Entrevista con Fred Karger

*Una versión más corta de este texto se publicó en Ohm en julio de 2012. La entrevista en inglés está disponible en este enlace.

Karger es el primer candidato abiertamente gay de un partido importante a la presidencia de Estados Unidos (2012). El oficio político lo aprendió de haber trabajado en nueve campañas políticas, incluyendo las de Ronald Reagan y George H. W. Bush. Preside la organización Californians Against Hate (ahora Rights Equal Rights) y en entrevista exclusiva para Ohm nos aclara qué significa venir de un partido conservador y luchar por los derechos LGBT.

¿Por qué quieres ser presidente de Estados Unidos? Estoy muy preocupado por la dirección de nuestro país bajo el presidente Obama. No ha hecho todo lo que yo esperaba: recuperar nuestra economía, levantar el espíritu de los estadounidenses. Ha fallado. Creo que tengo la habilidad de devolverle a este país el espíritu que Ronald Reagan trajo con éxito –y trabajé para Reagan siete años. Creo que es tiempo de que un candidato abiertamente gay participe y tenga éxito. Eso será muy bueno para nuestro movimiento de derechos civiles en todo el mundo.

Una reacción común a ti, a tu historial, es el shock de que eres estadounidense, judío, gay y republicano. ¿Qué respondes a la visión tan en blanco y negro que mucha gente tiene de la política en tu país? El Partido Republicano ha hecho muchas cosas malas, particularmente en los últimos 35 años, en el área de derechos gays. Todo el mal que ha salido de la política parece venir de los republicanos, y ése no es el Partido Republicano con el que crecí. Se ha vuelto muy diferente. Nunca fue un partido a favor de la discriminación, o que hablara de asuntos sociales como lo hacen ahora los candidatos. Es importante que quienes creemos en un Partido Republicano más incluyente con personas jóvenes, mujeres, gays, lesbianas, bisexuales, personas transgénero y todos, no nos rindamos. En este país hemos sido exitosos gracias a los republicanos.

Cuéntame de la campaña. ¿Qué respuesta has obtenido? ¿Puedes hablarme de otros LGBTs o aliados heterosexuales en tu partido? ¿Alguna organización LGBT te apoya? Obtuve mi primer apoyo de una organización LGBT estatal, Equality Michigan, y me sentí muy honrado. Es la primera vez que lo hacen. He apelado a otras organizaciones, pero es algo lento por mi conexión y afiliación republicana. La campaña ha sido un trayecto extraordinario de más de dos años. He conocido a decenas de miles de personas, y me gustaría pensar que he afectado muchas vidas de manera positiva. He recibido mensajes por email y Facebook, sobre todo de personas jóvenes que se sienten inspiradas por lo que estoy haciendo. Que alguien abiertamente gay contienda por el cargo público más alto en nuestro país manda un mensaje de que pueden hacer lo que quieran en la vida, incluso contender a la presidencia. He estado en escuelas, hablado con adolescentes y miembros de asociaciones gay-straight, en universidades, antros, bares, shows drag. He estado en todo el país, y es muy inspirador y educativo. He mandado mensajes de inclusión y transformación del gobierno, y han sido bien recibidos. Una vez que la gente me conoce o me escucha, creo que mucho de su escepticismo desaparece. Eso ha sido una gran fuente de orgullo para mí.

¿Cuál es el valor de tener políticos abiertamente LGBT y de tener un candidato abiertamente gay? Ya el hecho de tener candidatos manda un mensaje de que nos acercamos al punto en el que no tenemos que escondernos más. Estuve en el clóset casi toda mi vida adulta. Siempre he sido gay, pero lo mantuve secreto, y no quiero que otros tengan que vivir así. Es un mensaje importante para nuestra comunidad. Los tiempos han cambiado. Para muchos de nosotros todavía es difícil salir del clóset, pero cada vez lo hacen más personas y en edades cada vez más tempranas. Tener candidatos abiertamente gays, lesbianas, bisexuales, transgénero, envía un mensaje poderoso a nuestra comunidad en todo el mundo, a nuestros opositores, a nuestros aliados, de que deben tomarnos en serio, de que tenemos un impacto en el proceso político.

¿Qué puedes decirme de la relación Estados Unidos-México, del tema de migración? Actualmente soy el único republicano a favor de otorgar la ciudadanía a inmigrantes ilegales en este país. Se estiman entre 11 y 15 millones. Mis ancestros vinieron de Europa en busca de una vida mejor para ellos y sus familias. Así que entiendo las razones de los inmigrantes para estar aquí, legalmente o ilegalmente. Debemos ayudarles a asimilarse, a no continuar en la ilegalidad, pagar impuestos y construir la sociedad. Pero los republicanos están haciendo todo lo que pueden para alejar de su partido a los hispanos.


