Supporters mark global day against homophobia, transphobia

*Michael Lavers originally published this piece on The Washington Blade on May 16, 2014.

Supporters mark global day against homophobia, transphobia

LGBT rights advocates in more than 120 countries will commemorate this year’s International Day Against Homophobia and Transphobia (IDAHOT) with a series of vigils, conferences and other events.

Geena Rocero, a transgender Filipino fashion model who founded Gender Proud, a trans advocacy group, is among those who are scheduled to take part in an IDAHOT event outside of Manila, the country’s capital, that the Association of Transgender People in the Philippines has organized. Rocero on Thursday also participated in a candlelight vigil in Hong Kong that local LGBT rights advocates organized.

The Rainbow Pride Foundation, a Fijian LGBT advocacy group, on May 10 held its own candlelight vigil at a church in Suva, the Pacific island nation’s capital. Cuba’s National Center for Sexual Education on the same day held a “conga against homophobia” in the Cuban capital as part of a series of events throughout the country that will commemorate IDAHOT.

The Jamaica Forum of Lesbians, All-Sexuals and Gays on Friday will hold a symposium at a hotel in the Jamaican capital that will examine challenges that LGBT people in the Caribbean country continue to face. María Eugenia González, co-founder of the Georgia Safe Schools Coalition, is scheduled to attend an anti-bullying conference in the Peruvian city of Iquitos on May 21.

So-called rainbow flash mobs are scheduled to take place in at least 11 Russian cities on May 17. An estimated 100 people are expected to gather in Khabarovsk to release rainbow colored balloons in an IDAHOT demonstration that city officials have allowed to take place.

Svetlana Zakharova of the Russian LGBT Network told the Washington Blade earlier this week that her colleagues are “willing to defend their rights” in spite of the Kremlin’s ongoing crackdown on LGBT rights. These include a 2013 law that bans the promotion of so-called gay propaganda to minors.

“Whatever the difficulties, many LGBT (people) and their supporters in Russia are looking forward to participating in the International Day Against Homophobia and Transphobia,” said Zakharova.

Jamaica Forum for Lesbians, All-Sexuals and Gays Executive Director Dane Lewis had a similar view, noting anti-LGBT violence and discrimination remain pervasive in the country.

“We need to begin to have discussions about the layers of stigma and discrimination experienced by LGBT Jamaicans and the challenges faced by those who identify as Christians,” he said.

Kate Montecarlo Cordova, chair of the Association of Transgender People in the Philippines, noted to the Blade that LGBT Filipinos lack legal protections and access to health care. She said hate crimes and speech, anti-trans harassment and bullying in the predominantly Muslim portion of the country that includes the island of Mindanao often go unreported.

“We, from the transgender community, feel that the IDAHOT celebration is important in our advocacy and in our lives,” said Cordova.

The Mexican government this year is officially organizing IDAHOT for the first time.

Enrique Torre Molina, an LGBT rights advocate and blogger in Mexico City, told the Blade earlier this week that he is hopeful that President Enrique Peña Nieto will speak at an IDAHOT event.

The British Council Mexico on Friday hosted an event that government officials, local LGBT activists and journalists attended.

“The conversation will go beyond the government’s official position and public policy on the subject of homophobia,” said Molina. “Fighting homophobia and promoting respect is, at the end, a task that concerns us all.”

The Finnish government on Thursday announced it will increase its contribution to the Global Equality Fund, a public-private partnership founded by C-SPAN co-founder John Evans that seeks to promote LGBT rights, by one million Euros. A State Department press release noted that Helsinki will continue to work with the governments of Croatia, Denmark, France, Germany, Iceland, the Netherlands, Norway and Sweden, the Arcus Foundation and other groups to “build on our shared commitment and partnership to advance freedom, equality and dignity for all.”

“Today of all days, we are reminded that the cause of justice can and must triumph over hatred and prejudice,” said U.S. Secretary of State John Kerry. “This is a day of action for lesbian, gay, bisexual, and transgender (LGBT) communities and their allies all over the world. It is time to reaffirm our commitment to the equality and dignity of all persons, regardless of their sexual orientation or gender identity.”

