8

Una de mis imágenes favoritas es la de un grupo de niñas estudiantes de ballet agitando la bandera del arcoíris desde el balcón de su escuela. La recuerdo con mucha emoción. No tengo ni encontré ninguna fotografía, pero ésta da la idea:

Foto de JohnOzed.com

De hecho, el momento capturado en esta imagen y el que menciono de las ballerinas sucedieron al mismo tiempo: una protesta en contra de la Proposición 8 en mayo de 2009 por la Sexta Avenida de Manhattan. Al mismo tiempo que otras marchas con el mismo propósito en el resto de Estados Unidos y varias ciudades del mundo.

Un mes después conocí a Dustin Lance Black, que ese mismo año había ganado el Oscar a Mejor Guió Original por Milk. En el Ayuntamiento de Nueva York tuve unos segundos para estrechar su mano, decirle lo mucho que me gustó su película, y cuánto disfruté su discurso cuando ganó. Me preguntó qué hacía yo en la ciudad y se me acabó el tiempo para portarme como fan ridículo.

El proyecto más reciente de Lance es 8, una obra de teatro documental sobre el vaivén del matrimonio entre parejas del mismo sexo en California, la Proposición 8 y el juicio federal Perry v. Schwarzenegger. El guión, impecable, está basado en transcripciones de ese juicio. El pasado 3 de marzo se transmitió en vivo una función especial con la presencia de las parejas y abogados involucrados en el caso, grandes activistas como Cleve Jones, estrellas del cine y la televisión estadounidenses como Jamie Lee Curtis, Jane Lynch, Brad Pitt, Chris Colfer, George Clooney, John C. Reilly, Jesse Tyler Ferguson, Kevin Bacon, Martin Sheen y Matt Bomer.

En la obra se exponen, obviamente, los argumentos a favor del matrimonio homosexual. Asoman algunos de los personajes y grupos más homofóbicos del debate, como la National Organization for Marriage y la National Association for Research & Therapy of Homosexuality.

Conocemos también una de las voces menos escuchadas: la de los hijos de estas parejas. Qué tienen que decir ellos cuando escuchan a abogados, académicos, activistas, políticos y líderes religiosos de ambos lados del debate opinar sobre sus papás y mamás como si los conocieran. Como quien habla de lo que ve con un microscopio. Y esperando que un juez que no tiene nada que ver con su dinámica familiar decida si ésta podrá continuar o no con el reconocimiento y protección del Estado.

Además de una excelente pieza, 8 cumple uno de sus objetivos que más aplaudo: mostrar lo agotador que es tratar de convencer al mundo de que tu relación con una persona es valiosa, válida, legítima, inofensiva. Lo frustrante de tener que demostrar que lo que tienes con alguien más no es una amenaza para lo que otros tienen con los suyos. Lo enfurecedor de ver a extraños hablando de ti y tu pareja y tu familia y tus decisiones de vida personal como si fueran monstruos o terroristas o epidemias a erradicar o algo de lo que todos los niños del mundo deben ser protegidos.

No se la pierdan:


Les Nouvelles: Depende

*Colaboración de Lourdes Alvaradejo (lulu@enriquetorremolina.com).

El sábado fui a una fiesta de gringos, algunos franceses y mexicanos. De pronto me encontré platicando con un grupo nuevo de gente con quién hablábamos de bodas y amor (don’t ask). Después de que les dije que tengo ex novias, lo primero que me preguntaron fue que si era lesbiana. Cuando respondí que sí me preguntaron, “¿es fácil ser gay en México?

Entiendo siempre la curiosidad de quien sea de preguntar eso. Ciertamente nuestro país no se caracteriza por su pensamiento liberal o apertura a nuevas ideas. Nada más pensemos en dónde han terminado discusiones como las uniones de parejas homosexuales o el asunto del cambio de género en la credencial del IFE. Creo que el trasfondo de la pregunta iba más hacia la cuestión de si puedes ser abiertamente gay/lesbiana/bisexual/transexual/younameit en este país. ¿Puedes serlo sin temor a consecuencias?

Para mí, la respuesta más adecuada en el momento fue: depende. Por un lado, salir o no del clóset. Si sales, con quiénes, cuándo, cómo, dónde y por qué. Si no sales, ¿mentirías sobre tu identidad sexual? Los libros sobre homosexualidad te dicen claramente, a manera de manual: “asegúrese que su vida no corre peligro antes de salir del clóset”, porque, claro, si salir del clóset te va a costar tu chamba mejor te lo guardas. Los que viven con sus papás o familia tienen que considerar la reacción de esas personas. La experiencia, los libros y el mundo te lo dice: vas a tener que salir del clóset constantemente y dicen que se hace más fácil con el tiempo.

