Max & John

Max y John son pareja. John es estadounidense. Max es yucateco, como yo, y después de unos tres años de amistad vía Facebook, Joserra (mi novio) y yo los conocimos en persona durante nuestras vacaciones en San Francisco en diciembre de 2012.

john & maxHasta hace unos días, el Defense of Marriage Act (Ley de Defensa del Matrimonio, un título erróneo y homófobico), que definía “matrimonio” como la unión entre hombre y mujer, era un obstáculo para cualquier pareja binacional en Estados Unidos que quisiera casarse y obtener beneficios del gobierno federal, como el sponsorship que un ciudadano estadounidense puede otorgar a su esposa o esposo extranjero.

El pasado miércoles 26 de junio, la Suprema Corte del país decidió que esta ley era anticonstitucional. La corte emitió otro fallo que tiene como efecto la reanudación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en California, donde Max y John viven.

Max y John son una de las miles de parejas binacionales y homosexuales que viven en Estados Unidos que, gracias a estos cambios, se libran de la amenaza de interrumpir su relación por dificultades legales o por la posibilidad de que uno de ellos esté obligado a salir del país. “De repente las dos puertas se abrieron de golpe,” dice Max, refiriéndose al matrimonio igualitario y a la opción que ahora tiene de obtener un green card a través de su esposo. Lo mismo para Sean y Steven, Marsh y Popov.

Más que triunfos de un movimiento social, de un grupo de activistas, de unos cuantos legisladores o jueces, de políticos o presidentes comprometidos con un sector de la población, son rostros e historias como los de Max y John los verdaderos ganadores. Muchas felicidades a ellos, que ahora planean casarse. Y muchas felicidades a quienes se sientan parte de esta gran celebración que, literalmente, no se limita a las fronteras gringas.

La foto es de Marina Midori. Más información de las implicaciones de lo que decidió la corte en el sitio web de Immigration Equality, organización que trabaja por los derechos de inmigrantes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en Estados Unidos.


Crossing Over: el documental que necesita tu ayuda

Brenda del Río es una mujer transgénero de Michoacán que trabaja en la organización Bienestar en East Los Angeles. En septiembre fuimos compañeros de un encuentro de GLAAD. Es una de las personas más fuertes y honestas que he conocido. Supongo que es el resultado de sobrevivir cirugías, discriminación y el duro proceso de migrar a un país donde no la tienes más fácil necesariamente.

Crossing Over es un documental de Isabel Castro que cuenta las historias de Brenda y otras mujeres como ella. Es un proyecto padrísimo que necesita apoyo para completar su posproducción.

Si estás en Nueva York este viernes 15 de febrero en la noche, acude a la fiesta de lanzamiento de su nueva campaña para reunir fondos en Rabbithole Studios (33 Washington Street, Brooklyn). Parte del dinero de esa noche servirá también para apoyar el trabajo de Immigration Equality, organización que defiende y promueve igualdad para migrantes LGBT en Estados Unidos.

Si no, puedes donar en línea.

crossing over fundraiser invite

Gracias a Donna D’Angelo por la información.