Entrevista en Ulisex Magazine: “El Proyecto Laramie” en Monterrey

poster final

*Gracias a Edgar Bryand por esta entrevista en Ulisex Magazine para promover El Proyecto Laramie en Monterrey.

El próximo jueves 28 de mayo la puesta en escena, “El Proyecto Laramie”, se presentará en el Teatro de la Ciudad. La función es a las 20:00 horas y la es entrada libre.La obra documental, donde siete actores interpretan a 60 personajes, incluye diálogos reales tomados de entrevistas a habitantes de Laramie, Wyoming, tras el asesinato por odio de Matthew Shepard, el 6 de octubre de 1998 cuando dos jóvenes lo conocieron en un bar y lo llevaron a un lugar apartado donde lo ataron a una cerca y lo torturaron causándole heridas mortales . Matthew falleció en el hospital unos días después. El caso ganó suficiente atención mediática para agudizar la discusión sobre crímenes de odio en el congreso estadounidense. Enrique Torre Molina, productor de “El Proyecto Laramie”, tomó la llamada de U!M y habló al respecto de su conexión con la puesta en escena.

Esta es una historia que yo conocí cuando estaba en la universidad y empezaba a trabajar en temas LGBT y desde entonces me conmovió, me conecté muchísimo con la historia de Matthew, pues era chavo que fue asesinado a la misma edad que yo tenía en ese momento. Luego, yo estaba viviendo en Nueva York y conocí en una conferencia a la mamá de Matthew Shepard”.

Sobre cómo surgió su interés en llevarla por sí mismo al escenario dijo.

Vi la obra en Estados Unidos, luego un grupo de teatro aquí en DF la presenta en varios teatros durante 2010 y 2011 y desde entonces tuve muchas ganas de hacer algo con esa obra”.

A propósito del apoyo recibido por la Embajada de Estados Unidos en México explicó.

Hace un año surgió la oportunidad con la embajada de Estados Unidos en el DF con quien yo ya habia trabajado en otros proyectos para la población LGBT y tuve la oportunidad de hacer una función especial patrocinada por la embajada y traer, como parte del programa, al director de la fundación Matthew Shepard”, quien fue amigo de éste en vida.

Con el éxito obtenido en esta primera función donde se llenó el teatro, por recomendación de su Embajada, el Consulado de Estados Unidos en Monterrey con apoyo de Conarte optó por llevar a cabo un programa similar en la capital de Nuevo León.


Excélsior: Denuncian a terapeuta que ‘cura la homosexualidad’

*Ximena Mejía publicó esta nota originalmente en Excélsior el 7 de marzo de 2015.

Copred CohenEl Consejo Para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) envió una denuncia por discriminación a la embajada de Estados Unidos en contra de Richard Cohen, terapeuta que llegó a la Ciudad de México para brindar charlas para “curar la homosexualidad”.

Jacqueline L’Hoist Tapia presentó la Opinión Consultiva OC-1/2015 en la cual destaca que las terapias ofrecidas por el estadunidense son un fraude, además de promover el rechazo hacia la población lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual (LGBTTI).

La orientación o preferencia sexual de las personas es una categoría protegida por los derechos humanos, y es reconocida como una parte esencial de la personalidad que consiste en no ser modificada por terceros.

“Siguiendo esta línea, este consejo encuentra que los seminarios impartidos en la Ciudad de México son un fraude, así de claro, lo haga Richard Cohen o cualquier organización religiosa o académica: quien lo intente hacer le estará haciendo un fraude profundo a la sociedad”, condenó L’Hoist.

En compañía de organizaciones civiles en favor de las preferencias sexuales y derechos humanos, la titular del Copred destacó que Cohen promueve prácticas inefectivas para la reorientación sexual, y que en países como España y en parte de Estados Unidos ha sido vetado.

Richard Cohen, estuvo en la Ciudad de México en septiembre del año pasado impartiendo sus seminarios que fomentan la aversión a personas con diferentes preferencias sexuales a la heterosexual.

Enrique Torre Molina consultor en temas LGBTTI, y Héctor Salinas, coordinador del Programa de Disidencia Sexual de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México denunciaron que estas terapias van dirigidas a jóvenes menores de edad, quienes son más vulnerables a ser discriminados por su entorno familiar y escolar.