Luego está el aspecto político, acceso a los mismos derechos, a que el Estado reconozca tu unión con tu pareja, tanto como acepta las uniones heterosexuales. Está el hecho de que todavía te pueden despedir de tu trabajo simplemente porque eres gay, o que no vas a recibir las mismas oportunidades que tus compañeros de trabajo por tu identificación sexual. Que no puedes adoptar hijos como pareja homosexual (o es mucho más complicado). Está el aspecto social, la heteronormalidad, el pequeño hecho de que aún hay gente que ve feo a dos mujeres (y hombres) que van de la mano.

Depende porque hasta ahora no he tenido problemas diciéndole a la gente que no busco novio, sino novia. Porque mis papás no tienen inconveniente con que salga con una mujer mientras yo esté feliz. Porque cuando estaba en la universidad al mundo le importaba poco si tenía novia o novio. Porque donde trabajo a las personas que saben les da igual. Y cuando los demás sepan, pues nada, me van a decir que qué padre. Porque en la calle no me han dicho nada y, cada vez que ser lesbiana ha sido una limitante, es asunto mío, no de afuera. Si a esto le sumamos que para la mayoría de la población la homosexualidad es igual a ser hombre gay y ni idea de si una mujer puede ser lesbiana (obvio no, esas cosas no pasan de acuerdo a muchos grupos sociales), pues todavía mejor.

Depende porque el ambiente en el que crecí y en el que me desarrollo actualmente es un ambiente ciertamente privilegiado. Bien lo dijo Ana Francis en una entrevista que tuvimos: “no es lo mismo ser lesbiana de Coyoacán que de San Felipe, una lesbiana blanca que una indígena”. Me quedaré con mi depende a sabiendas del trabajo que a todos nos queda por hacer diariamente.


La otra familia: decepcionante y recomendable

Más que como un producto cinematográfico o de entretenimiento, he juzgado esta película como un elemento que contribuye a la discusión alrededor de las llamadas familias alternativas y de la paternidad en general, aunque sin profundizar en ninguno de los tantos temas que toca, en mi opinión, con poco éxito. La historia no abona a ninguna postura del debate de manera contundente, pero definitivamente genera conversaciones interesantes.

Las actuaciones de Nailea y Silverio Palacios son muy disfrutables. Y mi recomendación es véanla, véanla, véanla.

Hace unas semanas, colaboré con E! Latin News entrevistando a Gustavo Loza (director) y a parte del elenco de la cinta: Ana Serradilla, Jorge Salinas, Dominika Paleta, Luis Roberto Guzmán y Nailea Norvind.

En el programa, que se transmite los viernes a las 20:00 horas por E!, sólo incluyeron un pedacito. Les comparto el material completo con la transcripción de mis preguntas, que casi no se escuchan en los videos.

Gracias a Bere Velázquez (productora de E! Latin News) y Joserra Zúñiga (Jefe de Contenido de E! Latin News) de Boomdog Films por la invitación.

Gustavo, tu película es de las pocas que, tocando un tema de diversidad sexual, se presenta, digamos, no sólo en espacios gays como festivales de cine especializados sino en salas de cine comunes y corrientes, con el respaldo de una distribuidora fuerte y la verá mucha gente. ¿Cuál es el valor de esto, en un contexto de cambios sociales y legales para la diversidad sexual en México?

Ana, ¿puedes contarnos un poco sobre tu personaje y por qué decidiste hacer esta película?

Jorge, ¿puedes platicarnos también sobre tu personaje y si crees que refuerza algún estereotipo?

(Para los tres) Esta película es de las pocas que tocando un tema de diversidad sexual, digamos, se presente fuera de espacios gays o de festivales especializados en estas películas y que va a llegar a salas de cine… A todo tipo de público. ¿Cuál creen que es el valor de esto en un contexto como el de hoy en México, que estamos viendo avances legales para la comunidad gay, entre ellos el de la adopción?

Nailea, siento que a tu personaje lo pintan un poco como la madre irresponsable, que casi merece que le quiten al niño. ¿Puedes platicarnos un poco de esto?