“O, como dicen, soy gay”

El lunes 18 de febrero, poco antes de las siete de la mañana, el reportero de espectáculos Mauricio Clark publicó esto en su cuenta de Twitter:

clarketo

Dos horas después, dijo esto al aire en el noticiero Primero Noticias que conduce Carlos Loret de Mola:

Primero, algunos dicen que esa extraña salida del clóset no fue una movida valiente porque lo hizo para adelantarse a una revista de espectáculos que iba a hacerlo al día siguiente (TV Notas, tal vez, que publica un número nuevo cada martes).

Salir del clóset, siempre, es un acto que requiere valor. Aunque “todos lo sepan”. Aunque “no tengas de otra”. Seguro todos conocemos a alguien que es homosexual y no lo dice. Aunque lo sepamos. Aunque a nadie le importe. Aunque viva en un clóset absurdo o de cristal.

Y es precisamente el clóset lo que rige muchos discursos, actitudes y contenidos del medio (televisión) y la empresa (Televisa) donde trabaja Clark y donde hay tantos clósets. Así que da gusto ver a un personaje público hacer esta declaración en un país donde, a diferencia de Estados Unidos, por ejemplo, esto no es común. Ojalá no me pase de optimista y esto signifique algo bueno más adelante, como sugiere el activista Ricardo Baruch.

baruchdom

Pero parece que todo esto se le olvidó a Clark. Se le olvidó que es un comunicador. No salió del clóset en una sala con su mamá o algunos amigos escuchándolo. Lo hizo con cámara, micrófono y mucho rating. Como un supuesto profesional de la comunicación y con dos grandes errores: primero, usar teleprompter, como señala el periodista Alejandro Brofft.

alejandrobrofft2

alejandrobrofft

Segundo, vinculando su homosexualidad con su adicción a las drogas. Aunque Clark no haya dicho “Tengo un problema de adicción porque soy homosexual” sino “Tengo un problema de adicción porque no me acepto (como homosexual)”, eligió frases equivocadas y el mensaje que envió es uno bastante negativo. Como queda claro en comentarios en redes sociales y en medios de comunicación que retomaron el episodio. Y es un mensaje falso, además. Creo.

Hizo falta lo que casi siempre acompaña estas salidas del clóset tan públicas: el tono de alegría, de celebración, de orgullo. No necesariamente por ser gay sino por ser honesto y valiente. “Éste soy yo, soy feliz de serlo y de anunciárselo al mundo”. Faltó, incluso, un poquito de arrogancia.

Cualquiera que haya estado en el clóset conoce el mal rato, la presión y la depresión que se puede experimentar en muchos niveles. Por dramático y exagerado que parezca, algunos enfrentan auténticas batallas tratando de conciliar su orientación sexual con su religión, con sus expectativas de vida, con las expectativas de sus familias. Y lidian con eso de muchas maneras, incluyendo adicciones. Pero, como apunta el escritor Miguel Cane:

aliascane2

Supongo que todo esto es otro recordatorio de que todavía falta mucho trabajo a favor de la visibilización de personas homosexuales (reales, más que personajes de telenovelas o series) en la televisión mexicana. Hacen falta más personas como Clark que estén out. Pero con mensajes más positivos.


Jóvenes con listones rojos

*Publicado en Chilango el 23 de julio de 2012.

Desde 1985, cada dos años se realiza la Conferencia Internacional de Sida. En 2008 fue en la Ciudad de México y este año la edición 19 es en Washington, D.C. Se trata de la reunión más grande de profesionales que trabajan en temas de VIH: más de 20 mil científicos, investigadores, activistas, empresarios, encargados de políticas públicas y personas que viven con VIH/Sida en 200 países intercambian información en la misma mesa. Hablan sobre el estado de la epidemia, descubrimientos recientes, lecciones aprendidas y acciones que tomarán para abordar la epidemia de manera más eficiente y desde distintos ámbitos.

En nuestro país, casi 15 personas al día descubren que tienen Sida. Los estados que concentran el mayor número de casos son, en este orden, Distrito Federal, Estado de México, Veracruz, Jalisco y Puebla. La gran mayoría de los infectados son hombres. El Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/Sida ha registrado esta información de 1983 al 30 de junio de 2012.

México necesita de un evento como la conferencia de esta semana, y tenemos representantes de varias asociaciones participando. Dos de ellos son Aram Barra y Yahir Zavaleta de Espolea, una organización de jóvenes y para jóvenes con base en el DF y con trabajo en toda América Latina. De acuerdo con ellos, más del 40% de los nuevos infectados de VIH son jóvenes de 15 a 24 años de edad. Por eso es tan importante que chavos movidos como ellos se involucren en el tema. Sobre esto platiqué con ellos:

¿Ustedes van a la conferencia a proponer algo, poner temas específicos en la mesa?

Espolea participa en esta conferencia con sus tres agendas permanentes de trabajo: género, política de drogas y VIH. A esta edición de la conferencia asistiremos cinco espoleos, tendremos 32 presentaciones (entre ponencias y talleres), dos ruedas de prensa y dos participaciones orales en protestas masivas en la ciudad. Además de cubrir la conferencia principal, asistiremos a cinco pre-conferencias: jóvenes, usuarios de drogas, hombres que tienen sexo con hombres, latinos, y personas que viven con VIH.

Además de presentar nuestro trabajo durante los últimos tres años, Espolea tiene el objetivo particular de servir como puente entre el foro y los jóvenes que observan desde México y otras partes del continente.

¿Para qué le sirve a Espolea y a otras organizaciones mexicanas participar?

La Conferencia Internacional de Sida es un foro de suma relevancia estratégica para las organizaciones que trabajamos en la respuesta al VIH y Sida. Representa la oportunidad perfecta para interactuar con y promover acuerdos entre activistas, tomadores de decisiones, hacedores de política, personas viviendo con VIH y otras comunidades relevantes. Este año Espolea actúa como co-presidente de la Fuerza Joven, una alianza global de redes y organizaciones de jóvenes respondiendo al VIH. Eso nos ayuda a entender mucho mejor las realidades de otras latitudes y mejorar la cooperación internacional.

Como jóvenes, es muy importante que estemos presentes y respondamos con atención a las inseguridades que ofrece la crisis económica global a los alcances que hemos logrado en torno al VIH en la última década. Nuestra responsabilidad de participar en este espacio es aprender y compartir; aprender de lo que otros están haciendo y compartir lo que en nuestra experiencia ha funcionado en nuestro país o en nuestra comunidad.

—-

Espolea es también una de las organizaciones pequeñas que este año recibe el Red Ribbon Award. El premio lo otorga ONUSIDA en cada edición de la conferencia y en el caso de Espolea responde a su labor en prevención de VIH entre usuarios de drogas. El red ribbon (listón rojo) es un símbolo internacional en el movimiento para erradicar el Sida. Felicidades a Espolea por este reconocimiento.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 106 other followers