Cine de temita

En mi nueva entrega para Chilango publiqué una breve entrevista con Arturo Castelán, director del Festival Mix, que está ahora en la Ciudad de México con una cartelera padrísima. Al final incluyo recomendaciones de mis películas favoritas con temita LGBT.

El año pasado también entrevisté a Arturo por los XV años del festival. Y mis publicaciones anteriores en Chilango están disponibles en este enlace.


Roagui

Hace unas semanas tuve el gusto de conocerlo en una boda, pero su trabajo como ilustrador lo he seguido por más tiempo. Alfredo Roagui ha colaborado con medios y empresas de México y otros países, y diseñó el cartel del primer Premio Maguey del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Lo que más me gusta es su serie Mucho Muchacho, donde Roagui mezcla Disney, homoerotismo, cultura pop y estética pin-up para producir personajes como éstos:

Nuestro amigo Johnny Carmona lo apodó Tom of Disneyland, en alusión a Tom of Finland. Pueden seguirlo en Twitter e Instagram, ver más de su trabajo en Facebook y su sitio web, y comprarlo en Etsy.

¡Feliz cumpleaños, Roagui! Y gracias por el cartel. :)


Entrevista a Juan Manuel Torreblanca

Hace poco entrevisté a Juan Manuel de la banda Torreblanca en la Ciudad de México. Esto durante su participación musicalizando la película Anders als die Andern (Diferente a los demás) en el ciclo Bandas Sonoras de la Cineteca Nacional.

Esta semana, Gabriel Gutiérrez transmitió el audio completo de esta entrevista como una colaboración para su programa de radio Código Diverso de la estación Código DF. Pueden escucharla en este enlace.


Diferente a los demás

Diferente a los demás (Anders als die Andern, Alemania, 1919) es un filme mudo, en blanco y negro, hecho durante el paréntesis entre las dos guerras mundiales. Durante un paréntesis de periodos de censura también, que Richard Oswald en colaboración con el sexólogo Magnus Hirschfeld aprovechó para retratar la homosexualidad de manera positiva (de las primeras veces en el cine). La película actual es una reconstrucción de fragmentos de la original, fotografías y textos, ya que los nazis destruyeron algunas partes y muchas de las copias. La Cineteca Nacional la presentó como parte del ciclo Bandas Sonoras en The Movie Company, una de sus sedes alternas.

Diferente a los demás es también como describo a Torreblanca, una banda de post-pop que busca “evitar lo predecible [con] canciones potentes e intensas, pero con interpretaciones frescas y bien amarradas.” Y eso es justamente lo que logran. Sobre todo en vivo, como lo hicieron para sonorizar la cinta alemana antes de dar un breve concierto para el público que, a juzgar por lo bien que conocían las letras del grupo, asistió más por éste que por la cinta.

Entre las dos funciones del sábado 25 de febrero, entrevisté a Juan Manuel, líder de Torreblanca, sobre su participación en este proyecto. La Cineteca les ofreció una lista de películas silentes, y ellos escogieron ésta. Aunque no la habían visto, el título les llamó la atención y la sinopsis terminó de convencerlos.

En muchos sentidos la historia es universal: travestirse, tratar de corregir la orientación sexual como si no fuera más que un comportamiento, homosexuales que se suicidan por presión social. Hasta, por cursi que suene, un amor prohibido.

Aunque casi se han cumplido 100 años de que se hizo, el tema del prejuicio, la discriminación y el rechazo hacia la homosexualidad es muy vigente. La batalla más importante para buscar derechos fue en los ochenta, yo creo, la más famosa. Me sorprendió que desde 1919 había un grupo de intelectuales, artistas, doctores con una concepción absolutamente clara de lo que es la diversidad sexual, y con el valor para luchar contra el sistema… Para tratar de abolir un párrafo de la constitución que mandaba a la cárcel a los homosexuales.

Los temas de piano para acompañar la película los compuso con Natalie Reyes, y tomó como “un reto muy grande y muy placentero sentir que estaba poniendo un granito de arena para una causa que me parece importante.”