Gays, trans people gain rights in 2013

IDAHOT first took place on May 17, 2005, to commemorate the World Health Organization’s decision to declassify homosexuality as a mental disorder.

This year’s commemoration takes place against the backdrop of significant progress in the LGBT rights movement in the U.S., Europe, Latin America and other regions of the world.

Ten U.S. states, Brazil, Uruguay, France, England, Wales and New Zealand have extended marriage rights to same-sex couples over the last year. The U.S. Supreme Court last June struck down a portion of the Defense of Marriage Act.

The Dutch Senate last December approved a bill that would allow trans people to legally change the gender on their birth certificates and other official documents without undergoing sterilization and sex reassignment surgery. A similar measure advanced in the Chilean Senate earlier this year.

Maryland Gov. Martin O’Malley on Thursday signed a bill that bans anti-discrimination in his state. A similar measure took effect in neighboring Delaware last year.

The Indian Supreme Court last month issued a landmark ruling that recognizes trans people as a “third gender.”

Jamaican and Belizean judges last year heard lawsuits challenging their country’s laws that criminalize homosexuality. A Lebanese judge in March struck down the Middle Eastern nation’s anti-sodomy statute in the case of a trans woman who faced charges for allegedly having a relationship with a man.

Gay Luxembourg Prime Minister Xavier Bettel was sworn into office last December. Angélica Lozano, a former Council woman in the Colombian capital, in March became the first openly LGBT person elected to the South American country’s Congress.

LGBT rights crackdowns continue in Africa, Russia

In spite of this progress, anti-LGBT violence and discrimination remain pervasive in many parts of the world.

The U.S. and several European countries cut aid to Uganda after the country’s president, Yoweri Museveni, in February signed into a law a bill that imposes a life sentence upon anyone found guilty of repeated same-sex sexual acts. Nigerian President Goodluck Jonathan in January signed a draconian anti-gay bill that, among other things, bans membership in an LGBT advocacy group and punishes those who enter into a same-sex marriage with up to 14 years in prison.

The 2014 Winter Olympics took place in Sochi, Russia, in February against the backdrop of criticism over the Kremlin’s LGBT rights record.

Police arrested 10 activists who held rainbow and Russian flags as they sung the country’s national anthem near Moscow’s Red Square just before the games’ opening ceremony began. Authorities earlier in the day arrested four Russian LGBT rights advocates in St. Petersburg as they marched with a banner in support of adding sexual orientation to the Olympic charter’s anti-discrimination clause.

The Indian Supreme Court late last year recriminalized homosexuality — it announced in April it will consider a motion to reconsider the controversial decision. A new Brunei legal code that punishes those convicted of homosexuality by stoning them to death has sparked global outrage that includes calls to boycott hotels the Bruneian government owns.

A report the International Gay and Lesbian Human Rights Commission released earlier this week found discrimination and violence against lesbians, bisexual women and trans people in Pakistan, Sri Lanka, Malaysia, the Philippines and Japan remains pervasive. Grupo Gay da Bahia, a Brazilian LGBT advocacy group, noted more than a quarter of the 338 reported LGBT homicide victims in Brazil in 2012 were trans.

Carlos Vela of the Homosexual Community of Hope in the Loreto Region (of Perú) told the Blade that one LGBT person a week is murdered in the South American country. This violence continues to take place, even as Peruvian lawmakers debate a bill that would allow same-sex couples to enter into civil unions.

“It is the most extreme expression of systematic violence,” said Vela, referring to the murders of LGBT Peruvians.

Jasmine Kaur of Oceania Pride, which took part in the May 10 candlelight vigil in the Fijian capital, noted homophobia, anti-LGBT hate crimes and violence is “quite strong for the LGBTIQ community” in the South Pacific country. She said the Fijian constitution includes a non-discrimination clause, but it is “flawed.”

“The bill of rights has many limitations,” said Kaur. “It is not one that can guarantee its citizens protections.”

