Proceso: El Copred condena “terapias” de Richard Cohen para “curar” homosexualidad

*Proceso publicó esta nota originalmente el 6 de marzo de 2015.

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) emitió la Opinión Consultiva OC-1/2015, contra el estadounidense Richard Cohen, quien el año pasado impartió “terapias” y “tratamientos” para “curar” la homosexualidad.

Según el Copred, esas actividades incurren en discriminación pues colocan a las personas de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti, Transexual e Intersexaul (LGBTTTI) en una grave situación de vulnerabilidad.

Datos estadísticos del Copred indican que este sector de la población es el que más sufre discriminación en el DF, sólo después de los indígenas.

Iván Pérez Vitela, director de Cultura por la No Discriminación del Copred, explicó que la opinión jurídica emitida se deriva de una solicitud que en agosto y septiembre de 2014 hicieron al Consejo varias organizaciones de la sociedad civil que se sintieron afectadas por los cursos del conferencista estadounidense Richard Cohen en la Ciudad de México.

De acuerdo con un comunicado del Copred, en la propaganda de los cursos –impartidos del 28 al 30 de agosto y del 12 al 14 de septiembre del año pasado–, se ofrecía revertir o quitar la Atracción al Mismo Sexo (AMS).

La publicidad afirmaba que Cohen era la prueba misma del éxito de sus tratamientos, pues había tenido una vida homosexual de la que actualmente “estaba curado”. Los cursos fueron dirigidos al público en general, así como a sacerdotes, ministros, coaches, psicólogos y terapeutas.

Jacqueline L´Hoist Tapia, presidenta del Copred, explicó que el Consejo estableció contacto con la organización International Healing Foundation, responsable de la promoción de las conferencias de Richard Cohen.

Luego propuso la realización de una reunión entre las organizaciones que solicitaron la mediación del Copred y otras que defienden derechos LGBTTTI con el ciudadano estadunidense para intercambiar puntos de vista. El encuentro se realizó el 6 de octubre de 2014.

La condena

La presidenta del Copred agregó que luego de analizar los argumentos de los participantes, el Consejo elaboró una Opinión Consultiva que condena las terapias y tratamientos de Cohen, por cinco razones:

La primera aseguró, es que en México las leyes protegen a la orientación o preferencia sexual para que ninguna persona sea discriminada por estas causas; por ello, “nadie debe ser presionado para que oculte, suprima o niegue su orientación sexual”.

El segundo argumento refirió que la homosexualidad “es una orientación o preferencia sexual humana que no puede ser considerada como una conducta delictiva, ni de infracción, ni tampoco debe ser objeto de ‘tratamientos’ que partan de un enfoque o perspectiva de sanación, cambio, curación o enfermedad”.

De hecho, comentó que esos “tratamientos” han sido reconocidos por su ineficacia pues “son un residuo de concepciones ya superadas que consideraban a la homosexualidad como una enfermedad”.

Como tercer razonamiento, el Copred estimó que en vez de terapias se necesita un cambio en favor de un contexto que supere la exclusión y la discriminación y se centre en el respeto efectivo a la diversidad sexual.

En el cuarto punto, explicó que las conductas discriminatorias hacia la población LGBTTTI en la Ciudad de México son inaceptables; por ello, ofrecer una opción de “cambio” de una condición legítima como la homosexualidad, “debe ser considerada como injustificada y tendente a promover en la sociedad prejuicios y estigmas”.

Por último, dijo que cualquier oferta de “cambio” pone a ese sector de la población en situación de vulnerabilidad, pues presenta un mensaje de “opción de cambio basado en la voluntad”, que podría ocasionar presiones de terceras personas.

L´Hoist Tapia aclaró que la Opinión Consultiva emitida significa una “condena social” a este tipo de terapias, tratamientos, cursos y conferencias pues “ponen en riesgo a quienes tienen una orientación o preferencia hacia personas de su mismo sexo, violando su derecho a la identidad y a la seguridad, entre otros”.

Enrique Torre Molina, periodista y consultor en temas LGBTTTI, y Héctor Salinas, coordinador del Programa de Disidencia Sexual de la UACM aseguraron que este tipo de terapias “son una mentira, son un fraude ya que las preferencias sexuales no se eligen y, por lo tanto, no se pueden cambiar y enfatizaron que eso está científicamente comprobado”.

Luis Perelman, terapeuta, consideró que la supuesta curación del propio Richard Cohen “es una falacia, puesto que parece ignorar que también existen personas bisexuales que pueden enamorarse indistintamente de personas de ambos sexos”.

Sinayini Ruiz, de la organización PADI A.C., acusó que desde hace años Cohen ha dado conferencias en distintas partes de México cobijado por asociaciones religiosas, universidades, movimientos denominados “exgays”. Añadió que sus actividades incitan al odio y a la no aceptación de las personas de la comunidad LGBTTTI.

Incluso, comentó que Cohen tiene prohibido en California, Estados Unidos, dar terapias a menores de edad; además, en España se retiraron los libros de su autoría de las librerías.


Netroots Nation & Netroots Connect 2014

Netroots Nation logo

Hace unos días estuve en la ciudad de Detroit para participar por segundo año en Netroots Nation, un encuentro anual de activistas, comunicadores, periodistas, blogueros y políticos de Estados Unidos (y unos cuantos de otros lugares). Y en Netroots Connect, la pre-conferencia LGBT del encuentro principal. Pude ir gracias a la beca que otorga el comité organizador del evento. (Thank you, Michael Rogers and Brad Delaney!)