Gracias a Juan Manuel y Cynthia Remolina (manager). Y a Jorge Martínez Micher (Community Manager) y Orianna Paz (Jefa de Prensa) de la Cineteca Nacional por sus atenciones.


9º Festival Internacional de Cine Judío

La novena edición del Festival Internacional de Cine Judío (FICJ) de México se lleva a cabo del 3 al 17 de noviembre en varios cines de la Ciudad de México, y después en otras ciudades de la república.

El video es de Armond Cohen y Jonathan Bouzali de la casa productora Kuter. El behind the scenes está aquí.

Desde siempre este evento ha incluido la diversidad sexual en su selección de películas. Este año está Eynaim Ptujot (Eyes wide open Despertando), “una historia de amor gay en el corazón de la comunidad judía ultra ortodoxa de Jerusalén” del director Haim Tabakman.

Hace unos días entrevisté a Arón Margolis, fundador y director del festival, y productor asociado en otros proyectos cinematográficos como la película La otra familia. Como dice Arón, mucha de la diversidad que tanto enriquece a México es invisible ante muchos. Creo que uno de los méritos más plausibles del festival es contribuir, a través del cine, a hacer más visible esa diversidad.

¿Qué es el FICJ? ¿Por qué lo fundaste? Soy cineasta de profesión, viví 14 años en Estados Unidos y allá iba a festivales de cine judío. México es un país, especialmente en el Distrito Federal, con una oferta cultural muy importante. Tenía sentido hacer un proyecto como éste en la ciudad. Empecé a hacer investigación, parecía imposible y tardó más de dos años en lograrse. Me di cuenta que la manera más factible era hacerlo como una asociación civil, pero sostener un proyecto mediante la filantropía nunca es fácil…

Al hablar de judaísmo a veces se confunden cultura y religión. ¿Cuál es la diferencia? ¿Por qué el FICJ es un proyecto cultural pero no religioso? Mostramos la diversidad del pueblo judío como pueblo y no como religión: tradiciones, cultura, todo alrededor de eso. Entre la comunidad judía hay premios Nobel, analfabetas, ricos y gente que no tiene qué comer. Los judíos han tenido periodos muy buenos y pasajes como el Holocausto. Sí somos el pueblo elegido, pero también somos como cualquier otro pueblo.

Has declarado que “Las minorías son poco conocidas, incomprendidas en cuanto a sus raíces y riqueza cultural”, que este festival ha abierto “una puerta a la sociedad mexicana para acercarla a las tradiciones, costumbres y cultura milenaria del pueblo judío.” ¿Cómo se relaciona ese objetivo del FICJ con las minorías sexuales y de género? Nosotros como comunidad judía, y como cualquier otra, tenemos representación gay y lésbica. En el festival hay desde perspectivas muy ortodoxas, y por otro lado hay diversidad sexual. Todos somos judíos. Cada quien se siente judío a su manera.

¿Por qué incluir diversidad sexual en el FICJ? Porque es parte de mostrar la diversidad del pueblo judío. Desde la primera edición tenemos el compromiso de mostrar todo tipo de temáticas. Tiene sentido incluir diversidad sexual en la programación del festival.

¿Cuál es el principal reto para un proyecto como éste? Hacerlo autosustentable, que pague sus gastos. Siempre la parte financiera es la más complicada.

El FICJ ya tiene presencia, además de la Ciudad de México, en Cancún, Guadalajara, Monterrey, Puebla, San Miguel de Allende y Xalapa. Este año estará también en Aguascalientes, Morelos, San Luis Potosí y Zacatecas. ¿Qué sigue para el festival? Tenemos una visión muy clara 2009-2013 de tener presencia en las ciudades más importantes del país, llegar a unas 15 ciudades para 2013 y también tener más proyectos durante el año en escuelas, pero ésta decisión es del consejo.

La cartelera y más información del FICJ en su website, Twitter y Facebook. Gracias a Erika Espino de 3.1416R por las facilidades para esta entrevista y a Emilio Betech por los datos de contacto.