Mexico City’s hottest tacos and gay parties

*Jean Paul Zapata published this piece on Gay Star News on March 4, 2014.

Mexico City's hottest tacos and gay partiesDon’t let the name fool you. Mexico’s Anal Magazine is an intellectual publication and has a highbrow following.

‘With a unique design, this magazine is dedicated to spread any kind of cultural expression of erotic nature or general interest to men who are not afraid to show their fascination for other men.’

The magazine’s logo is clever and well conceived; The content (no doubt provocative) extends to include literature, fashion and interviews; The publication has quickly established itself as a social force within the city’s LGBTI community.

Anal also puts on One Hell of A Party, the name given for its signature Halloween bash.
Three-year Mexico City resident and gay activist Enrique Torre Molina credits Anal Magazine with the city’s hottest dance floor. Facebook photos of previous parties corroborate these claims.

Torre Molina works with ‘media, non-profit organizations, companies, schools, and government agencies to promote respect for LGBT people,’ and has his fingers on the pulse of Mexico City’s culture scene.

He writes: ‘When I was in college in Puebla, I used to come to Mexico City about once a month. When I finally moved here three and a half years ago, I already knew my way around and had many friends living here. I especially like that there’s a lot of good theatre, and great people to meet every day. In this sense it’s very similar to New York, my other favorite city, where I lived for a little while. They remind me of each other.’

Here’s Enrique’s list of the best museums, theatres and tourist sights in Mexico City.

Favorite gay bar: Nicho and La Purísima.

Favorite any bar: Lilit.

Favorite dance floor: Anal Magazine’s Halloween party.

Favorite tourist sight: The view of the volcanoes when flying over Mexico City.

Mexico City's hottest tacos and gay parties2Favorite meal: Tacos at El Parnita and mascarpone cheesecake at Delirio.

Favorite getaway: Merida, Oaxaca, San Cristobal de las Casas.

Favorite breakfast: Eggs at El Péndulo and French toast at Carrez.

Favorite park: Chapultepec, around the Tamayo Museum.

Favorite café: El Péndulo.

Favorite hotel: St Regis.

Favorite festival: Festival Mix, which is the oldest LGBT film festival in Latin America.

Favorite bike ride: I don’t bike.

Favorite long walk: Reforma avenue and shopping in colonia Roma.

Mexico City's hottest tacos and gay parties3Favorite photo-op: My building’s rooftop terrace, and anywhere with photographer Oscar Morales.

Favorite museum: Museo Memoria y Tolerancia and Museo Franz Mayer.

Favorite beach: Puerto Escondido in Oaxaca.

Mexico City's hottest tacos and gay parties4Favorite place for a first date: Cineteca Nacional or the theatre.

Favorite shopping street: Colima street in colonia Roma and H&M in Santa Fe.

Favorite food market: Mercado de Medellin in colonia Roma.

Favorite art gallery: I’m not a gallery person, but I love the photo exhibits they do on the fences of Bosque de Chapultepec along Reforma avenue.

Favorite view: From the Chapultepec Castle terrace.

Favorite public art: Sculptures outside Bellas Artes.

Favorite thing in the city that defies categorization: Theatre at the Santa Martha Acatitla prison.

Favorite theatre space: Foro Shakespeare and Teatro Helenico.

Favorite gay media outlet: Betún magazine.

Favorite hidden treasure: It used to be Tia Maria, a gay piano bar in my neighborhood, which closed last year. I have yet to find my new favorite hidden treasure.

To get in touch with Enrique, visit his website or follow him on Twitter @etorremolina.

Mexico City's hottest tacos and gay parties5

Don’t let the name fool you. Mexico’s Anal Magazine is an intellectual publication and has a highbrow following.

‘With a unique design, this magazine is dedicated to spread any kind of cultural expression of erotic nature or general interest to men who are not afraid to show their fascination for other men.’

The magazine’s logo is clever and well conceived; The content (no doubt provocative) extends to include literature, fashion and interviews; The publication has quickly established itself as a social force within the city’s LGBTI community.

Anal also puts on One Hell of A Party, the name given for its signature Halloween bash.
Three-year Mexico City resident and gay activist Enrique Torre Molina credits Anal Magazine with the city’s hottest dance floor. Facebook photos of previous parties corroborate these claims.

Torre Molina works with ‘media, non-profit organizations, companies, schools, and government agencies to promote respect for LGBT people,’ and has his fingers on the pulse of Mexico City’s culture scene.

