“El Proyecto Laramie” en Monterrey (FOTOS)

La semana pasada estuvimos en Monterrey y estuvo increíble: Aquí algunas fotos del evento por el Mes del Orgullo LGBT en la residencia del cónsul Joseph Pomper, la exitosa (¡750 personas!) función de El Proyecto Laramie en el Teatro de la Ciudad gracias al Consulado General de Estados Unidos en Monterrey, el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, y Matthew Shepard Foundation, y la cobertura de algunos medios como El Norte Ulisex Magazine. El álbum completo está en mi Facebook page.

LGBT reception4

LGBT reception6LGBT reception3IMG_9476IMG_9483IMG_9507IMG_9533

Advertisements

Ulisex Magazine: entrevista con actores de “El Proyecto Laramie”

*Gabriel Gaytán publicó este texto en Ulisex Magazine el 29 de mayo de 2015.

Ulisex 29may2015

Pocas veces en el Teatro de la Ciudad se presentan obras abiertas al público y cuando esto ocurre, la ocasión se agradece, más cuando se trata de una puesta en escena como “El Proyecto Laramie” que viene a incidir a través del arte escénico en una de las más penosas problemáticas de nuestra ciudad: la homofobia.

Si bien, no es la primera aportación de este tipo en beneficio de la comunidad LGBT y el público en general, sí lo es como un esfuerzo entre el Consulado de Estados Unidos y Conarte Nuevo León que apoyaron a la producción, a cargo de Enrique Torre Molina y Rodrigo Salazar.

La obra documental, donde siete actores interpretan a 60 personajes, incluye diálogos reales tomados de entrevistas a habitantes de Laramie, Wyoming, tras el asesinato por odio de Matthew Shepard, el 6 de octubre de 1998 cuando dos jóvenes lo conocieron en un bar y lo llevaron a un lugar apartado donde lo ataron a una cerca y lo torturaron causándole heridas mortales . Matthew falleció en el hospital unos días después. El caso ganó suficiente atención mediática para agudizar la discusión sobre crímenes de odio en el congreso estadounidense.

U!M tuvo la oportunidad de charlar con los actores, Hector Berzunza , Ivan Carbajal, Itzel Souto, Fernando Memije, Natalia Benvenuto, Daniel Cervantes y Jon Persan en el escenario un par de horas antes de la única presentación, acerca de lo que sienten ellos al interpretar a las numerosas voces que reconstruyen a través de sus testimonios la vida en Laramie y la muerte de Matthew Shepard.

“A partir de esos hechos a nosotros como actores nos toca la bendición de interpretar esta historia y de contarla” La trama es más compleja de lo que parece “Un pueblo entero sufre una gran tragedia no sólo una familia pierde a alguien” Y el mensaje tras eso es que “Seamos humanos y celebremos ser humanos todos y olvidémonos de las cosas que nos dividen” contó Hector Berzunza y agregó, “El texto, es poderosísimo y en ese gran poder transformador en muchas cosas, no en un sólo tema, pese a que la obra es sobre homofobia y creo que es sobre otra cosa, es sobre humanos.”

A su vez, Fernando Memije, señaló “La obra va puerta abierta a todas las voces tanto a voces gays religiosas que rechazan este ‘estilo de vida’, entrecomillas porque es una frase de un religioso y justo lo que hacemos es eso encontrar la verdad, la postura de las personas que fueron entrevistadas, no se les puede llamar personajes porque es gente que existe, no estamos juzgando la opiniones de Laramie Wyoming”.

Para Daniel Cervantes, “Se trata de un hecho violento, el asesinato de un chavito gay hace casi 20 años, lo que nos toca a nosotros como actores 20 años después es contar esta historia con un punto imparcial ante la violencia” y destacó, “Que estas historias tengan voz tiene una cantidad de consecuencias para concientizar a más gente”.Para Daniel el guión representó retos. “Para nosotros, más allá del reto lúdico de hacer a varios personajes es esta obra, y cada uno tiene una postura, lo mismo uno de nosotros interpreta al papá de Matthew que a uno de los asesinos, y ponernos en ese lugar pero encontrarle la verdad, eso nos ayuda entender el lado humano, incluso de las voces que están en contra de un tema tan polémico.

Natalia Benvenuto lo ve con un poco de humor, “Concientizar a la gente y mover fibras, transmitirles que la diversidad es de las cosas más padres que hay, qué flojera que fuéramos todos iguales”, dijo. Iván Carbajal, explicó su punto de vista por igual, “No creo que nadie nazca siendo homofóbico o racista, odiando a las personas, vas a prendiendo todo eso de tus padres y tus amigos, de lo que ves en la televisión y en el cine, entonces es cambiar el chip y pensar, no está mal o está bien”.

