CALEIDOSCOPIO / De clases y derechos (I)

*Publicado en La Catarina el 12 de noviembre de 2008.

Millones de ciudadanos en Estados Unidos despertaron el 5 de noviembre con menos derechos de los que tenían antes de irse a la cama la noche anterior.

Como la victoria de Barack Obama demostró, el camino del cambio puede ser largo y difícil. Mientras los estadounidenses derribaban un muro de intolerancia, los electores de cuatro estados decidieron el mismo día reforzar otra barrera. La sociedad norteamericana, en su mayoría, tal vez no sea racista, pero sigue siendo homofóbica – por lo menos en cuatro estados. En Arkansas, Arizona, Florida y California se llevaron a cabo referéndums cuyos resultados representan una patada a los derechos de parejas y familias LGBT de pactar uniones civiles, casarse o adoptar hijos. En California, la Suprema Corte había legalizado los matrimonios homosexuales en mayo. El golden state fue el segundo estado donde esto sucediera, después de Massachusetts en 2004, pero ahora 52% de los californianos ha invalidado esa decisión y apoyado el Proposition 8: incluir en su constitución una definición de matrimonio como la unión única entre un hombre y una mujer.

prop 8 results

De acuerdo a las encuestas de salida (las realizadas a votantes justo después de sufragar), 70% de los afroamericanos votaron a favor de la enmienda – un dato interesante considerando que este grupo luchó durante mucho tiempo por alcanzar equidad frente al Estado, y que muchos aún se enfrentan al racismo que sobrevive en algunos lugares del país. No se trata de etiquetar minorías o de convocar a la unión de todos los oprimidos, pero llama la atención que un sector de la población que ha vivido la segregación y que acaba de alcanzar uno de sus triunfos más importantes obstruya el avance de otro sector que también enfrenta rechazo social y discriminación institucional.

Siempre hay una buena noticia: la Suprema Corte de Connecticut también legalizó recientemente los matrimonios homosexuales. En un referéndum con fines similares al de California, el electorado rechazó una convención constitucional a través de la cual se quería revertir dicho fallo. Gays y lesbianas podrán casarse en Connecticut a partir de hoy.

gay marriage

Una carta enviada a la redacción de The New York Times por un vecino de West Hollywood decía que, si personas heterosexuales pueden casarse y divorciarse varias veces, emborracharse y casarse en una capilla con drive-thru en Las Vegas, aparecer en programas como The Bachelor para venderse en televisión nacional con tal de encontrar esposo o esposa, ¿por qué su relación de 25 años con su novio representa “una amenaza a la santidad de la institución matrimonial”?

En mi opinión, éste es un ejemplo del doble filo que representa la democracia. En cuatro entidades de Estados Unidos, la tiranía de la mayoría ha decidido que hay dos clases de ciudadanos (aunque todos paguen los mismos impuestos), y que por lo tanto, los derechos no deben ser iguales para todos. Esto no puede quedar a discreción del pueblo. Los derechos civiles son un asunto de equidad y justicia, no de opinión personal.

it's wrong to vote on rights



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s