The Human Rights Campaign on Thursday released a report that documents advances and setbacks in the global LGBT rights movement over the last year.

“Despite entrenched homophobia and transphobia in many nations around the world, the global fight for LGBT equality made historic gains in 2013,” said HRC Director of Global Engagement Ty Cobb. “At the same time, last year included horrific new anti-LGBT laws as well as alarming trends in anti-LGBT harassment and violence. These serve as important reminders of the many challenges ahead and the tremendous amount of work left to be done.”

Henness Wong, a Hong Kong activist who helped plan IDAHOT events in the former British colony, said the climate for the city’s LGBT residents is slowly beginning to improve in spite of lingering institutional and cultural homophobia and transphobia.

“Hong Kong is definitely safer than Brunei who will stone gays,” said Wong.

Advertisements

Rompiendo silencios y salvando vidas

La primera vez que escuché sobre The Trevor Project fue hace cuatro años. Estaba trabajando en IGLHRC y las oficinas de ambas organizaciones eran vecinas en un edificio en el Distrito Financiero de Nueva York.

Su misión es muy puntual: prevenir el suicidio entre jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT), e intervenir en crisis que estos jóvenes sufren. Su misión es también muy ambiciosa: cada 100 minutos un adolescente se suicida en Estados Unidos. En comparación con jóvenes heterosexuales, es cuatro veces más probable que un adolescente LGBT intente suicidarse.

Hace un año y medio conocí a Louisa Merino. Un amigo en común de la universidad (estudiamos en la misma) me contó que Louisa estaba trabajando en un documental sobre este tema, esta organización, y la busqué insistentemente para que me contara sobre su proyecto. Me enseñó el documental y guardé la conversación que tuvimos hasta ahora que Lifeline, por fin, llega a México:

Celebridades como Daniel Radcliffe, Ellen DeGeneres y Neil Patrick Harris han sido voceros de The Trevor Project. Sobre la estrategia de asociar a personajes así a este tipo de organizaciones y campañas, y sobre qué falta para que en México haya más figuras públicas que se animen a ello, Louisa opina:

No digo que todos salgan ahorita del clóset, porque es un proceso. Pero la cosa no va a cambiar si seguimos todos adentro de él.

Lifeline se presenta este miércoles 10 de julio a las 20:30 horas en La Casa del Cine en el DF (Uruguay 52, piso 2, Centro). Sobre el estreno, Luisa dice:

Tengo mucha esperanza de que en México sea recibido con los brazos abiertos. Creo que es necesario e importante traer mensajes de este tipo.

lifelineEn México todavía no hay suficiente información sobre este asunto. En 2012 se publicó la primera Encuesta Nacional sobre Bullying por Homofobia.


Netroots Connect en San José

El pasado 19 de junio, un día antes de que empezara el congreso Netroots Nation, fue la pre-conferencia Netroots Connect en San José, California. Es una reunión de activistas, blogueros y periodistas LGBT de Estados Unidos y otras partes del mundo, y asistí gracias a una beca que obtuve de parte de Netroots. La organiza un equipo muy trabajador encabezado por Michael Rogers.

table discussion3table discussion5

table discussionwhen & how

daniel villarrealglaadUna de las dinámicas más interesantes y divertidas fue enlistar sucesos relevantes para la historia de las personas LGBT en diferentes décadas y temas: política, derechos humanos, discriminación, arte, cultura, medios de comunicación, salud, leyes…

1940s 1950s 1960s 1970s 2 1970s 1980s 2 1980s 1990s 2 1990s 2000s 2010spresentation presentation2Como la mayoría de los participantes son originarios de Estados Unidos, o viven y trabajan ahí, era fácil que las discusiones se centraran en lo que sucede ahí. Así que en todos los espacios donde me tocó estar traté de ampliar la conversación para incluir México y Latinoamérica, y el resto del mundo. Brian Tofte-Schumacher del International Gay & Lesbian Human Rights Commission y yo moderamos una discusión sobre activismo transnacional: cómo pueden articularse activistas y organizaciones de diferentes países alrededor de problemas que afectan a personas LGBT más allá de un país o de temas que tengamos en común.

table discussion4


The Pipeline Project

Esta semana recibí un catálogo/folleto que The Pipeline Project publicó hace tiempo con información de jóvenes que fueron becarios o interns durante 2009 en organizaciones LGBT en Estados Unidos.

