Diversidad Capital: homofobia

banner

Esta semana en Diversidad Capital por Capital 21 hablamos sobre homofobia con:

Advertisements

Why has this Mexican LGBT bookstore soared while U.S. ones close?

*I originally published this piece on Unicorn Booty on February 25, 2015.

Voces en TintaVoces en Tinta is a bookstore, coffee shop, cultural forum and publishing house; all of that in the heart of Zona Rosa,Mexico City’s LGBT neighborhood. Bertha de la Maza, the store’s founder and owner, is clearly excited and proud that they’ve just celebrated their fifth anniversary. While that’s clearly a success, it’s also an anomaly — during that same period, other LGBT-oriented bookshops have closed in Atlanta, Los Angeles, Nashville, New York,Philadelphia, San Francisco, Washington D.C., and Spain.

In 2013 alone, the number of independent bookstores in Britain lowered from 1028 to 987. And yet Voces en Tinta sells over a thousand books a month and has 18,000 more in stock with 600 clients every month from Mexico and around the world not to mention their online customers, and Twitter and Facebook followers.

In some ways, Mexico City is more liberal towards LGBT issues than the most U.S. states. Same-sex marriage has been legal in Mexico City — with marriages recognized nationwide — since 2009. Local law punishes discrimination based on sexual orientation and gender identity in work and public accommodations. And in November 13, 2014, lawmakers approved a bill allowing transgender people to legally change their identity without the need of a medical document.

Yet, as gay political scientist Genaro Lozano calls it, Mexico is still “macho land”: a country where most citizens identify as Catholic, gender roles are strict in familial and professional environments, and hate crimes continue to rank high: according to the organization Letra S, there were 887 homophobic and transphobic homicides between 1995 and 2013 (an average of almost one per week).

We talked to the owner of Voces en Tinta to get a better sense of the store and how it has survived when so many others are closing.

Voces en Tinta2Unicorn Booty: Why did you decide to open a specialized bookstore when the publishing industry seems to be having a rough time?

Bertha de la Maza: I’m 50 years old, and I’ve never heard talks about Mexico being at its economic best or that Mexicans are reading more. Since when I was a child until now, Mexicans haven’t gone beyond reading two or three books on average, per year, per person. So, anytime is good actually to start a business like this. Or anytime is bad.

We had the online store for nine years, people already knew us, looked for us, and started asking for an actual bookstore, a physical space. We anticipated that many people wouldn’t buy these books, because they didn’t even know they existed. The books were usually known only in academic and activism circles. That’s why we decided to start a cultural forum as well, as a way to present books, give exposure to the authors and have an exchange between readers and writers.

What has been the response from the editorial industry, the writers, big publishers and independent ones? Have they reached out to you to help sell their LGBT titles?

Publishing houses have not wanted to open up. They still think LGBT and gender-themed books don’t sell, and that nobody wants them. There’s a lot of prejudice. But the writers and researchers in Mexico have been great, and many of them have decided to invest in actually publishing their work locally.

Do you think Voces en Tinta has played a role in motivating those authors to get out and get published?

Yes. Those who had published before would end up with many of their books at home, using them as table legs or whatever. Now they know there is a place where, while we might not sell them out, they at least have a good chance of getting a return on their investment and using that money for their next work.

Voces en Tinta3

Do you notice people feel afraid to ask you something, or ashamed of coming into the store at all?

Many people walk in with a doubtful attitude. They look at the books we have on one of the main tables, which are mostly LGBT, gender and sexuality-themed, look past them and move on to the novels section. Then they look at them again and move on to another section. Then they become aware that they can ask anything they want.

What about the events you organize? What kind of audience do you have over?

We do a number of activities: book presentations, poetry readings every third Friday night of the month, small-format theatre, small-format concerts with sopranos, pop singers, trova, children music like Cri-Cri, workshops to make alebrijes [folk art sculptures of small and large scale of fantastical creatures], sexuality workshops for children and adults. We also have events to have people meet the writers, talk to them, like our “Have breakfast with your favorite author” series.

How has Voces en Tinta managed to stay in the market considering that books can be found easier and often cheaper on websites like Amazon, and that some readers aren’t buying print books at all but using digital platforms?

Mainly because of the service we provide. People actually want to come back. At Voces en Tinta we’re not saleswomen but bookwomen. We love books, we read, and in that sense we can recommend, advise, accompany the client, be empathic. Another reason is that, pricewise, we compete with big book retailers. Finally, because at Voces en Tinta you can find books that are not elsewhere.

Why is it important to have a space like yours in a rather conservative and machista country?

I am sure that art and culture are the most humane forms of making a revolution. This is our revolution. Voces en Tinta has contributed to the decrease of violence and the increase of harmony in society. How? We promote values of gender equality and respect for diversity. All of our actions and events send a message. Our clients become involved with our programming proposals through their support, opinions, and decisions and they take our events beyond Voces en Tinta to their everyday. I think that our values counter those promoted by a culture of drug traffic, uncertainty, fear, and individualism.