He writes: ‘When I was in college in Puebla, I used to come to Mexico City about once a month. When I finally moved here three and a half years ago, I already knew my way around and had many friends living here. I especially like that there’s a lot of good theatre, and great people to meet every day. In this sense it’s very similar to New York, my other favorite city, where I lived for a little while. They remind me of each other.’

Here’s Enrique’s list of the best museums, theatres and tourist sights in Mexico City.

Favorite gay bar: Nicho and La Purísima.

Favorite any bar: Lilit.

Favorite dance floor: Anal Magazine’s Halloween party.

Favorite tourist sight: The view of the volcanoes when flying over Mexico City.

- See more at: http://www.gaystarnews.com/article/mexico-citys-hottest-tacos-and-gay-parties040314#sthash.NWkkZshF.dpuf

Don’t let the name fool you. Mexico’s Anal Magazine is an intellectual publication and has a highbrow following.

‘With a unique design, this magazine is dedicated to spread any kind of cultural expression of erotic nature or general interest to men who are not afraid to show their fascination for other men.’

The magazine’s logo is clever and well conceived; The content (no doubt provocative) extends to include literature, fashion and interviews; The publication has quickly established itself as a social force within the city’s LGBTI community.

Anal also puts on One Hell of A Party, the name given for its signature Halloween bash.
Three-year Mexico City resident and gay activist Enrique Torre Molina credits Anal Magazine with the city’s hottest dance floor. Facebook photos of previous parties corroborate these claims.

Torre Molina works with ‘media, non-profit organizations, companies, schools, and government agencies to promote respect for LGBT people,’ and has his fingers on the pulse of Mexico City’s culture scene.

He writes: ‘When I was in college in Puebla, I used to come to Mexico City about once a month. When I finally moved here three and a half years ago, I already knew my way around and had many friends living here. I especially like that there’s a lot of good theatre, and great people to meet every day. In this sense it’s very similar to New York, my other favorite city, where I lived for a little while. They remind me of each other.’

Here’s Enrique’s list of the best museums, theatres and tourist sights in Mexico City.

Favorite gay bar: Nicho and La Purísima.

Favorite any bar: Lilit.

Favorite dance floor: Anal Magazine’s Halloween party.

Favorite tourist sight: The view of the volcanoes when flying over Mexico City.

- See more at: http://www.gaystarnews.com/article/mexico-citys-hottest-tacos-and-gay-parties040314#sthash.NWkkZshF.dpuf


El clóset y los medios y la gran familia queer

*Este texto lo publiqué originalmente en The Huffington Post.

Ellen PageA principios de este año viajé a Mérida, la ciudad donde nací y viví 18 años, para ir a la boda de Chalo, un querido amigo de la preparatoria. Me encontré con personas que no veía desde que salimos de la escuela y platicamos sobre nuestros trabajos, nuestros planes, nuestras parejas. Estaba muy contento de escucharlos, de contarles, de ponernos al día.

También me sentí raro. Recordé mi inseguridad cuando platicaba con algunos de ellos en los recreos, a la salida de la escuela o en fiestas sobre, por ejemplo, quién nos gustaba, qué niña nos parecía guapa o a quién queríamos enamorar (así le llamábamos al proceso que iba desde invitar a una niña a salir hasta hacerla tu novia).

Según yo, cuidaba magistralmente qué decía, qué palabras usaba, en qué tono hablaba para no indicar de ninguna manera que estaba mintiendo, para que no se me notara. Porque no me interesaba ninguna chava y me atraían más bien algunos de nuestros compañeros. En estos reencuentros en la boda de Chalo faltaba algo: ese escudo imaginario que me acompañó toda mi adolescencia ya no estaba. Conversar sin el miedo de que “se me notara” algo y no tener que esforzarme por mantener apariencias me hizo sentir muy cómodo.

Una comodidad liberadora, porque el clóset es agotador.

Hace seis o siete años que le dije a mi familia y amigos que soy gay. Recibí desde sermones sobre cómo “formar relaciones que no producirán nuevas vidas destruye el amor que dios nos da” hasta un correo electrónico de “bienvenido a esta gran familia de queers” de una tía lesbiana. Hoy sigo conociendo historias igual de variadas. Las anécdotas van de lo más chistoso a lo más deprimente.

En un mundo donde la homofobia permanece en todo tipo de espacios, donde muchos jóvenes cargan esos escudos imaginarios, salir del clóset sigue siendo relevante. Y no sólo en la privacidad de nuestras casas, escuelas y oficinas, sino en la esfera pública. Por eso me emociona tanto escuchar discursos como el de Ellen Page en la conferencia de Human Rights Campaign, donde dice que es gay y recuerda que “hay personas que van a la escuela todos los días y los tratan como mierda o sienten que no pueden decirle la verdad a sus papás”.

