Es una pena (o mi mail a La Amada Hotel)

Les comparto el correo electrónico que envié hoy a La Amada Hotel:

A quien corresponda,

En los últimos días ha trascendido la noticia de que La Amada Hotel le negó el servicio a una pareja gay que planea casarse en Nueva York y planeaba también tener una ceremonia más íntima en sus instalaciones en México. La razón, según lo que se dice aquí (http://tinyurl.com/3otqk43), aquí (http://tinyurl.com/3hzhder) y aquí (http://tinyurl.com/3mqrpk2), es que como ustedes son un resort familiar no pueden apoyar ni llevar a cabo una boda gay (being a family friendly resort, we unfortunately cannot support or perform a gay wedding). Me permito decirles que esto es una pena por varias razones.

Es una pena que su concepto de familia, así como su idea de un ambiente familiar o family friendly, excluya a parejas del mismo sexo. Quiero recalcar que la ceremonia que sus potenciales clientes querían llevar a cabo en La Amada era una boda. No una pool party, no una orgía, no una noche para ligar: una boda. Digo, si una boda no es un evento family friendly o que promueve la familia, no sé qué sea. Querían celebrar su amor y su relación y escogieron para ello, equivocadamente, La Amada.

Es una pena también que siendo un hotel de lujo, un resort de 5 estrellas, presumiendo que tienen stylish hotel architecture and decor, generous suites, spotless service, and deluxe facilities, quien haya tomado la decisión de batear a esa pareja tenga una mentalidad tan pobre y limitada. Tal vez esto se trate de un caso de ingenuidad o desinformación. Por si fuera así, les cuento que los gays y lesbianas constituyen un mercado altamente lucrativo para la industria turística. No en vano se realizan eventos como el Congreso de Turismo LGBT en la Ciudad de México en 2010 (http://tinyurl.com/3799t8s) o el International Expo & Business LGBT de Puerto Vallarta en 2011 (http://www.expovallartalgbt.com/). Sobran los ejemplos en otros países y con gusto se los doy si les interesan.

Es una pena que mientras el Gobierno del Distrito Federal (http://tinyurl.com/28x9y3r), Michoacán (http://tinyurl.com/3vj7clh) y, no muy lejos de La Amada Hotel, Tulum (http://tinyurl.com/4huvvhu) impulsan acciones para atraer a dicho sector de la población, ustedes naden contra corriente.

Es una pena que con esto no sólo perdieron a dos clientes (la pareja que ya no se casará en La Amada) y a sus 40-60 invitados (según lo que se informa aquí http://tinyurl.com/3otqk43), sino que con esta acción pierden seguramente a muchas otras parejas de gays y lesbianas (mi novio y yo, por ejemplo) que preferirán vacacionar en espacios donde no sean discriminados. Pierden también a clientes heterosexuales, como Calen Warrant, que comenta al pie de esta nota (http://tinyurl.com/3otqk43) que él y su pareja han cancelado sus reservaciones en La Amada a partir de este incidente.

Es una pena que, gracias a la velocidad con la que viaja la información actualmente, y gracias a que hay medios de comunicación y comunicadores comprometidos con la búsqueda del respeto a las personas gays y lesbianas (como Perez Hilton, uno de los blogueros más leídos en el mundo: http://tinyurl.com/3hzhder), todo el mundo podrá saber que en Cancún, México, hay negocios de la industria de la hospitalidad que practican la discriminación.

Mi intención al enviarles este correo es demostrarles lo grave de su error y esperar que reconsideren sus políticas, y esperar que un suceso como éste no se repita en otros lados. Gracias por la atención prestada y tengan un excelente fin de semana.

Enrique Torre Molina.