la lógica de ir primero por la Asamblea Legislativa del DF? En el DF hemos avanzado en términos de organización. Emanados de eso, en términos legislativos hemos impulsado leyes que garantizan los derechos de las personas no heterosexuales de manera particular. El DF es la ciudad que tiene representativamente más organizaciones con más tiempo trabajando en el tema. Y no sólo por el movimiento LGBT. Es una ciudad donde los movimientos sociales han facilitado esa transformación colectiva: movimiento feminista, urbano popular, estudiantil del 68. Eso ha permitido que como sociedad cambiemos y que se ancle la democracia en la ciudadanía. Pero el trabajo tiene que realizarse hacia el resto de los estados, por eso la idea de ir hacia la Cámara de Diputados.

¿Se debe tener una candidatura LGBT al interior de los partidos? Sí, si sabemos a qué va. Tenemos que preguntarnos cuáles son los temas a defender, quién define esa agenda, si pasa por una definición individual o por un consenso. En términos prácticos, una candidatura LGBT por sí sola no es un plus. Ha habido varias, y eso no necesariamente suscita una transformación colectiva. Los derechos humanos tienen que ver con un compromiso político. Como vimos en 2009 en la ALDF, quien definió el tema de matrimonios del mismo sexo fue David Razú, y no es gay. La mayoría de ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al menos públicamente, son heterosexuales. En la medida en que no haya consensos y procesos colectivos, una candidatura LGBT no cambia nada.

Desde un proceso crítico, hace falta cuestionarnos cómo nos estamos organizando e incentivando la participación. La acción directa no puede ser un capricho personal. El activismo tiene que pasar por un debate plural y democrático, que no significa que todos debamos coincidir, sino expresarnos y llegar a un consenso. En ocasiones, la pasión rebasa la estructura de la participación política. Pasión que te hace amar o aborrecer a la persona de enfrente, que tendría que ser tu compañero de lucha y a quien no le concedes respeto, le aniquilas o le promueves una guerra. En el pasado proceso se llegó con certeza a la precandidatura, la única propuesta ciudadana externa era la mía y las demás estaban en una lógica de partido, jugando posiciones y no necesariamente tomando acuerdo para defender nuestros derechos.

Mencionas “colectividad” y “política”. Tenemos una marcha del orgullo dividida, los lectores de Ohm ven un colectivo dividido, apolitizado, al que presuntamente le vale hasta que se encienden las pasiones que mencionas. ¿Necesitamos insertarnos en partidos? Había ofertas suficientes para representaciones ciudadanas, candidaturas que vinieran de la sociedad y fue el PRD quien tomó otras definiciones, no se comprometió con la diversidad sexual. En sentido estricto ni siquiera pudimos competir por un espacio. No creo que haya sido una falta de compromiso. Pasó por otra lógica de poder de un partido que resultó en esta ocasión negligente hacia la ciudadanía. Lo del movimiento, tenemos que reconocer que estamos fragmentados en el sentido más claro porque somos distintos.

Hay quienes quieren participar en un partido político u otro, quienes trabajan en materia de salud, educación, derechos humanos, quienes sólo hablan de VIH, o quienes sólo trabajan con lesbianas. Aquellos que incidimos en términos políticos tenemos que aprender a trabajar con eso: fragmentos. Quienes hacemos este esfuerzo de coordinación tenemos que facilitar procesos colectivos. No somos la única voz, no tenemos un voto de calidad. Tenemos que pensar desde nuestro lugar: ¿cómo facilito el trabajo de manera operativa? Para que una ruta se vaya al cabildeo, otra a medios de comunicación y otra a la sociedad civil. Ése es el arte de sumarse.

Me parece maravilloso que haya dos marchas. A 34 años de distancia, no son los mismos objetivos, la misma gente, la misma lógica, las mismas demandas. Lo grave es que una y otra tienen un discurso condenatorio a la otra propuesta, que una marcha pretenda decir “ésta es la buena y la legítima”. Tendríamos que decir “esta marcha tiene estas características y, si no te gusta, vete a la otra que tiene otras características”. Lamentable que quienes están al frente de uno y otro comité no tengan esta responsabilidad de ser una voz colectiva de mucha gente que no entiende esta utilización de recursos y de la marcha misma para fines personales, y que sí salen realmente a las calles a buscar un espacio y una identidad. Y se encuentran con discursos de odio y de discriminación, de “si no vienes conmigo y te vas a la otra, entonces estás contra mí”.

¿Qué sigue para Lol Kin? El compromiso con el que he participado desde el activismo de derechos humanos, en temáticas que me permiten poner todo mi esfuerzo y construir, y dormir cada noche tranquila. Nadie me debe nada y no le debo nada a nadie. Continúo en este camino. Ahora voy a estar en el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) en la Dirección de Políticas Públicas. Seguiré trabajando por la igualdad y la no discriminación, ahora como funcionaria, pero de la mano de organizaciones sociales, activistas y academia. Hay mucho que construir sobre todo para personas transexuales y transgénero en toda la República.


Colaboración en MidOpen 10

Desde el sábado pasado está en circulación la edición 10 de MidOpen. La revista, editada en Mérida y distribuida en la península de Yucatán, se supera con cada nueva publicación.

Esta vez tiene más páginas y mejor contenido que incluye: requisitos para contraer matrimonio en el Distrito Federal (muy oportuno, considerando las dudas comunes de parejas homosexuales en otros estados), una recomendación para escuchar el programa Código Diverso de Gabriel Gutiérrez, una colaboración de Alex Reyes (editor de Ohm), fotos del segundo aniversario de MidOpen y del panel sobre medios de comunicación y diversidad sexual que llevamos a cabo en septiembre.

También está el artículo sobre bullying por homofobia que publiqué en M Semanal en febrero.

Para más información y puntos de distribución, síganla en Twitter, Facebook, su sitio web o escriban a contacto@revistamidopen.com.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 112 other followers