VIVIR MÉXICO / Vivir México Opina: Matrimonio entre personas del mismo sexo en México

*Publicado en Vivir México el 3 de agosto de 2010.

En diciembre del año pasado se modificaron los artículos 146 y 391 del Código Civil del Distrito Federal, legalizando así el matrimonio entre personas del mismo sexo en dicha entidad. En enero de este año, la Procuraduría General de la República promovió un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y la ley entró en vigor en marzo.

La SCJN emitirá próximamente su fallo final con respecto a la ley, incluyendo la posibilidad de que las parejas homosexuales adopten niños.

En este blog consideramos pertinente analizar el tema, por lo que a continuación presentamos las opiniones de algunos editores de Vivir México:

Hugo Torres

Podría empezar escribiendo una larga opinión sobre el tema, pero prefiero simplemente quedarme con las palabras de Marcelo Ebrard. De mejor manera no se puede explicar esta decisión:

Todo aquello que lleve a vivir en libertad, a no vivir en el prejuicio, a no ser excluido y perseguido por diferencias sexuales e ideológicas, merece la pena apoyarse y respaldarse. […] lo que no se puede hacer es imponer una moral en la ley, la moral de una iglesia no puede ser el fundamento de una ley, somos un Estado laico, por fortuna.

Sin embargo, respecto a la adopción de hijos por parte de estas parejas, creo que se debe hacer un estudio a fondo, no porque una pareja de personas del mismo sexo no pueda dar una buena educación a sus hijos. Al contrario, creo que lo harían mejor que muchas parejas heterosexuales que tienen a sus hijos en muy malas condiciones; sino para investigar la posibilidad de algún trauma emocional que pueda sufrir el menor al ser discriminado por sus demás compañeros de escuela o incluso padres de familia de sus compañeros. Si bien los padres tuvieron el valor para declararse ante la sociedad sus preferencias sexuales sabiendo que serían mal vistos por muchas personas, eso no significa que el menor tenga el mismo carácter para afrontar la situación.

Aclaro, no digo que las parejas gays no deban adoptar hijos; tal vez esperando unos pocos años a que se haga un estudio a profundidad y que de paso la población empiece a aceptar este tipo de parejas en la sociedad.

Laetitia Taurand

Personalmente, pienso que todo lo que tiene que ver con el respeto de los derechos humanos es digno de aplaudir. Considero a mis amigos homosexuales iguales a mí. Me cuesta bastante entender por qué no podrían beneficiarse de los mismos derechos que los heterosexuales. Me parece una decisión acorde con la época en la que vivimos y creo que este derecho a casarse con personas del mismo sexo debería ser ampliado a la mayoría de ciudades y de países.

La reacción tan dividida de la población mexicana, por lo que me ha tocado leer o escuchar, no me sorprende del todo, sabiendo la aceptación que tiene la Iglesia Católica en el país.

En realidad, el que la opinión pública esté en contra de esta medida no me preocupa mucho -es probable que cambie con el tiempo. Mi opinión es que, cuando se trata de cuestiones tan importantes para la sociedad, cuando se trata de progreso, igual y es buena idea no dejarlas en manos de la gente o tomarlas a pesar de la opinión popular. Matizo: por supuesto habría que ver de qué cuestión se trata para afirmar eso.

En cuanto al hecho de que los homosexuales puedan adoptar, no sabría muy bien qué pensar. Crecí en un sistema en el que la norma es tener un padre y una madre, al igual que muchos de ustedes. De pequeña, ya era medio tabú tener papás separados, pero con el tiempo se ha vuelto mucho más común. Hace años, en España, mi casera lesbiana recurrió a la inseminación artificial, y ahora cría al bebé con su pareja. Lo que más me preocupó cuando pasó fue la reacción de otros niños en la escuela, sobre todo en un pueblo pequeño. Me temo que le sea difícil crecer con este peso encima, pero no hay duda de que es un derecho que también tienen las personas con una orientación sexual diferente a la heterosexual.

Enrique Torre Molina

La razón principal para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, desde mi punto de vista, es que la ausencia de él equivale a discriminación. El Estado marca una diferencia al decir que el modelo de familia que han formado o quieren formar algunas parejas homosexuales no es válido, no es valioso. El Estado está diciendo que, aunque todos paguemos los mismos impuestos, votemos, cumplamos con todas las obligaciones cívicas, se vale que no todos tengan los mismos derechos. Negarle a parejas homosexuales el derecho a casarse es darles el estatus de ciudadanos de segunda clase.

Éste no es un asunto de moral o de amor, sino de derechos, de protección, de igualdad y nada más. Se trata de tener la oportunidad de estar en igualdad de circunstancias, parados en el mismo lugar, con las mismas posibilidades. Tener la opción de no casarnos, muy distinto a no hacerlo porque está prohibido.

La supuesta familia natural o tradicional no es una realidad en todos los tiempos ni todos los lugares. No hay familias naturales, sino construcciones sociales. Lo único natural es la fecundación de un óvulo por un espermatozoide, teniendo como resultado una nueva vida. Y eso no es sinónimo de familia. La presencia de un papá y una mamá legalmente casados no es necesaria para la exitosa formación de un niño. Tampoco es garantía. Son pocos los que crecieron en una casa con papá, mamá, hermanos y perro. Hay parejas sin hijos, homosexuales con hijos biológicos de uno de ellos o con hijos adoptivos, familias monoparentales, jóvenes que viven con sus tíos o abuelos o novios. Una familia no se construye llenando cuotas de género y número. De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, en México existen alrededor de 15 tipos de familias.

Mientras más libre es un ciudadano, más libre es el otro; mientras más justa e igualitaria es una sociedad, se eleva también su nivel democrático. Pasar por alto la discriminación hacia otro es abrir la puerta a la discriminación hacia mí también. Permitir la violación de los derechos de una minoría significa autorizar una eventual violación de los derechos de todos.

Imagen: ACS Blog.


3 Comments on “VIVIR MÉXICO / Vivir México Opina: Matrimonio entre personas del mismo sexo en México”

  1. ¿Sabías que el sexo tiene beneficios para tu cuerpo?

    Resulta que el tener relaciones sexuales puede ser la forma más placentera de mantenerte en forma. Si, el acto sexual quema calorías. Además, tiene beneficios para tu corazón y para tu postura.

    Si eres hombre, los últimos estudios demuestran que el eyacular frecuentemente puede ayudar a reducir tus riesgos de sufrir cáncer de próstata. Y si eres mujer, el sexo puede ayudar a regular tu ciclo menstrual y fortalezer tus musculos pélvicos para mejorar el control de la orina.

  2. René says:

    Duro Enrique!!!!! Totalmente de acuerdo. Saludos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s