#EnContexto: estreno

Hoy es día de estreno: #EnContexto en Servicio de Agencia:

Esta semana hablamos del Día Internacional contra la Homofobia, la encuesta de homofobia y trabajo de Espolea y Enehache, buenas noticias en el Tec de Monterrey y el timbre postal de Harvey Milk.

Cada lunes presentaremos una selección de información sobre personas LGBT en México y el mundo, noticias y entrevistas. Los invito -les pido por favor- a darnos sus comentarios, críticas, sugerencias de temas o personajes por acá, por Twitter, YouTube o a e@enriquetorremolina.com.

Muchas gracias a Helder Beltrán, Beto del Olmo y Ginés Navarro por invitarme. ¡Y bienvenidos!


Hiato y San Francisco

Después de más de un mes de no publicar nada en este espacio, hoy lo retomo. El final de 2012 estuvo lleno de trabajo, proyectos nuevos y, finalmente, unas deliciosas vacaciones en San Francisco. Comparto un par de anécdotas y cosas de nuestro viaje que me parecen particularmente interesantes:

Conocí el GLBT History Museum de la GLBT Historical Society. Ambos son proyectos jóvenes: el primero cumplió dos años en diciembre y la segunda tiene menos de veinte años de existir. El museo es chiquito, en el corazón del barrio de Castro (un espacio clave en la historia del movimiento gay, sobre todo de Estados Unidos). Lo ves todo en una hora o menos.

Pero hay dos cosas que me parecen padrísimas. Primero, el apoyo que ha recibido de su comunidad más inmediata: financiamiento de parte de bares y restaurantes de la zona como Badlands, Harvey’s y Toad Hall, sumado al de marcas y empresas con más capacidad económica como Levi’s y Starbucks, y el gobierno local. Segundo, el esfuerzo de toda la gente involucrada y el interés auténtico por mostrarle al mundo un poco de la historia de un movimiento que ha dado forma a su ciudad, a su país, y más allá.

Insisto: el espacio es chico y el material exhibido por ahora es poco, pero es una pincelada muy (por más cursi que me parezca describir algo con la siguiente palabra) bonita del acervo de la GLBT Historical Society. Estas redes del Butterfly Brigade fueron de mis piezas favoritas.

sf butterfly brigadesf butterfly brigade2

Un fragmento de la información que las acompañaba:

In the Tenderloin neighborhood, some took up arms; other publicized police harassment. In the Valencia Corridor, the Women’s Building held forums on the uses of gay rage. In the Castro, gays turned camp into consciousness, carrying giant butterfly nets to capture would-be bashers. The giant butterfly nets hanging overhead in this gallery were used as props by the Butterfly Brigade, a San Francisco organization founded in 1976 that organized street patrols to prevent antigay violence. The group carried the nets in Gay Freedom Day parades and at community events throughout the late 1970s to symbolically catch gay-bashers and to raise awareness about self-defense and safety in the GLBT community.

San Francisco es reconocida como la (o una de las) meca(s) de la comunidad gay. En general, en la ciudad se percibe mucha tolerancia, respeto, pocas miradas sorprendidas ante parejas homosexuales. A mi novio y a mí nos llamó la atención ver mensajes como éste escritos con gis en varias esquinas de la ciudad. Ésta en Sutter Street y Grant Avenue, muy cerca de Union Square:

sf no fags

Esto me recordó casos de crímenes homofóbicos y muy violentos en el Greenwich Village de Nueva York cuando vivía allá. Y casos como el de este fin de semana en el Centro Histórico del Distrito Federal. Llama la atención que en barrios, zonas o ciudades que para muchos son amigables a la diversidad sexual es donde haya (¿más?) muestras de intolerancia.

A propósito de esto, una réplica de un mapa de asaltos homofóbicos elaborado por una asociación civil en 1979 y que ahora está en el GLBT History Museum:

sf map of antigay assaults

Aquí la bandera, para rendir honores, en Harvey Milk Plaza:

sf harvey milk plaza

Por último, también del museo, un objeto para fans from hell de Harvey Milk: la mesa de su cocina (si ven la película, ¡ahí aparece!)

sf harvey milk's kitchen table


Seis años después

Al final de mi primer año en la universidad estaba trabajando en un campamento de verano. Una compañera, Emma, de la nada me preguntó frente a otros counselors, “Quique, eres gay, ¿verdad?” Contesté que sí con esa misma naturalidad y (si esto fuera un musical, justo aquí empezaría la música) sentí que me quitó un peso de encima. Un peso que sólo reconoces por completo hasta que ya no está.

A propósito del Día Internacional de Salir del Clóset (porque, ¿por qué no?, si también hay Día Europeo de la Solidaridad y Cooperación entre Generaciones, y Día del Taco, y…), algunas cosas que pienso o he aprendido en estos seis años:

  1. Permanecer en el clóset es un derecho que hay que respetar.
  2. Permanecer en un clóset de cristal, también.
  3. Excepto cuando dicho closetero se toma la libertad de atacar deliberadamente los derechos y necesidades de otros.
  4. La prisa para hacerlo le pertenece sólo a cada quien, pero ser feliz no es algo que suceda así nada más. Es una decisión. Requiere valor. Y, sabiendo que tristemente en algunos lugares puede costarte la vida, insisto en el derecho a callar.
  5. Esto es como consejo de terapeuta y es muy cierto: Conviene hacerse de una red de apoyo antes de. Amigos o familia o quien te acomode. A veces no tenemos personas gays cerca y de confianza, y tampoco son necesariamente los mejores aliados. Como bien dice mi querido Miguel Cane, el mundo no es para nada un ring de gays vs. bugas. “Quien te haga daño puede ser cualquiera. Hasta la pinche inventada, por ejemplo.”
  6. Todos los días hay pequeños actos de salir del clóset que cuentan más de lo que pensamos (un poco como lo que dicen de que una sonrisa puede alegrarle la mañana a alguien): en casa, en la calle, en la oficina, en el salón de clases…
  7. Salir del clóset como aliado heterosexual es requerido y bienvenido. Y no está padre que alguien se ofenda por que piensen que es gay si no lo es.
  8. Salir del clóset como estrategia mediática y demás es súper válido. Y es una muy buena señal que la carrera, las ventas, el rating de alguien, hoy, se beneficien por eso. Cuando personajes que tienen un público (gente que los admira, que los sigue, que toma en cuenta lo que dicen y hacen) salen del clóset, es como tocar la puerta de otros y decirles que, cuando salgan, las cosas serán un poquito más fáciles. Sea Christian Chávez, Ricky Martin o Harvey Milk.
  9. En esta sociedad mediatizada, los medios de comunicación dan forma a los clósets. Pero también los clósets moldean a los medios. Los clósets determinan decisiones laborales, políticas públicas, votos en cámaras legislativas. En México necesitamos más personajes abiertamente LGBT: deportistas, periodistas, políticos, artistas, empresarios reconocidos… Inserten aquí enlaces a las cuentas de Twitter o páginas de Wikipedia de quienes juzguen necesario.
  10. Para quien sigue adentro: piensa en todo lo que ya no tendrías que evitar para perpetuar la idea de que eres otro alguien. Piensa en todo lo que ya no tendrías que controlar. Qué decir. Qué hacer. Con quién salir. A dónde no ir. A estas alturas, una orientación sexual se vuelve talón de Aquiles sólo si tú lo permites. Y lo más probable es que ya varios a tu alrededor lo sospechen. Hazte la vida más fácil.