Aleatorio 105: 28 de agosto (audio)

Aquí el audio del programa de radio Aleatorio 105 del 28 de agosto en Reactor 105 con Itzel Aguilar y yo. Hablamos de representación LGBT en medios de comunicación y reinas de belleza lesbianas (Miss España y Miss Irlanda que salieron del clóset). Clic en la imagen para escuchar:

audio 28ago2014

Gracias a John Collalba por grabarlo y subirlo a internet.


Estigma y discriminación dificultan comercialización de medios LGBT: comunicadores

*Mario Alberto Reyes publicó esta nota en Enehache el 28 de agosto de 2014.

foto final2El estigma y la discriminación que aún prevalecen en torno a la diversidad sexual dificultan la comercialización de los medios dirigidos al colectivo lésbico, gay, bisexual, transgénero (LGBT), coincidieron en señalar distintos comunicadores durante la mesa redonda “Representación LGBT en medios de comunicación”.

Reunidos en el Club de Periodistas ante lo que consideraron “un fortalecimiento de la derecha en el país”, 14 comunicadores -11 varones gays, dos mujeres transgénero y una lesbiana-, con espacios LGBT subrayaron la necesidad de responder de manera organizada, a través de los medios de comunicación, a embates como el encabezado por Richard Cohen, conferencista estadounidense de reciente visita en México quien asevera que la homosexualidad tiene cura.

Durante el encuentro se impulsó la creación de una Red de Periodistas LGBT, la cual tendría por objetivo armar una agenda que permita profesionalizar a los comunicadores y aprender lo relacionado con las nuevas tecnologías, además de tener una representatividad ante los problemas que en términos de discriminación enfrenta el país.

Los asistentes analizaron el papel que como profesionales de la comunicación han desempeñado desde sus puestos de trabajo. Mencionaron la necesidad de trascender de los espacios alternativos alojados principalmente en Internet, a espacios públicos y comerciales de mayor impacto social.

No obstante los avances obtenidos, recordaron que la salida del aire de programas como Triple G, Nocturninos, y Código Diverso, que se emitían por W Radio, Canal 52 MX y Código DF, respectivamente, constituyen retrocesos que no deben olvidarse. Caso contrario, dijeron, el del programa Guau, conducido por Alex Kaffie y transmitido por el canal de paga Telehit, al que calificaron como una emisión “horrible y homofóbica”.

En ese sentido, mencionaron que buena parte de los contenidos de los medios LGBT no responde a las expectativas del público en general por lo que se vuelven de “autoconsumo”, además de que en algunos casos reproducen estereotipos negativos y discursos homonormativos sobre este sector poblacional.

A lo largo de dos horas de discusión, recordaron que si bien institucionalmente no siempre se tiene el apoyo de los grandes medios, sí contribuye a la visibilidad de la población LGBT el hecho de que distintos personajes de este sector tengan incidencia en espacios como Reforma, Milenio, Animal Político, Capital 21 y el Instituto Mexicano de la Radio.

En torno a la perspectiva de ver a los medios de comunicación LGBT como un negocio, los asistentes rechazaron que sea la censura el motivo que lo impide, sino que es la falta de capacidad para comercializarlos lo que origina su extinción, y agregaron que el discurso de la “victimización” del colectivo LGBT no contribuye a ese objetivo.

Añadieron que en México la existencia del “mercado rosa” es una falacia, sin embargo, recordaron que en cadenas como Radio Fórmula, espacios encabezados por Alfredo Palacios y Maxine Woodside –conductores abiertamente gays o que tienen varios colaboradores no heterosexuales-, comercialmente son los más exitosos de ese grupo mediático.

Durante el encuentro, moderado por el periodista y académico de la UACM, Antonio Medina, algunos llamaron a no menospreciar el alcance del Internet como herramienta de comunicación y garante de la libertad de expresión, pues si bien se dificulta comercializarlo, “esto se puede resolver con contenidos inteligentes”.

Luego de que uno de los asistentes criticara el abandono, que desde su punto de vista han hecho los medios LGBT de asuntos como la exclusión y la discriminación para concentrarse en “temas frívolos para garantizar el marketing”, los comunicadores señalaron que “la ligereza y el buen humor no están peleados con la inteligencia” por lo que se debe buscar la manera de “monetizar” esos espacios informativos.

El encuentro concluyó con un llamado a investigar e incidir en temas que afectan al colectivo LGBT como son los crímenes de odio, “pues recordarlos con una foto en un obituario LGBTI no es suficiente”.

La Red de Periodistas LGBT está impulsada por la Red Ciudadana por la Diversidad Sexual conformada por los activistas Charlie Dos Veces López, Alberto Rocha, Enrique Martínez Rayas, Mario Arteaga y Antonio Medina, quienes no descartaron la posibilidad de que en la coyuntura que se avecina con la apertura del espectro radioeléctrico a medios comerciales y de gobierno, conseguir espacios de televisión o radiofónicos a nivel nacional y vincular a los diversos comunicadores y comunicadoras del sector LGBTI para empreder proyectos desde esa comunidad para el público en general.


Representación LGBT en medios de comunicación

Este martes 26 de agosto la Red Ciudadana por la Diversidad Sexual organiza la mesa redonda “Representación LGBT en medios de comunicación“. La cita es a las 19:00 horas en el Club de Periodistas del DF.

La entrada es abierta a quien quiera ir. Si colaboran en, consumen o tienen algo que decir sobre cómo los medios de comunicación cuentan historias de personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, vayan a conversar con nosotros.

Representación LGBT en medios de comunicación- flyer

Gracias a Charlie López y Alberto Rocha por la invitación.


