Reflexiones amateur sobre racismo y clasismo en comunidades LGBT

*Este texto se publicó originalmente en The Huffington Post.

El mes pasado estuve en Los Ángeles por primera vez. Fui a la segunda edición del National People of Color Media Institute de GLAAD, un proyecto que la organización lanzó para reunir a personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero de color que trabajan en diferentes temas y comunidades, permitir que compartan sus experiencias, e impulsar su potencial como defensores y voceros de esas comunidades. El objetivo de GLAAD con este instituto y con su programa Voices of Color, a cargo de Daryl Hannah, es que haya más rostros negros, latinos y asiáticos en nuestros diarios, revistas, blogs, programas de radio y televisión. Tuve el honor de ser el primer participante extranjero.

brenda monica enrique

Brenda del Río (Bienestar), Monica Trasandes (GLAAD) y Enrique Torre Molina.

El trabajo que GLAAD ha hecho durante casi 30 años para que los medios sean un espacio más inclusivo con personas LGBT (en Estados Unidos y cada vez más en otros lugares), y para que las historias LGBT tengan más presencia y poder en esos medios, no debe subestimarse. Sin embargo, las personas LGBT de color no tienen suficiente visibilidad en medios tradicionales. Yo diría que ni siquiera en medios LGBT. Veamos, por ejemplo, algunos personajes gays en series de televisión actuales: Louis en Partners, Kurt en Glee, Bryan en The New Normal, Cam y Mitch en Modern Family. Todos hombres blancos.

De acuerdo con el reporte de 2012 Opinión y Discurso Público sobre las Intersecciones de Asuntos LGBT y Raza, publicado por The Opportunity Agenda, los asuntos LGBT tienen pocas menciones en medios latinos en Estados Unidos, aunque la Proposición 8 de California en 2008 detonó una cobertura más amplia de asuntos LGBT en dichos medios. No sorprende, considerando la gran población de latinos en el estado. El reporte también señala que mucha de “la retórica, los insultos y el lenguaje despectivo anti-LGBT encontrados en este monitoreo de medios viene de comentarios de usuarios en línea, no de los medios como tales.” Cuando blogueaba para VivirMexico.com, era común recibir comentarios absurdos y homofóbicos como “Los jotos son una mierda de personas. Los jotos mismos tienen la culpa de que se les discrimine. Su forma de actuar es cagante y llega a ser en ocasiones irrespetuosa. Si son putos me vale madres, que se cojan entre ellos y punto, pero los amanerados me dan asco.”

Me cuesta trabajo traducir a nuestra experiencia en México el concepto de “personas de color” (“people of color“) con el peso y el significado que tiene. Raza y racismo no son temas presentes en los medios, mucho menos en conversaciones diarias fuera de la pantalla. Con frecuencia pensamos en México como una sociedad libre de racismo. Pero la discriminación más fuerte contra personas negras, por ejemplo, no es ignorar esa exclusión sino asumir que no existen aquí, excepto por uno que otro modelo en pasarelas de semanas de la moda. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha investigado y difundido información sobre discriminación contra afrodescendientes. Fuera de eso, son prácticamente invisibles. De acuerdo con Jonathan Orozco, del área de comunicación de Conapred, no hay números oficiales sobre la comunidad afrodescendiente en México. Lo mismo que las personas LGBT, por cierto: no sabemos exactamente cuántos hay, en qué trabajan, dónde viven, etc.

Excepto por un par de piezas periodísticas o documentales sobre los muxes de Oaxaca, no recuerdo haber visto a nadie que sea LGBT e indígena en pantalla. Y no pronostico que suceda pronto, si incluso los cadeneros de algunos bares y antros gays son responsables de dejar fuera a personas con “apariencia indígena”.

He crecido en un contexto privilegiado, tuve un proceso de salir del clóset prácticamente libre de drama, tengo familiares gays y lesbianas, vivo en la única ciudad del país donde puedo casarme con mi novio, y aun así he experimentado una sociedad homofóbica. Apenas puedo imaginarme cómo son las cosas para alguien en el otro extremo del México racista y clasista.

¿Dónde están todas esas caras en las páginas de revistas, en anuncios de sitios de ligue por internet, en programas de televisión? Para un grupo que es blanco de tanta intolerancia, los medios LGBT podemos hacer un mejor trabajo abordando esos otros tipos de discriminación que existen al interior de nuestra comunidad.


One Comment on “Reflexiones amateur sobre racismo y clasismo en comunidades LGBT”

  1. webcam nudes says:

    Its not my first time to pay a visit this web page, i am browsing
    this website dailly and take pleasant data from here daily.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s