Día 1 en International LGBT Business Expo

Hoy (jueves 5 de septiembre) empezó la tercera International LGBT Business Expo que organiza LGBT Confex en Expo Guadalajara.

La primera presentación fue de Ian Johnson de la empresa Out Now, que empezó su trabajo de investigación, consultoría estratégica, comunicaciones y capacitación en Sydney, en 1992. Nos enseñó ejemplos de las primeras campañas de publicidad dirigidas a mercado gay, de marcas como Ikea y una aerolínea australiana, a mediados de los noventa.

Según resultados preliminares de su estudio sobre mercado LGBT en México, sólo 26% de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero están fuera del clóset en su trabajo. 48% están en el clóset por miedo a que su orientación sexual o identidad de género afecte su trabajo. Si quieren participar en este estudio, pueden contestar la encuesta en este enlace durante el mes de septiembre.

Dijo algo que me pareció padrísimo:

When gays hold hands in public, like at a restaurant or a hotel, they don’t want to offend people. They’re not being political. They’re just being people.

Al final de su conferencia, Andrés Reyes de LGBT Confex anunció el convenio de colaboración que han firmado ambas empresas para trabajar en México y otros países de Latinoamérica.

Después habló Cecilia de la Vega, Diversity Program Manager de IBM México y LGBT Project Manager para Latinoamérica. IBM fue la primera empresa, en 1994, en incluir identidad o expresión de género y orientación sexual en su política de inclusión y no discriminación, que es auditable y tiene objetivos numéricos.

En 2013, de acuerdo con el índice desarrollado por la organización Human Rights Campaign, 62% de las empresas Fortune 500 incluyen políticas de igualdad o pro-diversidad para personas LGBT en sus estatutos. Pero en general, las empresas con estas prácticas son minoría, por lo que IBM colabora en ese sentido con otras como American Express y Bank of America.

IBM tiene seis Business Resource Groups, grupos de empleados voluntarios que impulsan objetivos de diversidad e impactan en decisiones de negocios. Uno de estos grupos es Eagle (Employee Alliance for Gay & Lesbian Empowerment), que apareció en México en 2002 y desde 2005 tiene presencia en toda Latinoamérica.

Presentó datos de un estudio de Gnetwork360 que muestra que sólo 24% de los empleados LGBT en México sienten que pueden salir del clóset con todos sus compañeros de trabajo. El resto se divide entre quienes se sienten cómodos siendo abiertamente LGBT con algunos de sus colegas y quienes deciden no abrirse con nadie.

El talento de IBM es de todas las edades, géneros y orientaciones sexuales. Una persona en el clóset invierte mucho tiempo y energía en ese clóset tan solo al hablar de su fin de semana. Yo no contrato personas porque sean LGBT o tengan una discapacidad, sino por su talento. Y esa orientación sexual, identidad de género o discapacidad no debe ser un obstáculo para su talento o desempeño laboral.

Habló de casos en los que, a raíz de políticas pro-LGBT, hay ventajas no sólo para las personas lesbianas, gays, bisexuales o transgénero, sino para todos. Por ejemplo, los beneficios de domestic partners (parejas de hecho o que viven en unión libre, sin estar casadas) que otorgan empresas como IBM también aplican para empleados heterosexuales no casados.

La siguiente ponencia fue de Fernando Velázquez de American Express, compañía que en 1987 empezó con sus Employee Resource Groups. Ahora hay 16 de estos grupos incluyendo Pride, red de empleados LGBT, sexta en fundarse. Pride empezó en Nueva York en 1995 y ahora tiene más de 1200 miembros en 8 capítulos del mundo.

Una empresa no tiene que ser un gran corporativo para tener políticas de diversidad.

Esta red lleva dos años haciendo un foro para empleados, sus amigos y familiares, y participando en la marcha del orgullo LGBT de la Ciudad de México. En el Pride Summit 2013 de American Express en México participaron el flautista Horacio Franco, el cineasta Julián Hernández y el comunicador Jonathan Orozco.

También patrocinaron en 2010 una temporada de The Laramie Project, de Moisés Kaufman, una de mis obras favoritas. Es un texto de teatro documental sobre la vida de un pueblo a partir del asesinato por homofobia de Matthew Shepard.


Pride Run

Este domingo 23 de octubre en la Ciudad de México se lleva a cabo Pride Run, “la primera carrera del orgullo LGBT en México”, organizada por Main Sports Group (MSG) y American Express.

De las 07:30 a 10:30 horas y pagando una cuota de $250, quien quiera podrá correr 5 o 10 kilómetros en una ruta que empieza y termina en el Paseo de la Reforma, a la altura del Museo de Antropología e Historia. Se esperan entre 1500 y 2000 corredores. De acuerdo con Front Runners, hasta ahora hay 1000 inscritos.

Sobre esto entrevisté hace varias semanas* a Pavlo’s Peñaloza, director de MSG.

¿Cómo surge la idea de organizar esta carrera? Buscamos apoyar una de las actividades deportivas-recreativas más practicadas en casi todas las sociedades en México: correr, una actividad que no es exclusiva de atletas profesionales ni deportistas de alto nivel. En MSG buscamos crear un espacio para que todas las personas puedan correr en un ambiente de sana convivencia. Se busca lograr que México sea un país incluyente y respetuoso de la diversidad sexual. Corremos por la igualdad, en contra de la homofobia y por apoyar una cusa: niños con VIH de la casa hogar Ser Humano.

¿Qué esperan lograr con ella? Crear un espacio de igualdad en donde todo mundo puede convivir haciendo deporte y fomentar la convivencia familiar. Un evento que año con año crezca en la Ciudad de México y que sea reconocido a nivel mundial, como uno de los mejores o el mejor evento pride deportivo que busca promover la lucha contra la discriminación.

¿Qué tipo de apoyo han recibido del gobierno, sector privado u organizaciones de la sociedad civil? ¿Qué tipo de reacciones escépticas o negativas ha habido? Se iba a contar con el apoyo de la Secretaría de Turismo del D.F., pero por alguna extraña razón, después de una junta y tener contacto con ellos, ya no se sabe nada. En el sector privado quién más mostró interés y están apoyando de cerca el evento es Editorial Televisa con las revistas Sport Life y Runners World México, en donde tendremos varias inserciones. También la marca de condones Prudence está apoyando la carrera. Una asociación civil, Didesex [Diversidad, Deporte y Sexualidad], está apoyando el evento con el fin de que sea un evento de talla internacional. Hasta el momento no hemos tenido alguna reacción negativa. Un poco de escepticismo con un evento 100% deportivo para la comunidad LGBT, pero contentos por ver que se está organizando un evento de esta magnitud en la Ciudad de México.

¿Saben de carreras como ésta que se organicen en otras ciudades? Londres, Canadá, San Francisco, Los Ángeles, Nueva York, Italia, ¡y ahora México!

¿Qué patrocinadores o socios trabajan con ustedes? Condones Prudence, Editorial Televisa, Enehache, Didesex, CoCo Comunicaciones, Gobierno del Distrito Federal, Delegación Miguel Hidalgo, Instituto del Deporte del Distrito Federal, Just Pride, Infinity Gay.

¿La convocatoria está dirigida a personas LGBT o cualquiera puede participar? Es una convocatoria abierta a todo aquel que le guste correr en un ambiente sano, divertido y de respeto; una convocatoria para quienes buscan correr en contra de la discriminación.

Más información en Twitter, Facebook, el website de MSG o al 555 393 3582.

*Hay información mencionada aquí, específicamente sobre algunos de los patrocinadores y socios, que ha cambiado a partir de la fecha en que se realizó la entrevista.