Les Nouvelles: Depende

*Colaboración de Lourdes Alvaradejo (lulu@enriquetorremolina.com).

El sábado fui a una fiesta de gringos, algunos franceses y mexicanos. De pronto me encontré platicando con un grupo nuevo de gente con quién hablábamos de bodas y amor (don’t ask). Después de que les dije que tengo ex novias, lo primero que me preguntaron fue que si era lesbiana. Cuando respondí que sí me preguntaron, “¿es fácil ser gay en México?

Entiendo siempre la curiosidad de quien sea de preguntar eso. Ciertamente nuestro país no se caracteriza por su pensamiento liberal o apertura a nuevas ideas. Nada más pensemos en dónde han terminado discusiones como las uniones de parejas homosexuales o el asunto del cambio de género en la credencial del IFE. Creo que el trasfondo de la pregunta iba más hacia la cuestión de si puedes ser abiertamente gay/lesbiana/bisexual/transexual/younameit en este país. ¿Puedes serlo sin temor a consecuencias?

Para mí, la respuesta más adecuada en el momento fue: depende. Por un lado, salir o no del clóset. Si sales, con quiénes, cuándo, cómo, dónde y por qué. Si no sales, ¿mentirías sobre tu identidad sexual? Los libros sobre homosexualidad te dicen claramente, a manera de manual: “asegúrese que su vida no corre peligro antes de salir del clóset”, porque, claro, si salir del clóset te va a costar tu chamba mejor te lo guardas. Los que viven con sus papás o familia tienen que considerar la reacción de esas personas. La experiencia, los libros y el mundo te lo dice: vas a tener que salir del clóset constantemente y dicen que se hace más fácil con el tiempo.

Luego está el aspecto político, acceso a los mismos derechos, a que el Estado reconozca tu unión con tu pareja, tanto como acepta las uniones heterosexuales. Está el hecho de que todavía te pueden despedir de tu trabajo simplemente porque eres gay, o que no vas a recibir las mismas oportunidades que tus compañeros de trabajo por tu identificación sexual. Que no puedes adoptar hijos como pareja homosexual (o es mucho más complicado). Está el aspecto social, la heteronormalidad, el pequeño hecho de que aún hay gente que ve feo a dos mujeres (y hombres) que van de la mano.

Depende porque hasta ahora no he tenido problemas diciéndole a la gente que no busco novio, sino novia. Porque mis papás no tienen inconveniente con que salga con una mujer mientras yo esté feliz. Porque cuando estaba en la universidad al mundo le importaba poco si tenía novia o novio. Porque donde trabajo a las personas que saben les da igual. Y cuando los demás sepan, pues nada, me van a decir que qué padre. Porque en la calle no me han dicho nada y, cada vez que ser lesbiana ha sido una limitante, es asunto mío, no de afuera. Si a esto le sumamos que para la mayoría de la población la homosexualidad es igual a ser hombre gay y ni idea de si una mujer puede ser lesbiana (obvio no, esas cosas no pasan de acuerdo a muchos grupos sociales), pues todavía mejor.

Depende porque el ambiente en el que crecí y en el que me desarrollo actualmente es un ambiente ciertamente privilegiado. Bien lo dijo Ana Francis en una entrevista que tuvimos: “no es lo mismo ser lesbiana de Coyoacán que de San Felipe, una lesbiana blanca que una indígena”. Me quedaré con mi depende a sabiendas del trabajo que a todos nos queda por hacer diariamente.


5 Comments on “Les Nouvelles: Depende”

  1. maddox says:

    No sólo es lo que dice Lourdes y Javier de estar en una posición privilegiada – ya sea de dinero (como tener acceso a recursos legales y médicos) o social (tener el apoyo de tu familia y comunidad) o geográfico (ciudad vs rural) o educativo, etc etc.

    Siento que SI es más difícil ser LGBT en un México simplemente porque hay un rezago socio-cultural, que figura en el psyche o subconsciente o consciente de la persona en cuestión y de los que lo rodean. Además, hay mucho menos awareness, exposure, y visibilidad en general de personas LGBT – todavía no son parte de la cultura común como lo son en otros lugares. Esto presenta un gran obstáculo a la auto-aceptación de uno mismo, y la aceptación por la sociedad en general, un obstáculo al cuestionamiento mismo de si uno es LGBT o no (ya que uno siempre es straight por default), y un stigma al vivir algo que es percibido como raro, infrecuente, y radicalmente diferente.

  2. Lulu Alvaradejo says:

    Exacto, a veces ese mindset no ayuda. En realidad no ayuda… y estoy de acuerdo, la posibilidad del rechazo siempre está ahí. ¡Gracias por leer este artículo!

  3. Javi Gallego says:

    Es mucho màs fácil que antes a mi parecer pero estoy de acuerdo en el depende del artículo, porque aún viviendo en un círculo privilegiado (ahora más informado y respetuoso), tienes riesgo de pasar por una colonia menos privilegiada o menos “tolerante” y que todavía pase algo.
    Creo que, tanto hombres como mujeres gay, estamos en igualdad de condiciones en cuanto al rechazo existente y que si puede existir menos visibilidad de las mujeres gay y esta no ayuda mucho al mindset de que una mujer lesbiana no existe.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s