Netroots Nation & Netroots Connect 2014

Netroots Nation logo

Hace unos días estuve en la ciudad de Detroit para participar por segundo año en Netroots Nation, un encuentro anual de activistas, comunicadores, periodistas, blogueros y políticos de Estados Unidos (y unos cuantos de otros lugares). Y en Netroots Connect, la pre-conferencia LGBT del encuentro principal. Pude ir gracias a la beca que otorga el comité organizador del evento. (Thank you, Michael Rogers and Brad Delaney!)

Durante seis días, tuve la oportunidad de participar en mesas de discusión, talleres y conversaciones menos formales sobre nuevas estrategias de activismo LGBT, comunicación y difusión para posicionar un mensaje o una causa en medios, cómo contar historias para fortalecer estrategias de comunicación, establecer alianzas entre varios sectores (gobiernos, empresas, organizaciones civiles, medios de comunicación) y la importancia de los cambios culturales, además de los legales, en el trabajo a favor de derechos humanos e igualdad.

Netroots Connect logo

Lo mejor de estos encuentros es intercambiar ideas y experiencias, reforzar o aprender nuevas herramientas para mi trabajo en México. Comparto algunas fotos, y en este enlace pueden leer sobre la edición de 2013 en San José, California.

foto foto2 foto3 foto4 foto5 foto6 foto7 foto8 foto9 foto10 foto11 foto12 foto13 foto14 foto15 foto16 foto17 foto18 foto19 foto20 foto21 foto22 foto23


El clóset y los medios y la gran familia queer

*Este texto lo publiqué originalmente en The Huffington Post.

Ellen PageA principios de este año viajé a Mérida, la ciudad donde nací y viví 18 años, para ir a la boda de Chalo, un querido amigo de la preparatoria. Me encontré con personas que no veía desde que salimos de la escuela y platicamos sobre nuestros trabajos, nuestros planes, nuestras parejas. Estaba muy contento de escucharlos, de contarles, de ponernos al día.

También me sentí raro. Recordé mi inseguridad cuando platicaba con algunos de ellos en los recreos, a la salida de la escuela o en fiestas sobre, por ejemplo, quién nos gustaba, qué niña nos parecía guapa o a quién queríamos enamorar (así le llamábamos al proceso que iba desde invitar a una niña a salir hasta hacerla tu novia).

Según yo, cuidaba magistralmente qué decía, qué palabras usaba, en qué tono hablaba para no indicar de ninguna manera que estaba mintiendo, para que no se me notara. Porque no me interesaba ninguna chava y me atraían más bien algunos de nuestros compañeros. En estos reencuentros en la boda de Chalo faltaba algo: ese escudo imaginario que me acompañó toda mi adolescencia ya no estaba. Conversar sin el miedo de que “se me notara” algo y no tener que esforzarme por mantener apariencias me hizo sentir muy cómodo.

Una comodidad liberadora, porque el clóset es agotador.

Hace seis o siete años que le dije a mi familia y amigos que soy gay. Recibí desde sermones sobre cómo “formar relaciones que no producirán nuevas vidas destruye el amor que dios nos da” hasta un correo electrónico de “bienvenido a esta gran familia de queers” de una tía lesbiana. Hoy sigo conociendo historias igual de variadas. Las anécdotas van de lo más chistoso a lo más deprimente.

En un mundo donde la homofobia permanece en todo tipo de espacios, donde muchos jóvenes cargan esos escudos imaginarios, salir del clóset sigue siendo relevante. Y no sólo en la privacidad de nuestras casas, escuelas y oficinas, sino en la esfera pública. Por eso me emociona tanto escuchar discursos como el de Ellen Page en la conferencia de Human Rights Campaign, donde dice que es gay y recuerda que “hay personas que van a la escuela todos los días y los tratan como mierda o sienten que no pueden decirle la verdad a sus papás”.

O leer artículos como el que escribió Maria Bello en The New York Times sobre ser bisexual, contradiciendo el mito de que la bisexualidad no existe o que los bisexuales nada más están confundidos. O ver a Michael Sam, Brian Boitano, Ian Matos y Tom Daley destapando poco a poco la homofobia que existe en el mundo deportivo. Salir del clóset sigue importando y más jóvenes necesitan escuchar esas historias. Sin duda es lo que a mi yo de 16 años, tan lejos de caras conocidas que hablaran abiertamente de su orientación sexual, le hubiera gustado escuchar.

Los medios de comunicación dan forma a esos clósets, pero también los clósets moldean a los medios. Y sí, algunas de estas declaraciones de celebridades y atletas son una acción de mercadotecnia. Sí, algunas son parte de una estrategia de comunicación con asesoría de expertos en el tema. Sí, “ya todos sabíamos” que un par de ellos eran gays o lesbianas. ¿Y qué? ¿No podemos celebrar que alguien dejó de fingir y la está pasando mejor? ¿Que le está diciendo al mundo que su sexualidad no es motivo para avergonzarse o esconderse? Un truco para impulsar la carrera de alguien no está peleado con mandar un mensaje positivo. Salir del clóset, en privado y en público, todavía tiene un gran peso.

El clóset es agotador. Es una máscara pesada, como dice el personaje de José María Yazpik en La vida en el espejo cuando le confiesa a su papá que es gay. Yo quiero que vengan más Ellens, Marias, Michaels, Toms. Más Rickys, Chavelas, Rachel Maddows y Kevin Kellers (para los que somos fans de Archie Comics). Quiero que cada vez más mexicanos y latinoamericanos se animen también. Total, de varios ya sabemos y ya ven que no pasa nada. Yo prometo enviarles un mensaje de bienvenida a la gran familia queer.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 112 other followers