El espectro de opiniones tan variadas, diversas y opuestas en la obra, la vuelve reveladora. “Viene desde la persona que dice ‘claro es puto y por eso lo mataron’ hasta la voz de uno los investigadores que se mete y entiende desde otro lugar, y todo eso lo hacemos sin juzgar.


Proyecto Laramie: función especial

El 3 de junio, Rodrigo Salazar y yo produjimos una función especial de El Proyecto Laramie en el Teatro Milán en colaboración con la Embajada de Estados Unidos en México y la Fundación Matthew Shepard.

programa de manoenrique torre molinateatro casi llenofuneral de matthew
ángeles en acciónteatro al finalteatro milán


El Proyecto Laramie: opinión de Lucero Solórzano

*Lucero Solórzano publicó este texto en su columna de Excélsior el 6 de junio de 2014.

En octubre de 1998 un terrible homicidio sucedió a las afueras de Laramie, Wyoming, en Estados Unidos. Un crimen sanguinario que marcó un antes y un después, no sólo en esa conservadora comunidad, sino en toda la Unión Americana, y que se convirtiera en noticia de encabezados en los principales medios del mundo.

Matthew Shepard era un joven estudiante de 22 años de la Universidad de Wyoming. Su pecado no fue ser homosexual, sino pensar que no había ningún problema en decirlo públicamente; el gran error de este joven fue creer que podía ser libre de vivir como se le diera la gana, y cantarlo a los cuatro vientos. En una sociedad con miedo a lo diferente que puede ir desde ser mujer, obeso, negro, o de otro color, con problemas de nacimiento, con “anormales” inclinaciones sexuales, o hasta extraterrestre, eso fue intolerable y motivo suficiente para que Matthew fuera secuestrado por otros dos jóvenes de su edad, que lo torturaron y golpearon amarrado a una cerca, causando su muerte unos días después.

Un delito de odio que a la luz de lo que pasa hoy en día, en nuestro propio país, en las familias, escuelas, etcétera, se antoja dolorosamente vigente.

A partir del hecho cientos de voces se alzaron en una protesta y con el objetivo de pugnar porque estos delitos de odio no se repitan, se organizaron para formar la Fundación Matthew Shepard. Desde el hoy llamado bullying en algunas de nuestras escuelas (mucho más virulento que hace décadas), pero sobre todo la homofobia con su violencia física y sicológica, y la persecución cruel de minorías “diferentes”, son parte de los temas que ocupan a la Fundación Matthew Shepard, que convierte a este joven, y su prematura muerte, en una bandera por la defensa de los derechos de comunidades de gays y lesbianas.

El miércoles tuve la oportunidad de presenciar una puesta en escena especial de El proyecto Laramie (The Laramie Project) escrita por Moisés Kaufman, autor venezolano nominado a varios premios por esta obra —también llevada por él al cine—, y ganador del Emmy. La versión cinematográfica para la televisión se presentó con muy buena respuesta de público y crítica en el Festival Sundance de 2002,  y recibió una mención especial como ópera prima en el de Berlín. Se puede ver ocasionalmente por HBO con el título Proyecto de un crimen.

Moisés Kaufman es el fundador del Proyecto de Teatro Tectónico; con los miembros del grupo viajó varias veces a Laramie para realizar más de 200 entrevistas entre amigos, vecinos, testigos, compañeros de escuela, autoridades, maestros, padres, y los propios asesinos.

En México se repone por tercera vez, y los productores del evento son Enrique Torre Molina y Rodrigo Salazar, bajo la dirección de Luciana Silveira. Un grupo de siete actores se presenta en un escenario de fondo negro, vestidos de ese mismo color. Están sentados en sillas negras y todos tienen junto una caja, de la que sacan los diferentes objetos que utilizan durante la representación, ya que cada uno interpreta varios personajes.

El texto de Kaufman es conmovedor y de una gran riqueza, y se escuchan por momentos sollozos del público emocionado, aunque a veces se siente reiterativo y la puesta en escena llega a ser demasiado larga.

En esta función especial se contó con la presencia de Jason Marsden, director ejecutivo de la Fundación Matthew Shepard, que habló de la vida de Shepard y lo que implica su muerte a 16 años de distancia.

El proyecto Laramie es una forma de usar el teatro para dar voz a los que han sido silenciados, o que nadie escucha. El tema es universal.

Se estará representando los lunes en el Teatro Arlequín. Es muy recomendable.


El Proyecto Laramie: créditos

Éstas son las personas detrás de la función especial de El Proyecto Laramie del 3 de junio:

programa de manoGracias a Jonathan Persan por diseñar el programa de mano.