Gabriel entrevista a Lol Kin

*Una versión más corta de esta entrevista que edité, hecha por Gabriel Gutiérrez, se publicó en Ohm en julio de 2012. Gabriel es periodista en temas LGBT. Conduce el programa Código Diverso en Código DF, estación de radio de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Judith Vázquez y Lol Kin Castañeda el día que se casaron. Foto cortesía de Lol Kin.

Lol es activista, política, y trata de buscar siempre el consenso. Ha organizado marchas del orgullo en la Ciudad de México y en 2010, junto con su esposa Judith, fue de las primeras parejas del mismo sexo en casarse en el DF. En ese mismo año, ganó una demanda contra el IMSS para garantizar la seguridad social a la que tienen derecho como pareja. Por primera vez para Ohm nos cuenta sobre las candidaturas, el activismo y las próximas marchas de orgullo gay.

La gente te ubica en activismo político, defensa de derechos humanos y democracia, como una mujer mexicana, lesbiana. Mi compromiso suele ser crítico, no parcial o de amiguismos, y es allí donde baso mis esfuerzos en convocar a acciones conjuntas y colectivas que nos permitan reflexionar respecto a un mismo tema, y con base en esa reflexión, asumir riesgos colectivos.

Buscaste una candidatura plurinominal por el PRD al congreso federal. ¿Por qué brincarte la lógica de ir primero por la Asamblea Legislativa del DF? En el DF hemos avanzado en términos de organización. Emanados de eso, en términos legislativos hemos impulsado leyes que garantizan los derechos de las personas no heterosexuales de manera particular. El DF es la ciudad que tiene representativamente más organizaciones con más tiempo trabajando en el tema. Y no sólo por el movimiento LGBT. Es una ciudad donde los movimientos sociales han facilitado esa transformación colectiva: movimiento feminista, urbano popular, estudiantil del 68. Eso ha permitido que como sociedad cambiemos y que se ancle la democracia en la ciudadanía. Pero el trabajo tiene que realizarse hacia el resto de los estados, por eso la idea de ir hacia la Cámara de Diputados.

¿Se debe tener una candidatura LGBT al interior de los partidos? Sí, si sabemos a qué va. Tenemos que preguntarnos cuáles son los temas a defender, quién define esa agenda, si pasa por una definición individual o por un consenso. En términos prácticos, una candidatura LGBT por sí sola no es un plus. Ha habido varias, y eso no necesariamente suscita una transformación colectiva. Los derechos humanos tienen que ver con un compromiso político. Como vimos en 2009 en la ALDF, quien definió el tema de matrimonios del mismo sexo fue David Razú, y no es gay. La mayoría de ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al menos públicamente, son heterosexuales. En la medida en que no haya consensos y procesos colectivos, una candidatura LGBT no cambia nada.

Desde un proceso crítico, hace falta cuestionarnos cómo nos estamos organizando e incentivando la participación. La acción directa no puede ser un capricho personal. El activismo tiene que pasar por un debate plural y democrático, que no significa que todos debamos coincidir, sino expresarnos y llegar a un consenso. En ocasiones, la pasión rebasa la estructura de la participación política. Pasión que te hace amar o aborrecer a la persona de enfrente, que tendría que ser tu compañero de lucha y a quien no le concedes respeto, le aniquilas o le promueves una guerra. En el pasado proceso se llegó con certeza a la precandidatura, la única propuesta ciudadana externa era la mía y las demás estaban en una lógica de partido, jugando posiciones y no necesariamente tomando acuerdo para defender nuestros derechos.

Mencionas “colectividad” y “política”. Tenemos una marcha del orgullo dividida, los lectores de Ohm ven un colectivo dividido, apolitizado, al que presuntamente le vale hasta que se encienden las pasiones que mencionas. ¿Necesitamos insertarnos en partidos? Había ofertas suficientes para representaciones ciudadanas, candidaturas que vinieran de la sociedad y fue el PRD quien tomó otras definiciones, no se comprometió con la diversidad sexual. En sentido estricto ni siquiera pudimos competir por un espacio. No creo que haya sido una falta de compromiso. Pasó por otra lógica de poder de un partido que resultó en esta ocasión negligente hacia la ciudadanía. Lo del movimiento, tenemos que reconocer que estamos fragmentados en el sentido más claro porque somos distintos.

Hay quienes quieren participar en un partido político u otro, quienes trabajan en materia de salud, educación, derechos humanos, quienes sólo hablan de VIH, o quienes sólo trabajan con lesbianas. Aquellos que incidimos en términos políticos tenemos que aprender a trabajar con eso: fragmentos. Quienes hacemos este esfuerzo de coordinación tenemos que facilitar procesos colectivos. No somos la única voz, no tenemos un voto de calidad. Tenemos que pensar desde nuestro lugar: ¿cómo facilito el trabajo de manera operativa? Para que una ruta se vaya al cabildeo, otra a medios de comunicación y otra a la sociedad civil. Ése es el arte de sumarse.

