CALEIDOSCOPIO / Harvey Milk

*Publicado en La Catarina el 4 de marzo de 2009.

En México está próxima a estrenarse la película Milk, que recientemente ganó dos premios Oscar por Mejor Guión Original (Dustin Lance Black) y Mejor Actor (Sean Penn). Para fines de esta columna, lo importante es quién fue este personaje, cuál su legado y por qué sigue siendo un referente tan importante en la defensa del respeto a la diversidad sexual.

Mural en Castro Photo; San Francisco

Harvey Bernard Milk nació el 22 de mayo de 1930 en Nueva York. Sirvió en la armada de Estados Unidos durante la Guerra de Corea y eventualmente se mudó a California. Aunque originalmente la política y el activismo pro-gay no eran prioridades para Milk, poco a poco se insertó en la vida política de aquel estado. Finalmente, se convirtió en el primer hombre abiertamente homosexual en ser electo para un cargo público en su país, como miembro del San Francisco Board of Supervisors – una especie de consejo municipal en una de las ciudades más emblemáticas para la comunidad LGBT. El alcalde de Castro Street (como lo apodaban en referencia al barrio gay de San Francisco) luchó en favor de la cohesión de esta comunidad y en contra de leyes que los perjudicaban.

Unos días antes de morir, grabó un mensaje con la intención de que se difundiera en caso de ser asesinado, lo cual finalmente ocurrió el 27 de noviembre de 1978 a manos de su colega y gran opositor Dan White. En la cinta hace un llamado a todos a salir del clóset (aunque su madre falleció sin conocer la orientación de Harvey). Conviertan ese enojo y frustración en algo positivo, den un paso adelante, salgan del clóset, díganle a todos, porten un letrero, dejen que el mundo lo sepa.

Milk tenía grandes habilidades oratorias, y sabía invertir las críticas con mucho ingenio. En su discurso que más trascendió, empezaba diciendo Mi nombre es Harvey Milk y quiero reclutarte, haciendo referencia a las acusaciones de que los gays ‘reclutaban’ a niños y jóvenes impresionables para ser como ellos.

Como valores principales, y vinculados entre sí, consideraba la esperanza y la visibilidad: Tenemos que darles esperanza. Esperanza de un mundo mejor, de un mejor mañana, de que todo estará bien. Sin esperanza, se rendirán. Durante su último año de vida, hizo énfasis en que los LGBTs debían ser más manifiestos al enfrentar la discriminación y la violencia, y fungir como modelos a seguir para miles de homosexuales desalentados (como sucedió precisamente con el guionista de la película).

Los héroes son aquellos que, después de mejorar el mundo con su trabajo y acciones cotidianas, tienen la fuerza para seguir haciéndolo cuando su vida termina. Poseen ese impacto que provoca una vocación similar en otros que no compartieron su tiempo y espacio. A 30 años de haberlo formulado, el legado de Harvey Milk no se expresa mejor que con sus mismas palabras: If a bullet should enter my brain, let that bullet destroy every closet door.


5 Comments on “CALEIDOSCOPIO / Harvey Milk”

  1. […] y trabajo de Espolea y Enehache, buenas noticias en el Tec de Monterrey y el timbre postal de Harvey Milk.Cada lunes presentaremos una selección de información sobre personas LGBT en México y el mundo, […]

  2. […] no es novedad: trabajar con organizaciones que la combaten, criticar eventos que la acentúan, admirar a personajes que buscan erradicarla, o colaborar en proyectos que promuevan la reflexión al […]

  3. […] 6. San Francisco en los setenta. Seré más específico: pasar un día con Harvey Milk. Verlo trabajar, escucharlo hablar en público, marchar con él por Castro Street. Convivir con él seguramente era sumamente inspirador. […]

  4. […] El primer post. 2. El post que más disfruté escribir. 3. El post que más disfruto leer y releer. 4. El post más leído. 5. […]

  5. humberto says:

    En 1978 ,el año del asesinato de Harvey Milk,yo tuve mi primer acercamiento con el Movimiento de Liberación Homosexual en México.En 1979 ya militaba en el grupo Lambda y teníamos un archivo con documentos relacionados con la liberación lésbico -gay.Leí un artículo en la revista Christopher Street de Nueva York donde hablaba de la vida de Milk,su lucha y muerte.Me impactó! Me emocionó, como lo hizo ,por cierto la película, e influyó en mí de manera importante como ejemplo de activismo y entrega a las causas justas por nuestros derechos.Para mi ,tanto Harvey Milk como Nueva York -por los hechos de Stonewall-, son motivo de inspiración y reflexion sobre mi pasado de militancia y un trabajo de conciencia sobre lo que soy hoy en día.Admiro la inteligencia y sensibilidad de Enrique Torremolina por este blog.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s