Si están buscando prácticas profesionales o trabajo en organizaciones con un enfoque LGBT y, particularmente, de people of color, recomiendo mucho hacerlo a través de ellos. Chequen su website o contacten a Andy García en agarcia@lgbtpipeline.org.

Como he mencionado con anterioridad en este blog, mi experiencia en el International Gay and Lesbian Human Rights Commission en sus oficinas de Nueva York fue excelente y a ellos también los recomiendo ampliamente.


Los nuevos movimientos de diversidad sexual

La revista Internacionales es una publicación del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla. En su más reciente número, sobre las crisis, publiqué el artículo Los nuevos movimientos de diversidad sexual. Los invito a leerlo después de las siguientes imágenes y a descargar la revista aquí (excelente contenido).

Felicidades a su directora Abril Mirabent y gracias a su consejo editorial, en especial a Oswaldo Morales, por la invitación a colaborar. ¡Padrísimas las fotografías con que ilustraron el texto!

A medida que el movimiento lésbico, gay, bisexual, transgénero (LGBT)[1] avanza, se hace más visible, y acerca a su comunidad a la igualdad de derechos en una sociedad que históricamente la ha marginalizado, surgen preguntas sobre el rumbo que tomará, cómo evolucionará y qué pasará cuando el activismo a favor de esos derechos (principalmente matrimonio civil, adopción y seguridad social) se sistematice hasta cierto punto – hablo de sistematización y no de alcanzar un estadio de total igualdad jurídica, pues me parece que es pronto para esto último.

A nivel local, nacional y regional estamos siendo testigos de una nueva revolución sexual catalizada a partir del cuestionamiento de las orientaciones sexuales e identidades de género. Incluso a nivel internacional, grupos como la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas, surgida en 1978, y la Comisión Internacional de Derechos Humanos para Gays y Lesbianas, fundada en 1990, fungen como una especie de conciencia del movimiento alrededor del mundo.

Más que del movimiento LGBT como un monolítico, quiero hablar de varios movimientos de diversidad o disidencia sexual. Hay fracciones del supuesto movimiento LGBT que, por ejemplo, se oponen a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Consideran que no vale la pena perpetuar un modelo de organización social tan conservador, patriarcal y caduco. La monogamia regulada por el Estado es un elemento más del sistema de heteronormatividad al que no quieren pertenecer o contra el cual luchan. La tendencia a ese fraccionamiento es inevitable, y la división de líneas de acción será más visible conforme más países extiendan el derecho al matrimonio civil entre personas del mismo sexo y a la adopción por parte de parejas homosexuales, pues irán surgiendo submovimientos cada vez más definidos y, con suerte, cada vez más fuertes.

A partir de la creciente legalización del matrimonio gay alrededor del mundo, observamos una reconfiguración paulatina de la normalidad (entendiendo “normal” como lo más común): las personas que deciden casarse, tener hijos y un perro en la casa, heterosexuales u homosexuales, son en general los normales, constituyen el mainstream en las sociedades occidentales, pues continúan reproduciendo convencionalismos como la monogamia, educar niños en pareja y formar una familia como el Estado la define. Esto, poco a poco, provocará que se fortalezcan los activismos que quieren legislar a favor de modelos de familias verdaderamente alternativas – de relaciones compuestas, por ejemplo, por más de dos adultos.