O leer artículos como el que escribió Maria Bello en The New York Times sobre ser bisexual, contradiciendo el mito de que la bisexualidad no existe o que los bisexuales nada más están confundidos. O ver a Michael Sam, Brian Boitano, Ian Matos y Tom Daley destapando poco a poco la homofobia que existe en el mundo deportivo. Salir del clóset sigue importando y más jóvenes necesitan escuchar esas historias. Sin duda es lo que a mi yo de 16 años, tan lejos de caras conocidas que hablaran abiertamente de su orientación sexual, le hubiera gustado escuchar.

Los medios de comunicación dan forma a esos clósets, pero también los clósets moldean a los medios. Y sí, algunas de estas declaraciones de celebridades y atletas son una acción de mercadotecnia. Sí, algunas son parte de una estrategia de comunicación con asesoría de expertos en el tema. Sí, “ya todos sabíamos” que un par de ellos eran gays o lesbianas. ¿Y qué? ¿No podemos celebrar que alguien dejó de fingir y la está pasando mejor? ¿Que le está diciendo al mundo que su sexualidad no es motivo para avergonzarse o esconderse? Un truco para impulsar la carrera de alguien no está peleado con mandar un mensaje positivo. Salir del clóset, en privado y en público, todavía tiene un gran peso.

El clóset es agotador. Es una máscara pesada, como dice el personaje de José María Yazpik en La vida en el espejo cuando le confiesa a su papá que es gay. Yo quiero que vengan más Ellens, Marias, Michaels, Toms. Más Rickys, Chavelas, Rachel Maddows y Kevin Kellers (para los que somos fans de Archie Comics). Quiero que cada vez más mexicanos y latinoamericanos se animen también. Total, de varios ya sabemos y ya ven que no pasa nada. Yo prometo enviarles un mensaje de bienvenida a la gran familia queer.


The closet, the media and the big, queer family

*I originally published this post on The Huffington Post.

Earlier this year, I traveled to Merida, the city where I was born and lived for 18 years, to attend my high school friend, Chalo’s, wedding. I ran into people I had not seen since we finished school, and we talked about our jobs, our plans, our significant others. I was so happy to catch up with them.

I also felt weird. I remembered my insecurities when we used to talk at recess, after school or at parties about, for instance, what girl we liked or who we wanted to date. At that time, I thought I mastered the art of choosing every word carefully, and even my tone of voice, to make sure they couldn’t tell I was lying. To keep it from showing. Because, of course, I was not interested in any girl, but actually attracted to a few of our male classmates. At this reunion at Chalo’s wedding, there was something missing: That imaginary shield I wore my whole time as a teenager was gone. Chatting with them without fearing that they could tell I was into boys, and not trying to maintain a certain appearance made me felt so comfortable. A liberating sort of comfort, because being in the closet is exhausting.

I told my friends and family I am gay about six or seven years ago. They responded in different ways, from lectures of how “forming relationships that won’t result in new lives destroys the love that God gives us,” to a, “Welcome to this big family of queers,” email from a lesbian aunt. Now I still hear of stories as varied as mine. Anecdotes range from the funniest to the most depressing.

In a world that still makes a lot of room for homophobia, where many young people still wear imaginary shields, coming out of the closet is still relevant. Not only in the privacy of our homes, schools and workplaces, but publicly. That is why I am moved by Ellen Page’s speech at the Human Rights Campaign conference where she said she’s gay, and reminds us of “people who go to school every day and get treated like shit, or feel like they can’t tell their parents the whole truth.” That’s why I’m glad to see in the New York Times Maria Bello’s article about being bisexual, fighting the myth that there is no such thing as bisexuality, or that bisexuals are just confused. That’s why I get excited to learn that Michael Sam, Brian Boitano, Ian Matos and Tom Daley are brushing off homophobic stereotypes in sports. Coming out still matters, and young people need to hear these stories. My 16-year-old self would have definitely wanted that.

Media shapes these closets, but closets shape the media as well. And, yes, some of those coming outs serve marketing purposes for celebrities and athletes. Yes, some are part of communication strategies with the help of experts. Yes, “we already knew” a couple of you were gay or lesbian. So what? Can’t we celebrate that someone stopped pretending, and is having a better time? That they are telling the world they have no reason to be ashamed or hide? A publicity stunt to advance someone’s career and sending out a positive message are not mutually exclusive events. Coming out of the closet, privately and publicly, is still powerful.