Me parece maravilloso que haya dos marchas. A 34 años de distancia, no son los mismos objetivos, la misma gente, la misma lógica, las mismas demandas. Lo grave es que una y otra tienen un discurso condenatorio a la otra propuesta, que una marcha pretenda decir “ésta es la buena y la legítima”. Tendríamos que decir “esta marcha tiene estas características y, si no te gusta, vete a la otra que tiene otras características”. Lamentable que quienes están al frente de uno y otro comité no tengan esta responsabilidad de ser una voz colectiva de mucha gente que no entiende esta utilización de recursos y de la marcha misma para fines personales, y que sí salen realmente a las calles a buscar un espacio y una identidad. Y se encuentran con discursos de odio y de discriminación, de “si no vienes conmigo y te vas a la otra, entonces estás contra mí”.

¿Qué sigue para Lol Kin? El compromiso con el que he participado desde el activismo de derechos humanos, en temáticas que me permiten poner todo mi esfuerzo y construir, y dormir cada noche tranquila. Nadie me debe nada y no le debo nada a nadie. Continúo en este camino. Ahora voy a estar en el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) en la Dirección de Políticas Públicas. Seguiré trabajando por la igualdad y la no discriminación, ahora como funcionaria, pero de la mano de organizaciones sociales, activistas y academia. Hay mucho que construir sobre todo para personas transexuales y transgénero en toda la República.


Ohm 18

Al fin se publicó un nuevo número de la revista Ohm donde participé editando algunas piezas y con un texto propio:

Guillermo Macas colaboró desde Mérida con noticias. Para la sección EstadosJosé Flores de Puebla comparte su opinión sobre el legado de la desaparecida Agnes Torres. La Voz Hetero esta vez fue de Geraldina González de la Vega de la organización Ombudsgay, que cuenta por qué una mujer buga trabaja a favor de derechos LGBT. Gabriel Gutiérrez hizo una interesante entrevista a Lol Kin Castañeda sobre el proceso de candidaturas LGBT a diputación federal, su experiencia y diagnóstico de activismo y política. Por último mi entrevista a Fred Karger, ex candidato gay a la presidencia de Estados Unidos, cuya versión original en inglés está disponible en este enlace.

También me da gusto ver recomendaciones de parte de Lulú Alvaradejo, colaboradora de este blog, en la Sección L.

Gracias por leer. :)


Propuestas en el clóset

A partir de hoy está disponible la edición 11 de la revista MidOpen en varios lugares de Mérida. Incluye fotos de las marchas LGBT en la Ciudad de México y Mérida, una sección nueva de talentos mexicanos, y mi artículo “Propuestas en el clóset” a propósito de las elecciones locales del 1 de julio:

Cuando supe que era gay me di cuenta también de que en mi ciudad sería imposible serlo abiertamente. Desde muy chico, creciendo en Mérida, decidí que ése no era el lugar para vivir abiertamente mi sexualidad. Últimamente mis paisanos han probado una y otra vez lo equivocado que estaba.

En 2009 esta revista salió al mercado y ahí se ha mantenido con éxito, demostrando que los proyectos con talento y perseverancia ya están del otro lado. En 2011 el Centro Cultural Olimpo fue anfitrión del primer panel de medios de comunicación y diversidad sexual en un espacio público de la ciudad. Ese mismo año Mérida fue testigo de la campaña “Yo sí respeto, no discrimino” que, aunque con alcances limitados, fue la primera de su tipo en el país. Gracias a la presión de activistas LGBT y personajes como Gonzalo España (que falleció recientemente y conocimos mejor como Mammie Blue), junto con la voluntad de la entonces alcaldesa Angélica Araujo, se instaló el Consejo contra la Discriminación de la Diversidad Sexual del Municipio de Mérida, aunque todavía hay varios pendientes con él. Y, hace unos días, meridanos empapados por la lluvia y el calor y 19 organizaciones celebraron la décima Marcha de la Diversidad Sexual.

También ha habido malas noticias: después de ser la primera persona abiertamente gay en contender a un puesto de elección popular en Yucatán, el precandidato ciudadano Hervé España declinó a su aspiración por una diputación local por el PRD, debido a obstáculos que el mismo partido le puso.

El próximo 1 de julio hay elecciones para presidente de la república, gobernador de Yucatán y presidente municipal de Mérida. La ciudad donde “las cosas cambian”, de acuerdo con esta revista, también es la ciudad donde los candidatos a gobernarla han dejado fuera a la diversidad sexual. Activistas como Alfredo Morales Candiani, presidente de la Asociación por los Derechos, Cultura y Diversidad Sexual, han señalado la ausencia de este tema en sus respectivas agendas.