Por otro lado, la T de LGBT tomará más fuerza social, política y cultural: las personas travestis, transgénero y transexuales son quienes cuestionan de manera más radical y explícita lo que como sociedad llamamos hombre, mujer, masculino, femenino. Son ellos y ellas quienes, en ocasiones, aceptan o rechazan de manera más conciente las construcciones del género y, en algunos casos, llevan esas decisiones a su cuerpo, al terreno de lo quirúrgico y lo genital, a la intimidad de las prácticas sexuales. También son quienes están más rezagados al interior de la comunidad LGBT, aunque hayan jugado roles fundamentales en la historia del mismo. En las redadas de Stonewall (Nueva York, 1969), por ejemplo, y en las primeras marchas del orgullo gay en Estados Unidos hubo muchos latinos transexuales movilizando a sus compañeros de lucha. Sin embargo, en el mismo país, no hay ningún puesto alto en las organizaciones LGBT ocupado por personas trans. Y quienes sí ocupan esos puestos (con frecuencia hombres homosexuales, blancos, de clase media alta) parecen colocar a la agenda trans al final de la lista de prioridades.

Otro aspecto importante es la geografía. La legalización del matrimonio gay se ha concentrado en países de primer mundo (Canadá, Países Bajos, España, entre otros), grandes capitales (Ciudad de México) y un par de excepciones (Argentina y Sudáfrica), mientras que la homofobia institucionalizada u homofobia de Estado se dispara en países como Irak y Uganda. ¿Qué pasará con la brecha que existe actualmente entre el Distrito Federal y el resto de la república? ¿Y entre países con gobiernos más progresistas versus gobiernos más tradicionalistas? En términos sexogenéricos, la localización de espacios y leyes liberales es cada vez más definida, y son esos gobiernos quienes reciben más y más peticiones de asilo por orientación sexual e identidad de género. Queda por verse si la ola de extensión de derechos para los LGBTs cubre el resto del mundo o si habrá cada vez más ‘guetoización’ de los gays a nivel internacional.

Distingo también varios tipos de activismos. Un ejemplo es el de organizaciones no gubernamentales como Human Rights Campaign,[4] que son percibidas como clasistas, demasiado amigables con el sistema político, y poco eficientes al comparar su presencia en gran parte del territorio estadounidense y sus fondos con los éxitos atribuibles a su labor de cabildeo.

Por otro lado hay esfuerzos novedosos, particularmente de jóvenes que aportan ideas frescas e introducen temas nuevos en la agenda con estrategias originales: desde redes sociales en internet como YouTube, Facebook y Twitter,[5] proyectos como I’m from Driftwood(un blog que recolecta historias de personas gays alrededor del mundo) o el Coming Out Day.[7] Las nuevas generaciones se componen de jóvenes más informados, con la posibilidad de estar enterados de lo que sucede en todo el mundo, permitiéndose comparar la situación de la comunidad LGBT en diferentes países y tomar acciones en consecuencia. Los nuevos actores del movimiento LGBT están cansados de las medidas paliativas de sus gobiernos, y no están dispuestos a esperar a que ‘la sociedad esté lista’.

A mayor visibilidad de una minoría, podríamos asumir que llegaría más respeto hacia ella. A mayor integración de la diversidad sexual en los distintos ámbitos de una sociedad, podríamos esperar más aceptación de las formas en que cada individuo elige expresar su identidad y su sexualidad. Por el contrario, todavía suceden crímenes por homofobia, incluso en las ciudades más progresistas y cosmopolitas del planeta. ¿Existe más o menos odio? ¿Hay más o menos discriminación? Por un lado, creo que la presencia cada vez más evidente de los LGBTs en la política, en los medios de comunicación, en los suburbios, en diferentes industrias y ambientes laborales, provoca una especie de choque cultural como el que describía Samuel Huntington: la heterosexualidad (o las heterosexualidades) y sus intocables privilegios se ven amenazados por identidades que las cuestionan y las replantean, y las reacciones contra ello llegan al punto de la violencia y el odio. Por otro lado, mi optimismo se inclina hacia la hipótesis de que, haya hoy más o menos discriminación que hace treinta o cuarenta años, existe, sin duda, más información, más denuncias, más tipificación, más canales de investigación, más medios de comunicación, más estrategias de difusión. Todo se conjuga para que, esperemos, haya cada vez más resolución de casos de violencia y criminalidad catalizadas por la homofobia.

