Organizaciones conforman alianza por la inclusión laboral de personas LGBT

*Leonardo Bastida publicó esta nota originalmente en Notiese el 15 de diciembre de 2014.

Ante realidades como que en Estados Unidos, las empresas que facilitan que las y los empleados de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI) se sientan integrados en el lugar de trabajo registran mejores índices de producción, tienen un mejor ambiente para la convivencia laboral, reducen su tasa de ausentismo y hay una mayor permanencia en la ocupación de las plazas laborales por parte de personas no heterosexuales, un grupo de organizaciones de la sociedad civil mexicanas ha impulsado la creación de la Alianza por la Diversidad e Inclusión Laboral (ADIL).

De acuerdo con Daniel Serrano Regil, uno de los integrantes de la Alianza, esta nace de la urgente necesidad de articular distintos sectores como actores con trabajo y experiencia en temas relacionados a derechos humanos y el respeto a las poblaciones LGBTTTI, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil para combatir la discriminación en distintos espacios de trabajo en México.

Así, ADIL se ha dado a la tarea de desarrollar y promover acciones, estrategias y metodologías que puedan ser adaptadas por el sector privado a fin de reconocer el marco jurídico de la no discriminación y el respeto para que las empresas se abran a la diversidad no sólo sexual, sino en diversos ámbitos, para crear mejores y seguros ambientes de trabajo.

Para lograr sus objetivos, la Alianza se ha propuesto como ejes de trabajo: establecer vínculos, acciones y estrategias de colaboración con empresas del sector privado en México para comunicar la importancia de adoptar políticas de inclusión y respeto para abatir la discriminación hacia personas LGBTTTI al interior de los corporativos.

Además, visibilizar a través de medios y campañas las buenas prácticas que se han adoptado en México y en otros países para la inclusión y respeto de las y los empleados no heterosexuales, y fortalecer o impulsar estrategias, metodologías de capacitación y sensibilización para empleados y directivos en materia de derechos humanos que promuevan y garanticen la integración y el ambiente laboral bajo el respeto a la diversidad de las y los colaboradores.

Como parte de las actividades de ADIL se desarrolló el pasado 24 de noviembre el Primer Foro de Buenas Prácticas sobre Diversidad e Inclusión Laboral LGBT en conjunto con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) donde algunas empresas compartieron sus experiencias de trabajo para favorecer ambientes amigables a integrantes de las comunidad de la diversidad sexual.

Allí mismo se dieron a conocer algunas acciones por parte del Copred para reducir la discriminación en el ámbito laboral, incluida por orientación o preferencia sexual o identidad sexo genérica, entre ellas la capacitación de personal.

Las organizaciones que forman parte de ADIL son Espolea A.C., Interculturalidad, Salud y Derechos A.C.; medios de comunicación como Enehache.com y activistas y comunicadores como Enrique Torre Molina.


Entrevista en el Diario de Chiapas

Hace unas semanas Pablo Bautista me hizo una entrevista para el Diario de Chiapas. Hablamos sobre discriminación, homofobia, el trabajo de organizaciones de la sociedad civil y de activistas, avances y pendientes.

A mi última respuesta agregaría tres cosas: la primera Reunión Nacional de Jóvenes Activistas LGBTIQ (la “i” es de intersexual y la “q” es de queer) del 16 y 17 de marzo en la Ciudad de México.

Gracias a Pablo por esta conversación. Para leerla hay que hacer clic en la imagen y agrandarla.

entrevista parte 1


La más incómoda de los hombres

Foto de Antonio Marquet

En una visita al médico, la vida de Adele cambia por completo: después de ser una mujer adolorida, atormentada, confundida, insegura e incómoda durante 21 años, ahora es un hombre. Abel. Incómodo también. El médico le confirma que tiene un pene y eso es lo que hace hombre a un hombre. Entonces debe vestirse como hombre, caminar como hombre, mirar (a las mujeres) como hombre, saludar como hombre, beber como hombre, fumar como hombre.

Toda un hombre está inspirada en lo que Herculine Barbin, uno de los primeros casos conocidos de intersexualidad, escribió en su diario a mitad del siglo XIX. Se estrenó el 27 de febrero en el Teatro El Milagro y la recomiendo mucho.

Alberto Castillo Pérez invita con esta obra a reflexionar sobre el cuerpo y su significado, sus implicaciones más allá de él mismo, su vínculo con la identidad y con el resto del mundo. Sobre el cuerpo y lo que entendemos como dolor o placer. Sobre lo estricta y determinista que puede ser la ciencia con respecto al cuerpo. Como le dice el médico a Adele/Abel, “Yo soy un representante de la ciencia y la ciencia ve todo con ojos neutros. No juzga. Sólo explica.” ¿Y sí? ¿La ciencia es en verdad neutra?

Foto de Antonio Marquet

Felicidades también a Gabriela Flores Torres (directora), Pilar Cerecedo, Xavier Rosales y Gisel Casas Almaraz (actores), Pauline Rousseau (asesoría corporal), Rodrigo Flores López (música original), Aldo Vázquez Yela (diseño de vestuario y piso) y Alfredo González Aguirre (productor ejecutivo) por una pieza original e inteligente. De ese teatro que uno aplaude y paga con gusto.

Toda un hombre se presenta los lunes, martes y miércoles hasta el 28 de marzo a las 20:30 horas en el Teatro El Milagro (Milán 24, Juárez) de la Ciudad de México. Boletos en taquilla a $150 con descuento para vecinos de la colonia Juárez. Más información en Twitter, Facebook y su sitio web.