Arte como herramienta de activismo

Hace un año me estaba preparando para viajar a San José, California y participar en Netroots Nation.

Navegando por el sitio web de NN, me acabo de topar una de las pláticas más interesantes que me tocó escuchar ahí: “Artists for justice: how artists are transforming the narrative on immigration and equality“. La introducción de Favianna Rodriguez y la presentación de Julio Salgado son mis favoritas.

Julio es parte del movimiento undocuqueer (jóvenes LGBT indocumentados en Estados Unidos). A partir del minuto 12:15, habla sobre el cruce de los movimientos LGBT con migración y raza, las dificultades de ser indocumentado y la importancia de usar el sentido del humor para criticar (dice que We’re done being tragic), y por qué vale la pena crear plataformas de comunicación propias para contar historias que a veces los medios distorsionan.

Para ver el video de esta plática hay que hacer clic en la imagen:

Artists for justice

En este enlace pueden ver una colaboración padrísima de Julio con el poeta Yosimar Reyes. Aquí está parte de mi experiencia en Netroots Connect, la pre-conferencia LGBT de NN. Y recomiendo también un reportaje de Eileen Truax en Gatopardo sobre jóvenes undocuqueers.

Advertisements

5 tips para chavos jotos

Hace unos días estuve en San José, California, para la octava edición de Netroots Nation, un encuentro internacional de activistas, blogueros y defensores de diferentes causas que cada año se organiza en una ciudad diferente de Estados Unidos. En este blog estaré compartiendo algunas de las cosas que vi y aprendí.

Algo que llamó mucho mi atención, me conmovió, y confrontó ideas y prejuicios que he tenido por mucho tiempo fue conocer en persona a jóvenes del movimiento undocuqueer (indocumentados + queer). En vez de hacer mi propia descripción al respecto (seguramente incompleta y estrecha), recomiendo echar ojo al trabajo de Julio Salgado y Yosimar Reyes. Mexicanos radicados en California, son dos de los artistas-activistas más talentosos y protagonistas de este movimiento.

La pintura e ilustraciones de Julio ya las conocía por internet y por amigos en común. La poesía de Yosimar la escuché y leí por primera vez ahora en San José. El trabajo de ambos es hermoso, inteligente, poderoso. Además de que son unos tipazos.

Aquí una colaboración padrísima que hicieron y que adquirí en forma de postales antes de regresar a México:

five tips for queer boys 1five tips for queer boys2five tips for queer boys 3five tips for queer boys 4five tips for queer boys 5


Obra de Juan Soriano será expuesta en México, Estados Unidos y Francia

*Publicado en Vivir México el 2 de febrero de 2011.

Juan Soriano (Guadalajara, 18 de agosto de 1920 – Ciudad de México, 10 de febrero de 2006 ) es considerado uno de los artistas mexicanos más relevantes del siglo pasado. De acuerdo con quien fuera su pareja durante muchos años, el polaco Marek Keller, “el Mozart de la pintura” será recordado este año en varias exposiciones:

· El próximo 10 de febrero se inaugura la muestra “Juan Soriano: libre en el espacio” en el Centro Nacional de las Artes de la Ciudad de México. Aquí se exhibirán 37 dibujos (incluyendo retratos de Octavio Paz y Lupe Marín, segunda esposa de Diego Rivera) y 46 esculturas.
· A partir del 7 de abril, la Casa de América Latina en París expondrá varias de sus esculturas de bronce, que originalmente se encuentran en un jardín que Keller creó para Soriano.
· El Museo Meadows de Dallas prepara también una exposición, aunque las fechas exactas aún no se anuncian.

Keller también informa que en 2011 se publicará un libro con ilustraciones eróticas que el artista incluía en cartas dirigidas a sus amigos, y se proyecta “la elaboración de un catálogo con toda la obra de Soriano, que [la Fundación Juan Soriano y Marek Keller, A.C.] estima en unas 150 esculturas, 300 óleos y miles de dibujos.”

Soriano fue contemporáneo de Rufino Tamayo y Juan García Ponce, Julio Cortazar, Milán Kundera, y amigo de varios de ellos. Personalmente, una de sus piezas más bonitas es la escultura de la paloma que está a la entrada del Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.

Imagen: Juan Soriano.