ILGA 2014: periodistas plantean retos para la cobertura mediática sobre diversidad sexual

*Leonardo Bastida publicó originalmente esta nota en Notiese el 27 de octubre de 2014.

Brindar un enfoque de derechos humanos, mostrar casos positivos de integrantes de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual, fomentar el periodismo de investigación y propiciar la equidad de género al interior de los medios especializados fueron algunos de los retos a resolver en los medios de comunicación enfocados en el tema de diversidad sexual, advirtieron periodistas participantes en la mesa Homofobia y medios de las preconferencias de la XXVII Conferencia Internacional de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas.

Elia Baltazar de la organización civil Periodistas de a Pie señaló que la diversidad sexual debe incorporarse por completo a la agenda de derechos humanos, a la garantía del derecho a la libertad de expresión y a la de los derechos de las audiencias de los medios de comunicación, pues hoy en día, los medios son estructuras monolíticas sin supervisión ciudadana y es difícil generar cambios a su interior.

La periodista independiente mencionó que a los medios, especializados y no especializados en la materia, les hace falta elaborar trabajos de investigación, los cuales también sirven como mecanismo de vigilancia del poder, de rendición de cuentas y de visibilización de realidades de los diferentes grupos que componen al sector LGBTTTI.

Añadió que también se requiere ampliar la agenda a la realidad de otros países y analizar los cambios sobre el tema en México de manera profunda.

Por su parte, Jonathan Orozco indicó que la homofobia en los medios es reflejo de que se antepone la condición sexual de la persona por sobre otras cosas y se puede considerar de tres diferentes maneras: publicación de información de manera irresponsable, falta de información sobre los temas y omisión de los mismos.

Alejandro Brito, director de Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana AC indicó que dos factores han modificado la dinámica de los medios de comunicación: el paradigma de los derechos humanos, es decir, el surgimiento de leyes a favor de los grupos vulnerables, entre ellas las de no discriminación, y el surgimiento de medios electrónicos como blogs y redes sociales que permiten externar el rechazo hacia conductas discriminatorias por preferencia sexual o identidad sexogenérica en los contenidos mediáticos.

De esta manera, afirmó, cuando hay expresiones de tipo homofóbico, se generan reacciones que obligan a una disculpa pública por parte del medio, lo cual es indicativo, de que este tipo de acciones deben reforzarse y provocar el avergonzamiento público.

Enrique Torre Molina de Revolvers señaló que a pesar de que hay más apertura para hablar del tema en los medios es necesario hablar de los asuntos pendientes en la agenda de la diversidad sexual como son las personas de la tercera edad, la población en situación de calle o de pobreza, entre otras.

El periodista independiente Antonio Medina indicó que aún resta lograr la incorporación de las mujeres a la cobertura de los temas LGBTTTI e incidir de manera positiva en los medios de comunicación históricamente discriminadores.

Asimismo, representantes de Uganda y Sudáfrica externaron su preocupación por la constante politización del tema en los medios de sus respectivos países y la homofobia que fomentan al interior de las sociedades las posturas gubernamentales.


Radiografía de la homofobia en México

Este sábado 17 de mayo, a propósito del Día Internacional Contra la Homofobia, Eduardo Iniesta y Cecilia Sotres transmitieron un programa especial en W Radio: Radiografía de la homofobia en México.

Alejandro Brito de Letra S, Wenceslao Bruciaga de Time Out México, Gabriel Gutiérrez y yo estuvimos invitados para hablar sobre homofobia y medios de comunicación. Este segmento y el programa completo están disponibles en el sitio web de W Radio.

foto2 foto3 foto4fotoLas fotos son de Gabriel Gutiérrez.


Periodismo LGBT: ¿qué informamos? ¿Para qué?

*Josué Cantorán publicó este texto en Reversible el 8 de noviembre de 2013 sobre la mesa de periodismo LGBT que el medio organizó la semana pasada. Las fotos son de Raúl Bravo.

foto¿El periodismo sobre temas de la comunidad LGBT es para todas las personas o sólo para los no heterosexuales? ¿Qué informamos acerca del colectivo y para qué? ¿Creamos conciencia social o reafirmamos estereotipos? ¿La diversidad sexual es un nicho de mercado para el periodismo o una herramienta de conciencia política?

Las cuestiones anteriores, todas un tanto complejas y difíciles de responder sin una reflexión previa, fueron las que planteó sin preámbulo Ana Francis Mor, actriz, escritora y columnista de la revista emeequis, al inicio del foro “Periodismo LGBT” organizado por Reversible y que se llevó a cabo el pasado 31 de octubre en el auditorio de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla.