A su llegada al país, Richard Cohen aseguró que sus charlas eran efectivas debido a que él era “la prueba del éxito de sus tratamientos”, pues aseguró que en el pasado había sido homosexual y actualmente es heterosexual.

La demanda, explicaron los quejosos, no puede trascender al orden penal debido a que no existe una denuncia por parte de los mismos peticionarios ante el Ministerio Público.


Medium

logoEsta semana abrí una cuenta en Medium. Estoy como en Twitter: @etorremolina. Ahí publicaré textos originales de vez en cuando, como mi lista de libros favoritos de 2014, y los publicados originalmente en otros medios.

Ya están los que he publicado entre 2010 y 2014 en Animal Político, Betúnel blog de la Embajada de Estados Unidos en México, Chilango, Gatopardola revista Internacionales del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla, Letras Libres, MidOpenMilenio, Ohm, Quién, The Huffington Post, Vivir México y enriquetorremolina.com.


Plática en el Youth Council Summit

El pasado 18 de octubre tuve la oportunidad de participar en el Youth Council Summit, un encuentro nacional de jóvenes que integran los consejos juveniles que asesoran a la Embajada de Estados Unidos en México y sus consulados en varias ciudades. Platiqué con ellos sobre la importancia de la diversidad y la inclusión de personas LGBT en sus proyectos, tomando como ejemplos lo que han hecho varias universidades, empresas, organizaciones civiles y grupos religiosos en los últimos 7 años.

Fue muy interesante conocerlos, escuchar sus dudas, propuestas y experiencias. Muchas gracias a la embajada y a la asociación LAMAT por invitarme.

foto 18oct2014 3

foto 18oct2014foto 18oct2014 2


For Matthew Shepard and his family

*I originally published this post on The Huffington Post on June 18, 2014.

I wrote and read this piece on June 3, right before a special performance of The Laramie Project that I co-produced with the U.S. Embassy and the Matthew Shepard Foundation at Mexico City’s Teatro Milán.

funeral de matthew2At the end of my first year in college, just when I began to come out to my family and friends, I read about a young man in the United States, Matthew Shepard, who had been brutally murdered for being gay. This shocked me for many reasons — first, because I identified with a few of Matthew’s traits: My age at that time was almost the same as his when he was killed. We were both university students studying international relations. We both enjoyed traveling and learning new languages. We were both gay.

But what caught my attention the most was the fact that he was a regular guy. Matthew was not a famous activist whose work made someone in power feel uncomfortable. He was not a politician getting in the way of another. Matthew was just at the wrong spot at the wrong time with the wrong people. This terrified me.

A couple of years after that, I was living in New York, and I met Judy Shepard, Matthew’s mom and the co-founder of the organization named after him. Judy spoke at the city’s LGBT Community Center. At the end of the event, I came up to say hello, mentioned how much I admired her work, and asked her a couple of questions. Judy gave me a purple plastic bracelet that I have worn every day since then, for five years now. It has two simple but very strong words on it: “ERASE HATE.”

The hate that took her son away. The hate that ended Matthew’s life in 1998 in Wyoming, Brandon Teena’s in 1993 in Nebraska, Daniel Zamudio’s in 2012 in Santiago, Agnes Torres’ in 2012 in Puebla, and the list goes on. The same hate that ends relationships between friends because of one’s sexual orientation, or between a mother and her transgender daughter because the mother doesn’t understand her daughter’s identity.

The message sent by people like Matthew’s murderers (and everyone else’s) is that being gay, lesbian, bisexual or transgender is wrong. It is a problem. It is dangerous. It’s best to get rid of them. Alarming, right? Far from the promises of campaigns like It Gets Better, for people like Matthew and many more it actually got worse.

The amazing thing is that, 16 years after that episode, and thanks to the work of many, many people, Matthew is still “alive.” His story and the story of the small town that knew him keep traveling, moving hearts and minds, inspiring playwrights, filling theaters around the world, pushing laws forward against discrimination, driving young men and women to promote respect for diversity.

Today I celebrate that Matthew’s life did not end for nothing. If he, a 21-year-old, ordinary student, is here tonight and has made us come and know his story, we now have the task of erasing that hate and replacing it with respect and understanding.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 134 other followers