Durante seis días, tuve la oportunidad de participar en mesas de discusión, talleres y conversaciones menos formales sobre nuevas estrategias de activismo LGBT, comunicación y difusión para posicionar un mensaje o una causa en medios, cómo contar historias para fortalecer estrategias de comunicación, establecer alianzas entre varios sectores (gobiernos, empresas, organizaciones civiles, medios de comunicación) y la importancia de los cambios culturales, además de los legales, en el trabajo a favor de derechos humanos e igualdad.

Netroots Connect logo

Lo mejor de estos encuentros es intercambiar ideas y experiencias, reforzar o aprender nuevas herramientas para mi trabajo en México. Comparto algunas fotos, y en este enlace pueden leer sobre la edición de 2013 en San José, California.

foto foto2 foto3 foto4 foto5 foto6 foto7 foto8 foto9 foto10 foto11 foto12 foto13 foto14 foto15 foto16 foto17 foto18 foto19 foto20 foto21 foto22 foto23


Arte como herramienta de activismo

Hace un año me estaba preparando para viajar a San José, California y participar en Netroots Nation.

Navegando por el sitio web de NN, me acabo de topar una de las pláticas más interesantes que me tocó escuchar ahí: “Artists for justice: how artists are transforming the narrative on immigration and equality“. La introducción de Favianna Rodriguez y la presentación de Julio Salgado son mis favoritas.

Julio es parte del movimiento undocuqueer (jóvenes LGBT indocumentados en Estados Unidos). A partir del minuto 12:15, habla sobre el cruce de los movimientos LGBT con migración y raza, las dificultades de ser indocumentado y la importancia de usar el sentido del humor para criticar (dice que We’re done being tragic), y por qué vale la pena crear plataformas de comunicación propias para contar historias que a veces los medios distorsionan.

Para ver el video de esta plática hay que hacer clic en la imagen:

Artists for justice

En este enlace pueden ver una colaboración padrísima de Julio con el poeta Yosimar Reyes. Aquí está parte de mi experiencia en Netroots Connect, la pre-conferencia LGBT de NN. Y recomiendo también un reportaje de Eileen Truax en Gatopardo sobre jóvenes undocuqueers.


5 tips para chavos jotos

Hace unos días estuve en San José, California, para la octava edición de Netroots Nation, un encuentro internacional de activistas, blogueros y defensores de diferentes causas que cada año se organiza en una ciudad diferente de Estados Unidos. En este blog estaré compartiendo algunas de las cosas que vi y aprendí.

Algo que llamó mucho mi atención, me conmovió, y confrontó ideas y prejuicios que he tenido por mucho tiempo fue conocer en persona a jóvenes del movimiento undocuqueer (indocumentados + queer). En vez de hacer mi propia descripción al respecto (seguramente incompleta y estrecha), recomiendo echar ojo al trabajo de Julio Salgado y Yosimar Reyes. Mexicanos radicados en California, son dos de los artistas-activistas más talentosos y protagonistas de este movimiento.

La pintura e ilustraciones de Julio ya las conocía por internet y por amigos en común. La poesía de Yosimar la escuché y leí por primera vez ahora en San José. El trabajo de ambos es hermoso, inteligente, poderoso. Además de que son unos tipazos.

Aquí una colaboración padrísima que hicieron y que adquirí en forma de postales antes de regresar a México:

five tips for queer boys 1five tips for queer boys2five tips for queer boys 3five tips for queer boys 4five tips for queer boys 5


Max & John

Max y John son pareja. John es estadounidense. Max es yucateco, como yo, y después de unos tres años de amistad vía Facebook, Joserra (mi novio) y yo los conocimos en persona durante nuestras vacaciones en San Francisco en diciembre de 2012.

john & maxHasta hace unos días, el Defense of Marriage Act (Ley de Defensa del Matrimonio, un título erróneo y homófobico), que definía “matrimonio” como la unión entre hombre y mujer, era un obstáculo para cualquier pareja binacional en Estados Unidos que quisiera casarse y obtener beneficios del gobierno federal, como el sponsorship que un ciudadano estadounidense puede otorgar a su esposa o esposo extranjero.

El pasado miércoles 26 de junio, la Suprema Corte del país decidió que esta ley era anticonstitucional. La corte emitió otro fallo que tiene como efecto la reanudación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en California, donde Max y John viven.

Max y John son una de las miles de parejas binacionales y homosexuales que viven en Estados Unidos que, gracias a estos cambios, se libran de la amenaza de interrumpir su relación por dificultades legales o por la posibilidad de que uno de ellos esté obligado a salir del país. “De repente las dos puertas se abrieron de golpe,” dice Max, refiriéndose al matrimonio igualitario y a la opción que ahora tiene de obtener un green card a través de su esposo. Lo mismo para Sean y Steven, Marsh y Popov.

Más que triunfos de un movimiento social, de un grupo de activistas, de unos cuantos legisladores o jueces, de políticos o presidentes comprometidos con un sector de la población, son rostros e historias como los de Max y John los verdaderos ganadores. Muchas felicidades a ellos, que ahora planean casarse. Y muchas felicidades a quienes se sientan parte de esta gran celebración que, literalmente, no se limita a las fronteras gringas.

La foto es de Marina Midori. Más información de las implicaciones de lo que decidió la corte en el sitio web de Immigration Equality, organización que trabaja por los derechos de inmigrantes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en Estados Unidos.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 133 other followers