Inició la charla Paco Robledo, director general del portal EneHache, mismo que, según sus propias palabras, “hace una curaduría de información de lo que existe en otros blogs y en otros espacios para hablar de tú a tú las personas no heterosexuales”.

Robledo recordó que algunos de los primeros medios que produjeron información especializada en temas concernientes a los colectivos LGBT fueron la agencia Anodis y el suplemento Letra S, publicado en el diario La Jornada, pero otros se quedaron a la mitad del camino y han desaparecido.

Ello se debe, explicó, a que la mayoría de estos medios son sustentados por empresarios autoempleados y que “duran como tal lo que el autor aguante”, por lo que lamentó que sea la búsqueda de patrocinios el principal obstáculo que enfrentan los temas enfocados a estos temas, pese a que las estadísticas revelan que sí hay lectores interesados en consumirlos.

Periodismo LGBT, ¿peridismo para todos?3Para Enrique Torre Molina, activista y periodista freelance que ha publicado piezas en un buen número de medios –tanto especializados en temas LGBT como en otro tipo de publicaciones–, la independencia es conveniente porque permite al periodista profundizar en los temas que son de su particular interés para después ofrecer los resultados a algún medio que pudiera publicarlo. La desventaja, empero, es que eso “económicamente es muy complicado”.

La tarea del también bloguero se ha enfocado en eso: en escribir sobre eventos, conferencias, marchas, libros u obras de teatro que considera que son relevantes, interesantes o divertidas y que pueden generar un debate público productivo.

–Ése es el primer pasito para generar un contenido y escribir un artículo. Algunos de esos contenidos los preparo con toda la intención de que alguna manera contribuyan a cambiar, aunque sea tantito, las ideas o los prejuicios que puede tener alguien con respecto a la diversidad sexual o las personas LGBT, para contribuir o abonar a la discusión pública sobre cierto tema, o empezarla.

Enrique, que ha colaborado tanto en medios de comunicación especializados en temas LGBT como en otros enfocados a política o, incluso, entretenimiento, considera que ello resulta ventajoso porque cada uno presenta un reto distinto y una forma diferente para mostrar y plantear los temas a los lectores.

La situación laboral de Cristian Galarza es un tanto distinta. Él empezó en el blogueo independiente pero ahora coordina la sección “Gay” de un portal informativo, SDP Noticias, que no se enfoca en temas de diversidad sexual, por lo que el reto es hacer que los lectores, quizá no tan acostumbrados a estos asuntos, puedan interesarse en ellos.

–Al no ser un medio gay, recibimos la verdad muchos comentarios negativos de los lectores. Aunque una nota pueda tener muchos likes, y que a la gente le gustó, no comentan la nota positivamente (…) La gente que sí comenta deja comentarios homofóbicos –explicó.

Dicho portal busca, por lo anterior, mantener una línea editorial ambigua al respecto de los temas. A decir de Cristian, el hecho noticioso se informa a los lectores sin ofrecer una postura a favor o en contra, pues consideró que la información de su portal va dirigida a dos tipos de personas: “los que quieren hacer negocios con la comunidad LGBT y los que simpatizan con esta comunidad sin pertenecer a ella”.

La siguiente participación de Ana Francis Mor, moderadora del foro, puso sobre la mesa un cuestionamiento importante sobre los medios dedicados a la cobertura o producción de noticias sobre temas LGBT: que no hay iniciativas suficientes de mujeres lesbianas, que el periodismo LGBT se queda únicamente en la “G”.

foto3Y una pregunta más: ¿está comprometido este periodismo con los derechos humanos, un tema que tanto atañe a esta comunidad, o sólo con el marketing? ¿Se puede estar comprometido con ambos?

Para Enrique Torre Molina, la primera cuestión es una que se repite en distintos foros donde periodistas de medios LGBT se han congregado y reconoció que sí “hay una falta total de mujeres en esto”. Con ello coincidió Paco Robledo, pero sostuvo que en EneHache las mujeres lesbianas son uno de los sectores del público más fieles y con mayor participación crítica.

En cuanto a la posición que pueden tomar los medios de comunicación sobre los derechos humanos, Torre Molina consideró que todos los medios de corte LGBT buscan, al menos medianamente, incidir políticamente en los temas del colectivo, mientras que Cristian Galarza consideró que la cobertura de los avances en materia de derechos humanos es como tal un apoyo a dichas causas.

La forma en que los medios de comunicación –especializados o no– cubren los temas que conciernen a las poblaciones LGBT sigue siendo insuficiente y no se realiza aún de la forma ideal. Hace falta priorizar el reporteo sobre la información externa; urge diversificar contenidos para abordar no sólo la “G” sino todas otras letras del infinito alfabeto de la diversidad; es necesario también que desde la mirada LGBT se hable de otros temas, de política por ejemplo.

Los retos para los medios son enormes pero las iniciativas ya existentes pueden ser un punto de partida para que la especialización periodística permita mayor profundidad en las coberturas.