Tom en la granja

“Antes de aprender a amar, los homosexuales aprenden a mentir. Somos unos mitómanos valientes.” Michel Marc Bouchard está convencido de ello y lo plasma con todas sus letras en la obra Tom en la granja, que vi hace unos días y recomiendo mucho. Es inteligente, divertida, incisiva, llena de verdad. Sin ser pretenciosa, logra la reflexión del público como pocas piezas.

Tom viaja de la gran ciudad al pueblo de la familia de su novio, que acaba de morir, para acompañarlos en el duelo. Cuando llega se da cuenta que no lo esperan a él sino a una novia, por lo que se ve forzado a continuar con la mentira que Tom les contó durante años.

Dice Bouchard:

Cada día, jóvenes homosexuales son agredidos en los patios de las escuelas, en la casa, en el trabajo, en el deporte, tanto en la ciudad como en el campo. Cada día, más víctimas de injurias, ostracismo, violencia, burla, humillación, heridas, golpes, calificativos, suciedades, ofensas, aislamiento. Algunos logran salir adelante, otros no. Algunos se vuelven mistificadores de su vida.

El desprecio hacia los homosexuales no es un tema obsoleto como algunos quisieran creerlo, particularmente los que se hartaron de escucharlo o los que creen que, como todo el resto, si la tele lo dijo es que alguien ya se está encargando.

Boris Schoemann dirige de manera impecable a Verónica Langer, Pedro de Tavira Egurrola, Leonardo Ortizgris y Alaciel Molas. La escenografía es de Jorge Ballina.

Tom en la granja se presenta en el Teatro Santa Catarina (Jardín Santa Catarina 10, Plaza de Santa Catarina, Coyoacán) de jueves a domingo hasta el 13 de mayo. Pueden descargar el programa de mano, ver información de boletos y taquilla en este enlace.

Gracias a Prensa & Relaciones Públicas de Teatro UNAM por la invitación.

Advertisements