Being in the closet is exhausting. It’s a heavy mask, says Mexican actor José María Yazpik’s character when he comes out to his dad in La vida en el Espejo. I hope to see more Ellens, Marias, Michaels, Toms. More Rickys, Chavelas, Rachel Maddows and Kevin Kellers (for us fans of Archie Comics). I want to see more celebrities in Mexico and Latin America coming out too. We already know who a few of you are, anyway. It’s no big deal. And I promise to welcome you to this big family of queers.


Ser gay en México

*Este texto se publicó originalmente en la edición de septiembre de la revista Betún. Una disculpa por el error de dedo en el dato sobre Patria Jiménez: no es 1987 sino 1997.

Ser gay en MéxicoSer gay en México2Ser gay en México3Ser gay en México4 Ser gay en México5 Ser gay en México6


Carta a Ivette Laviada (y a los que piensan como ella)

El 24 de julio Ivette Laviada atacó en su columna de opinión en Milenio Novedades, de manera cobarde y con argumentos chafas, a Ricardo Góngora y Javier Carillo, primera pareja gay que se casará en Yucatán. Ataca a parejas gays y lesbianas en general. Su artículo está disponible en la página 15 de la edición impresa del diario.

Hoy en Animal Político publico mi respuesta a su texto:

———-

Hola Ivette.

Leí el artículo “Si eliges, renuncias”, que publicaste en la página 15 del diario Milenio Novedades el pasado 24 de julio y quiero responder a varios de los puntos que tocas. No te conozco y nunca te había leído, así que mucho de lo que escribo a continuación es lo que asumo a partir de este texto, que inevitablemente me recuerda ideas que escuché una y otra vez durante 12 años de educación católica en la Mérida donde nací y crecí, y desde donde tú escribes. Probablemente me equivoque, como tú también has asumido equivocadamente muchas cosas que ahora me permito refutar.

Dices que las leyes en Yucatán definen el matrimonio como “una institución por medio de la cual se establece la unión jurídica entre un hombre y una mujer”, y que el Juzgado Tercero de Distrito, con sede en ese estado, hizo mal en no respetar la soberanía del estado y ordenar al Registro Civil que case a Ricardo Góngora y Javier Carrillo. “Le valió sorbete”, fue tu expresión. Creo que el hecho de que una instancia de mayor autoridad obligue a otra a hacer algo que ésta no quería (casar a Ricardo y Javier) no es algo que te moleste mucho. Puedes darnos más de tus razones legales, decir que no se vale pasar por alto la ley local, que la mayoría de los yucatecos no está de acuerdo. Para mí, son argumentos que tratan de disfrazar que lo que te molesta es que dos hombres puedan casarse. Punto. Y eso se llama homofobia. Punto. Kiki y Javo, como son conocidos, se convertirán en la primera pareja del mismo sexo en casarse en Yucatán el próximo 8 de agosto. A ti y a mucha gente en Yucatán, y en el mundo, eso les enoja, les parece injusto, les parece inmoral, les parece incorrecto. A algunos les da asco. Por eso no importa cuántos tribunales digan que es un asunto de igualdad, de democracia, que es justo que todos puedan ejercer los mismos derechos. Para ustedes, El Matrimonio, en mayúsculas, es lo que es, no se cuestiona y se acabó.

Muchos de los que opinan como tú acostumbran hablar de nosotros, los homosexuales, como un grupo abstracto de la población. Como si no tuvieran hijos o hermanas o compañeros de trabajo gays o lesbianas. Como si al hablar de “los gays que se quieren casar” o “las lesbianas que eligieron esa orientación sexual”, no hubiera caras y nombres de esas personas a las que se refieren. Y tú haces precisamente eso: nunca mencionas a Ricardo y Javier, pero sí te atreves a invalidar su relación y a decir que “representan un pequeñísimo porcentaje de la población, pues de las personas con atracción hacia su mismo sexo, son poquísimas las que se quieren casar”. ¿Cuántas parejas gays o lesbianas conoces? ¿Te han dicho si quieren casarse o no? ¿O de qué encuesta o censo obtuviste esa información? ¿Cuál es exactamente ese porcentaje pequeñísimo? Asumo que no tienes el dato, porque, que yo sepa, al menos en México no existe. Así que me parece muy osado descalificar lo que Ricardo y Javier han buscado sólo porque, según tú, son poquitos los que buscamos lo mismo. Eso no importa. No importa cuántos quieran casarse. No importa si mañana se legaliza el matrimonio entre parejas del mismo sexo en todo el mundo y ninguna pareja gay se casa después. No se trata de cuántos nos casemos o no. Se trata (hay que repetir esto todos los días) de tener esa opción, el mismo derecho, como tú y tu esposo cuando decidieron casarse.

