Entrevista a Benjamín Medrano

*Una versión editada de esta entrevista se publicó en Quién. Foto: Ulises García.

Tiene 46 años y tiene novio, pero no confiesa quién es. El 7 de julio ganó con el PRI la alcaldía de Fresnillo, Zacatecas, y el 15 de septiembre se convirtió en el primer presidente municipal abiertamente gay de México.

Benjamín Medrano¿Qué hay antes de ganar la alcaldía? ¿Cómo llegaste a la política? Somos una familia muy numerosa de un pueblo al sur del estado, Nochistlán. 11 hermanos. De niño me fui de migrante, ante la necesidad que teníamos, a trabajar a Estados Unidos. Les mandábamos muy poco dinero a mis papás. Inicié en la farándula por un sacerdote que formó un grupo de jovencitos y de niños que cantábamos o tocábamos algún instrumento, telonero de aristas como Juan Gabriel y María Víctoria en lugares importantes como el Madison Square Garden en Nueva York, el Million Dollar en Los Ángeles, hace 40 años.

Regresé a México y a los 17 años entré a estudiar Derecho. Como era músico y tocaba en bares, fiestas, bodas, empecé a hacerme un poco famoso en Zacatecas. Esto me ayudó porque con lo que ganaba me iba bien. Y así empecé en la política, porque fui el dirigente de los músicos en el estado y fui el síndico de la capital, diputado, Director de Turismoy Secretario General de Gobierno en Fresnillo, presidente municipal interino y esto me llevó a ser candidato a la alcaldía.

De tus experiencias en la música, ¿qué anécdotas recuerdas de manera especial? Mi padrino de primera comunión fue Julio Alemán. Hoy sigo viendo a artistas de la talla de Joan Sebastian, que son unos consagrados, unos monstruos en la música, y tengo la fortuna de que me saludan, me dan un abrazo. Incluso tengo la propuesta de Joan Sebastian para hacer una producción musical.

¿Deja más eso o la política? Definitivamente la artisteada. Deja más satisfacción, con nadie te peleas. La farándula es un mundo bonito, lleno de mentiras, pero finalmente vives del bluff, de la imagen, no existen feos ni pobres. Yo he dejado mi negocio para venir a la política. No he venido a la política para hacer negocio.

A partir de que ganaste la presidencia municipal, sorprendió que el primer alcalde abiertamente gay en México fuera de Fresnillo, Zacatecas. ¿Cómo te sientes? ¿A qué le atribuyes tanta atención que has generado? Primero, no es fácil asumirse como tal, con mi condición, en esta orientación sexual que yo tengo. No le llamo preferencia porque la preferencia te limita en tus derechos, y la orientación no. Me asumo con una orientación distinta a la de muchos. No nos hubiera causado problema si dijeras “el candidato a alcalde en Guadalajara”, que ya hubo. Creo que es bueno asumirse. Esto me ha abierto las puertas como no te imaginas. Decidí no mentirle a la gente que votó por mí. Ha sido una noticia mundial y he tenido la fortuna de estar en noticieros importantísimos en cadenas nacionales e internacionales. Si fuera en Europa, sería uno de tantos. Pero en México, en el entorno machista y tradicionalista donde vivo, no.

Me asumí como tal y dije que mi orientación es homosexual porque en mi campaña la gente en contra de mí hizo una alianza de facto de todos contra Benjamín. Se pusieron de acuerdo para no dejarme llegar, porque era el candidato más fuerte, el más conocido, el de mejores propuestas. Entonces emprendieron una campaña 20 días de descalificación absoluta, falta de respeto, denigración terrible, diciendo muchas cosas como que yo había violado niños.

No considero que pertenezco a una clase vulnerable, como nos han estereotipado. Aunque sí somos los homosexuales un grupo vulnerable en la sociedad. Pero en Fresnillo y en todo México la mayoría de los gays que conozco son productivos, gente que estudia y le da a este país muchas cosas que un heterosexual no puede darle. Nosotros somos más honestos, organizados, los que más gastamos y mejor producimos. Por supuesto tendré gente gay en mi gabinete porque hay gente preparada, estudiada.

Decidiste no mentir sobre tu orientación sexual en un contexto, la política, donde la percepción general es que todos mienten. ¿Convendría que más políticos gays y lesbianas se abrieran en ese sentido? Creo que sería bueno que quienes asumimos una orientación sexual distinta a la de la mayoría de la gente lo manifestemos. Porque entonces la comunidad gay en este país tendría una mejor percepción. Lamentablemente los mismos homosexuales hemos generado las críticas sociales que enfrentamos. Hoy, un homosexual, un gay, sólo se ve en las revistas como el típico mariconcito afeminado, y somos más que eso. Eso denosta la imagen del homosexual.