Bajemos a esferas más cotidianas: el debate de los movimientos LGBT continúa, como cualquier otra discusión, haciéndose muy presente en aulas universitarias, revistas académicas, prensa especializada, bares gays y salas de reunión del poder legislativo. Pero el tema del matrimonio homosexual, por mencionar un caso, ha ido permeando también hasta las sobremesas de hogares comunes y corrientes, más salones de clases, cafés entre amigos, espacios de creación artística y producción cultural, círculos de discusión religiosa o de fe. La revolución toca a cada vez más personas y las cuestiona sobre quiénes son, qué les gusta, a quién aman, con quién quieren tener una relación, qué significa ser ciudadano de una sociedad democrática, tener acceso a ciertos derechos…

Durante su intervención en la Tercera Semana de la Diversidad Sexual[8] del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), LolKin Castañeda Badillo[10] señala dos factores definitorios en la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en la capital mexicana. En primer lugar, el optimismo de la sociedad civil organizada (ONGs, asociaciones, colectivos y otros actores que dieron su voto de confianza a algunos de sus representantes). En segundo lugar, la voluntad en el ámbito político, notable en David Razú,[11] que valientemente aprovechó un momento de oportunidad política, incorporando la voz de sus representados.

La combinación de ambos factores fue favorable y, hoy, en el Distrito Federal las parejas homosexuales pueden casarse, adoptar, acceder a seguridad social y a créditos de vivienda, al igual que cualquier pareja heterosexual, que cualquier ciudadano casado.

Al final, como dice Razú, la diversidad sexual es también un tema de ciudadanía, y ése es el enfoque adoptado en cada vez más estrategias de las fracciones del movimiento LGBT a nivel internacional. Los activismos LGBT deben ser más comprensivos e incluyentes, tanto con las disyuntivas al interior del movimiento como con actores al interior del sistema contra el que supuestamente luchan y que están dispuestos a posicionarse a favor del movimiento.

*En la versión de este artículo publicada en la revista Internacionales mencioné un dato erróneo que he retirado ahora en la versión electrónica (En toda esta ecuación hay un factor más que Castañeda señala como ingrediente interesante: los aliados en el “equipo enemigo” – en el caso del Distrito Federal, por ejemplo, la diputada Lía Limón del Partido Acción Nacional, quien se abstuvo de votar a favor o en contra de la propuesta de ley por convicciones personales.) Lía Limón, al igual que el resto de sus compañeros del PAN, votó en contra de la propuesta de reformar el código civil del DF para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.


[1] En ocasiones se utiliza también el acrónimo LGBTTTI, en donde las últimas letras significan travesti, transexual, intersexual.

[4] En Estados Unidos, HRC es la ONG de derechos civiles para la comunidad LGBT con mayor presupuesto y supuestamente con más fuerza e influencia política. Joe Solmonese, su director ejecutivo, es el segundo mejor pagado entre los directivos de agrupaciones de este tipo, de acuerdo con el periódico The Washington Blade.

[5] En octubre de 2009 tuvo lugar una marcha a favor de los derechos de la comunidad LGBT en Washington, D.C. La convocatoria y organización fueron totalmente a través de estas redes y asistieron personas de todo Estados Unidos, además de algunos extranjeros.

[7] Se celebra el 11 de octubre en varios lugares para promover conciencia sobre la salida del clóset (proceso a través del cual las personas LGBT aceptan abiertamente su orientación sexual e identidad de género).

[8] 8 al 11 de noviembre de 2010 en la Ciudad de México.

[10] Activista lesbiana cuyo trabajo y relevancia son notorios en el movimiento LGBT del país, particularmente en la Ciudad de México, y recientemente en la legalización del matrimonio homosexual, adopción y seguridad social para parejas del mismo sexo.

[11] Diputado por el Partido de la Revolución Democrática en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que redactó e impulsó la propuesta de reforma al código civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en dicha entidad federativa.