Me parece también demasiada atribución de tu parte descalificar el matrimonio de Ricardo y Javier por el hecho de que, según tú, pertenecen a una minoría. Me sorprende que creas que pertenecer a una minoría es un argumento válido para restringirle a alguien el acceso a un derecho. Tú eres parte de lo que en muchos sentidos sigue siendo una minoría: las mujeres. Por eso hay una cosa llamada “perspectiva de género”, como defines tu columna. Por eso tantas organizaciones de la sociedad civil trabajan a favor de la igualdad de género, en contra de la misoginia y de la violencia a las mujeres. Por eso hay un Centro de Estudios y Formación Integral para la Mujer, que tú diriges en Mérida. ¿Te parece bien que las mujeres vayan a la universidad, que puedan votar y ser votadas, que esperen ganar el mismo sueldo que sus pares hombres haciendo el mismo trabajo, que puedan vestirse como quieran sin obtener permiso de un hombre? En un pasado no muy lejano había quienes consideraban lo anterior una locura. Pensaban que las mujeres no debían tener derecho a nada de eso, porque sólo unas cuantas querían hacerlo. La verdad era más simple: había (¡todavía hay!) hombres y mujeres que creían que las mujeres no valen lo mismo que los hombres ni deben tener los mismos derechos y responsabilidades. No conocemos el número preciso de homosexuales en el mundo, pero el respeto que buscamos y los derechos que reclamamos no deben estar en función de cuántos somos.

Lo que más me molestó de tu columna fue que entrecomillaras, textualmente, el matrimonio de Ricardo y Javier cuando hablas de las parejas gays que nos queremos “casar”. Por supuesto. Estás convencida de que El Matrimonio no debe redefinirse, que es entre hombre y mujer, para tener hijos, y todo lo demás no se llama matrimonio. Estás convencida de que dos hombres o dos mujeres firmando un acta en un Registro Civil no es casarse. Piensas que las relaciones, el amor, el compromiso y el apoyo mutuo que hay entre dos hombres o dos mujeres no es igual de sólido que el que hay en una pareja heterosexual. Crees que la familia que están empezando Ricardo y Javier, aunque haya un papelito del Estado de por medio, no es realmente una familia sino una “familia”. Que lo que “tenemos” las “parejas” como mi “novio” y yo es menos valioso que lo que tienen tú y tu esposo. Y no podrías estar más equivocada.

Asumo que eres de esas personas que tienen amigos gays, convives con ellos, pero no dejas de juzgarlos aunque sea un poquito, esperas que nunca les toque un maestro así a tus hijos o nietos. O, peor, te dan lástima. Asumo que convives con esos amigos y sus parejas, los quieres mucho, pero algo te dice que esa relación, por naturaleza, no es tan válida como la que tienen un hombre y una mujer. Y, de nuevo, estás muy equivocada.

Luego invocas unas reglas (no entendí en qué consisten) que la gente debe seguir en un mundo donde deben prevalecer la verdad (¿cuál?) y la ética (¿de quién?) y que, en pocas palabras, casarse es para heterosexuales, como Dios y las constituciones mandan. Pero las reglas en las sociedades cambian todo el tiempo. Si no, insisto, las mujeres no podrían hacer muchas cosas, como publicar sus opiniones en los periódicos.

Por último, mencionas algo sobre argumentos falaces con los que no sé quiénes pretenden convencerte de que el matrimonio no es X sino Y. Yo soy de ésos que te quieren convencer y, ya que lo que dice una corte no es suficiente, espero que mis “argumentos falaces” ayuden a ello. Quédate tranquila: no va a pasar nada terrible con tu matrimonio ni con Yucatán ni con la sociedad en general por el hecho de que Ricardo y Javier se casen. Lo único que va a suceder es que ellos gozarán de un derecho que históricamente no hemos tenido. Y, con suerte, serán un poco más felices. Mientras tanto, que haya más plumas y micrófonos que difundan opiniones como la tuya nos hace un gran favor a todos: permite ver lo absurdo de la homofobia y de las ideas que fortalecen esa discriminación.

Saludos.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 106 other followers