También hemos creado en este país de machistas el símbolo del homosexual torcido, amanerado, y así nos estereotiparon. Le servimos de burla a la gente y somos más que eso. Hay muchos políticos gays. Que no lo asuman públicamente es respetable. No podemos descubrir a quienes no quieren. Pero muchas veces el peor enemigo de un gay es otro gay que está sumido en un clóset, que no ha salido y se convierte en el primero que te critica, que no te permite llegar. Muy lamentable. Tenemos que abrirnos y decirle a la gente qué pensamos, qué hacemos, qué somos.

¿Se vale sacar del clóset a un político que es agresivo contra los homosexuales? No. Ni seré yo quien lo promueva. Hay que hacer conciencia del respeto como prioridad. En México se juzga más a un homosexual por su orientación que a un ladrón. Hemos visto a cientos de políticos corruptos, ineptos, y lo vemos como algo normal. Y cuando alguien dice que es gay casi lo quieren quemar con leña verde.

¿Crees que tener más políticos abiertamente gays contribuiría a disminuir estereotipos? Por supuesto. Esto nos daría más equilibrio y respetaríamos más los derechos de todos. La constitución no dice que yo sea menos digno de un derecho, o tenga diferentes derechos y obligaciones, por mi orientación sexual. No puedo dejar de ser votado por mi orientación. Al contrario: fue lo que hizo que yo ganara. Y no es algo fácil ante comunidades que no tienen acceso a la televisión, al internet, con gente que no lee. Para ellos eres el clásico maricón.

¿Cómo es ser un hombre abiertamente gay en Fresnillo? Como Benjamín Medrano, soy un hombre feliz, complacido, al que todo mundo saluda tanto en misa como en un baile, sin complejos, con muchas penas y satisfacciones. Aunque es un pueblo tradicional, mi orientación sexual no ha causado escozor. Tengo un bar que puse originalmente para gays y hoy todo mundo va. Y fui pionero de los antros gays en Zacatecas hace quince años.

¿Por qué la orientación sexual puede servirle a alguien como factor de desprestigio? Es el blanco perfecto para humillarte, lastimarte, engendrar odio público hacia ti. Denostar a un ser humano por su orientación sexual, porque es prostituta o por tener una discapacidad es lamentable. Algunos ven a los gays como un estorbo, y más en los pueblos. La mayoría de los gays hemos sufrido por salirnos de casa o desde que nos asumimos. Ojalá muchos tuvieran mamás como las de algunos chavitos de 14 o 15 años que son gays, los aceptan, y tienen un mejor desarrollo. Ya no es lo mismo que hace veinte años cuando yo salía del clóset.

¿Qué le dices a alguien que es político, o quiere serlo, y es gay? Que salgan del clóset, que se abran, que nos ayuden, que la gente sepa que somos más felices así y mintiendo menos. Creo que ésta es una nueva corriente que habremos de impulsar. El ser un político abiertamente gay te permite instrumentar mecanismos para evitar la discriminación. Aprovechemos esa oportunidad.

¿Qué opinas del matrimonio entre parejas del mismo sexo? Estoy de acuerdo con ese derecho, pero yo en lo personal no me casaría. Por el momento no me interesa. Incluso seré un impulsor del matrimonio homosexual porque tengo la obligación por ser homosexual y porque son los derechos que a lo mejor alguien quiere, aunque no me corresponde como alcalde sino a los diputados.

¿Qué opinas de la adopción por parte de esas parejas? En realidad creo que los más idóneos para adoptar somos los homosexuales. Tenemos las garantías económicas para que un niño viva bien. Aunque en lo personal tampoco lo haría. Prefiero darle mi herencia a mis sobrinos.

¿Qué opinas de los crímenes y asesinatos por homofobia? ¿Cómo está ese tema en Zacatecas? Como en todos lados. Jamás los podré aceptar. Son generados por el odio de personas incapaces de entendernos. Ese machismo tan arraigado es lo que nos ha hecho daño. Y desde niños lo vemos con el bullying por el que muchos se deprimen, se suicidan o se convierten en delincuentes.

¿Cómo vas a combatir la discriminación por orientación sexual? En Zacatecas cada año tenemos un festival de la diversidad sexual, una marcha gay que organizan asociaciones civiles con apoyo del gobierno, que ha sido incluyente. Nos permiten tener nuestros desfiles, tener discotecas gays. Hay quienes, sin tener que ver con la orientación sexual, como en mi tierra, tienen problemas más graves que los gays: las madres solteras, jefas de familia, son un asunto de mayor urgencia para mí. Si no atiendes a esas 52 mil madres solteras, tienes 52 mil problemas en tu municipio. En la plataforma política de mi partido no aparecemos los gays como grupo vulnerable.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s