Nerio Torres, del PRI, asegura que está “comprometido con las familias”. Pero como no especifica, no sabemos si eso pueda traducirse en políticas públicas que reconozcan eso, las familias, en toda su variedad de formas y números. No sabemos si cuando habla de familias se refiere nada más al modelo tradicional o si incluye las homoparentales.

Renán Barrera, del PAN, insiste en hablar de una “Mérida para todos”, pero habla sólo de las mujeres que son madres y trabajadoras. Nada sobre mujeres lesbianas ni mujeres transexuales. Propone promover la ciudadanía participativa a través del fomento de consejos ciudadanos. Ahí está el Consejo contra la Discriminación de la Diversidad Sexual del Municipio de Mérida. Ojalá que, si gana, Renán dé continuidad a este órgano aunque haya sido creado por la oposición. Pero lo dudo: en 2010 declaró que los matrimonios homosexuales “representan ir en contra de la naturaleza, son inmorales y por ese tipo de actitudes Dios quemó Sodoma y Gomorra.” Hay que recordarle a Renán que la Biblia no debe importarnos mucho a la hora de legislar.

Teresa Loret de Mola, del PRD, dice que su candidatura ciudadana se basa “en una ideología que integre a todos y cada uno de los sectores que conforman esta sociedad”. Uno de sus ejes de campaña es la equidad, que ella define como “tener los mismos derechos y un entorno justo, tanto en su forma como en su contenido”. En una mesa sobre equidad de género mencionó la importancia de “avanzar juntos como sociedad hacia un estado de derecho pleno, en donde se respeten las garantías de hombres y mujeres por igual”. En una reunión con el Colegio Yucateco de Arquitectos dijo que será incluyente “con todas las personas y grupos, nuestra propuesta de trabajo arropa la ideología de Andrés Manuel López Obrador”. Pero la ideología de Andrés Manuel es la menos incluyente de todas: ha repetido en varias ocasiones que asuntos como el matrimonio entre parejas del mismo sexo y el derecho de una mujer a interrumpir su embarazo deben ser sometidos a consulta popular.

Los mensajes de los candidatos sobre inclusión y equidad no nos dicen nada. Son discursos huecos. Omiten los cómos. Lo que no se nombra no existe y, a unos días de las elecciones locales, las lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y personas transgénero de la capital yucateca permanecen ignorados e invisibles. Le tocará otra vez a la sociedad civil presionar a quien sea electo para que los avances logrados en los últimos años no se echen a perder. Será tarea de los ciudadanos que las propuestas que siguen en los clósets del próximo alcalde de Mérida se desempolven y salgan de ahí.


Hablando con Paula Uribe

Esta mañana participé en un diálogo en línea con Paula Uribe y periodistas de América Latina sobre asuntos LGBT. Paula es asesora de la Oficina del Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado de Estados Unidos.

La colombiana respondió a nuestras preguntas sobre derechos humanos y la postura de ese país con respecto a la igualdad para personas LGBT en el mundo. Le pregunté sobre los siguientes pasos en esta materia para la siguiente administración, y su opinión fue que eso dependerá de quién resulte electo como presidente el próximo 6 de noviembre. El audio de la conversación completa está disponible en este enlace.

Barack Obama ha sido un aliado determinante para la igualdad y este ejercicio fue parte del Mes del Orgullo LGBT que celebra la Casa Blanca. Éstos son otros de los avances en diversidad sexual que me parecen más destacables de esta administración:

  • Aprobación del Matthew Shepard and James Byrd, Jr. Hate Crimes Prevention Act al agregar las palabras “gay, lesbiana, bisexual y transgénero” en el texto sobre crímenes de odio.
  • Erradicar la política Don’t Ask, Don’t Tell para que los ciudadanos LGBT puedan participar abiertamente en el ejército.
  • Declarar la inconstitucionalidad del Defense of Marriage Act (DOMA).
La campaña de reelección de Obama ahora tiene un estratega nacional del voto LGBT, Jamie Citron. Y es notable el apoyo que el presidente ha recibido de este sector de la población.

Marcha del Orgullo LGBT en Nueva York el pasado 24 de junio. Foto de The New York Times.

En el contexto de un gobierno tan homofóbico como el de Felipe Calderón, es alentador ver que otros mandatarios no sólo están abiertos al diálogo sino que lo generan. Y qué mejor que a través de herramientas modernas como la plataforma LiveAtState para la conversación de hoy, Twitter e incluso el tumblr del Departamento de Estado.

Gracias a la Oficina de Asuntos Públicos del Departamento de Estado y a la Embajada de Estados Unidos en México por la invitación.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 115 other followers